martes, 27 de diciembre de 2005

Prohibited



Espero que la persona a la que van dirigidas estas palabras pueda leerlas en algún momento.

Uno de los muchos programas que corren por internet se llama "Quien no admitido". Lo instalas, lo ejecutas y, si tienes suerte, funciona. El mío es de esos que va perfectamente.

Hoy lo he pasado por mi lista de contactos y me he dado cuenta de que esta persona me tiene como no admitida. Perfecto. Nunca más va a tener que preocuparse por si le veo conectado. Ya me he encargado de borrarlo de mi lista y, no contenta con eso, también lo he puesto como no admitido, por si alguna vez se le pasa por la cabeza la genial idea de volver a hablar conmigo.

Y pensar que ayer, en un acto de generosidad, le mandé un montón de fotos (hechas con mi cámara) que me pidió que le pasara... Si fuera de esas personas vengativas, ahora mismo podrían estar corriendo por la red un par... Tranquilo, ni soy rencorosa, ni rastrera, ni mezquina. Solamente quedarán para el recuerdo.

Es increíble el cinismo que se puede llegar a demostrar. El -te querré siempre- y -quiero ser tu amigo- quedaron muy bonitos. Lástima que la memória sea tan efímera, o él tan voluble.

La opción del profesional sigue siendo la más acertada. Claro que posiblemente descubriría tantas carencias que se gustaría bien poco tal y como es.

Estoy enfadada, enfadada, enfadada. Y cuando me enfado de verdad mi hígado no solo piensa, también actúa.

Sigue con tu vida, baby. Para mí has muerto.


... Que dios te proteja en la senda de tu soledad...

Errare humanum est


... y entre tinieblas de fiebre, se abre paso la luz
es como una resaca contagiosa y común
que te vuelve a recordar: que solo estás, que solo estás,
en medio de tanta gente, que solo estás

Una gran obra de teatro. Carcajadas espontáneas, que siempre vienen bien. El autor del libreto es un gran conocedor del mundo de la pareja. Y un gran cínico también. En definitiva, por muchas desilusiones que nos llevemos, siempre debemos confiar en que llegaremos a encontrar la persona perfecta y luego pasarnos la vida intentando cambiarla.

Por fin se acabaron los ágapes pantagruélicos. Hoy mejor que ayer, regado con un Marqués de Riscal del 87. Mi tío tiene una extensa reserva de caldos y me permite ejercer de "sumiller". Mi amigo enólogo se sentiría orgulloso de los progresos que hago. Eso me recuerda que tengo que hacer una excursión al Penedés, prometí ir a verle y todavía no lo he hecho.

He estado informándome sobre la película que queremos ir a ver el viernes y he establecido una asociación de ideas con "Love Actually", quizá porque ambas están filmadas en episodios. La escena de las pancartas es impagable. Y de ahí pasamos a Sense and Sensibility, otra película donde coinciden una genial Emma Thompson y un Alan Rickman con un personaje mucho más benigno que el Severus Snape de Harry Potter. Vale, también actua Hugh Grant, pero este siempre se parodia a sí mismo.

Haciendo zapping internauta he topado con uno de esos libros que supuestamente están escritos por psicólogos y que no tan supuestamente son best-sellers en los EUA. "Por qué los hombres mienten y las mujeres lloran". Más o menos viene a ser la parte contratante de la segunda parte de "Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden los mapas". Es generalizar mucho. Ergo, si ningún hombre escucha, ninguna mujer sabe leer un mapa? Error. Algunos hombres escucharán, digo yo, y algunas mujeres entienden los mapas (servidora entre ellas). Aplicando esta teoría, no todos los hombres mienten, por mucho que el porcentaje sea tremendamente alto, y no todas las mujeres se convierten en la virgen de la lágrima fácil.

Osan hablar sobre la intuición femenina y la facilidad con que detectamos la mentira en el sexo opuesto. (Risas de fondo). Pues conozco a dos que ven menos que un gato de escayola. Deberemos aplicarnos con rigor al estudio del lenguaje extracorporal, porque Mr. Magoo a nuestro lado es un lince.

No hay nada como saber reírse de uno mismo.

lunes, 26 de diciembre de 2005

Hoy, teatro

Y ya ha pasado el gran día.
Gracias por los mensajes navideños, incluso los de aquellos que no se identifican, con lo que se hace difícil responder. Esperaba el de alguien, si no felicitándome las fiestas, al menos felicitándome el santo. Es cierto que pienso que me lo debe. Eso y mucho más.
La agenda cultural está en marcha. Mañana, o debería decir hoy, tenemos teatro. Una comedia musical que en su momento me quedé sin ver y ahora se ha puesto a tiro: "T'estimo, ets perfecte... ja et canviaré". El título lo dice todo y suscita un montón de preguntas. La principal sería el por qué si queremos a alguien, y se supone que lo queremos tal y como es, siempre hay algo, por pequeño que sea, que deseamos cambiar. Que cada uno le dé las vueltas que quiera y saque sus propias conclusiones.
Me han hecho el regalo perfecto. Como instigadora mi madre y de ejecutores mis tíos. Un trolley con cincuenta y dos mil trescientos veinte compartimentos para que los aduaneros se lo pasen de fábula intentando descubrir donde llevo algo escondido. Se me hará larga la espera para estrenarlo. Creo que la noche de fin de año voy a darme una vuelta con él (eso significa viajes, no?) para que se materialicen los planes aventureros que tengo en mente. Si la salud, la economía, el tiempo y dios lo permiten, creo que esta primavera toca Escocia. Y... tachan, tachan... París, toujours París, en otoño. Incluso podría darse alguna escapada de fin de semana... los cátaros, Berlín, Madrid... Se ha despertado mi vena viajera.
Una gran frase, de una mediocre película:
"Y se dió cuenta de que la vida no era eso, la vida es caer y levantarse, y volverse a caer y volver a levantarse; la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace pues no te abrazas y punto, y no pasa nada".
Voy a enterarme qué me vaticina el horóscopo para el 2006

domingo, 25 de diciembre de 2005

Vivir la música



Per Nadal, qui res no estrena, res no val. Otra tontería de esas que sirve para que los incautos se dediquen a llenar los comercios. Mis autoregalos suelen ser útiles. Un plumón, unas botas de pirata... Y esta mañana me he levantado dispuesta a regalarme algo que no necesitara. Música.

Damas y caballeros, el 12 de Enero a las 21:30 pisaré por primera vez el Palau de la Música para ver en concierto a Michael Nyman. Me enamoró la banda sonora de "El Piano", así que empecé a recopilar su música. El marido de la peluquera, Carrington, Gattaca, Ravenous, Wonderland, The End of the Affair... entre otras. Y como ya me atrevo a ir sola a según qué sitios (a un bar musical no, que no es apropiado para una señora), he comprado una sola entrada para ir a escuchar a este gran compositor. Al igual que pasó con Silvio Rodriguez, pienso disfrutar de cada segundo del concierto.

sábado, 24 de diciembre de 2005

Yo también necesito escuchar a Frank

Tengo ganas de llegar a casa.

Mientras estoy parada en los semáforos me dedico a observar la decoración navideña de los balcones. Algunos con el mal gusto típico, quizá heredado de los yankis. Uno en particular hace que recuerde los patíbulos, parece una soga con cuatro nudos corredizos donde colgar a los reos. Uhmmm... que no me den ideas, que ya me sobran de por sí.

Hogar dulce hogar. Mi casa ha sido tomada por las velas. Además de prestarle un aire irreal y volátil, contribuyen a la rebaja en calefacción.

Hoy, que todo el mundo está con la familia, estoy sola. En mi familia no se celebra la nochebuena. Hace años, cuando mis abuelos vivían en Horta cenábamos todos juntos, pero luego se perdió la tradición. Me hace gracia cuando alguien pretende abolir estas fiestas por consumistas, religiosas, bla, bla, bla. Si somos tan laicos, por qué conmemoramos una festividad del todo católica? Ya... que si, que lo entiendo. Cualquier excusa es buena para celebrar algo, lo que sea.

A mi lado, una botella recién abierta de Juan José Torres numerada. DO La Mancha. Y Frank en el equipo de música. Será una larga noche.

I’m gonna love you like nobody’s loved you come rain or come shine
Happy together unhappy together and won’t it be fine?
Days may be cloudy or sunny. We’re in or we’re out of the money
But I’m with you always, I’m with you rain or shine

No tengo perchero, ni sombrero, ni puedo bailar al son de la música. Todavía ando con dificultad. Mañana me espera el suplicio, intentando disimular para que mis padres no se enteren de mi último desaguisado en la autopista.

Después de los 50 peores insultos, ya no quedan adjetivos calificativos, ni siquiera compuestos.

Brindo por vos, que no tenéis conciencia y sois capaz de no pensar en mí.

El nivel del oscuro líquido baja en la botella y sube en mi organismo. Mis gatos duermen el sueño de los justos.

Mañana Navidad y mi santo. Una cita a las 19:20 con la caja tonta para ver "Nadal a 3 bandes". A ver con qué carambolas nos sorprenden este año. Comeremos tarde y me sentiré llena con la sola visión de tanta comida en la mesa. El móvil no parará de sonar, como hoy, con los mensajes de amigos que justo ahora se acuerdan de que existes, cuando en todo el año no has tenido noticias suyas. Qué bonito! tantos buenos deseos...

Voy a bucear un rato más en el cerebro del monstruo.

Feliz...??????