martes, 31 de enero de 2006

Como hojas al viento

Me gusta sentir el aire en la cara. No me gusta que se me hagan nudos en el pelo.
Me gustan las olas. Ver como se mueven las palmeras del paseo. No me gusta ir en moto cuando hay viento.

Eolo contiene el aliento, hincha los carrillos y expulsa, según su estado de ánimo, suave céfiro, brisa helada o huracán.

Hoja arrancada del árbol sin saber nunca donde irá a posarse. Planea, describe círculos, mecida por las corrientes o llevada con violencia, tanto da.

Empieza la semana con lluvia y viento. Tanta agua que amenaza con ahogarnos.

Tema: The Reunion bso: Artificial Intelligence
Autor: John Williams

jueves, 26 de enero de 2006

Escrito en Sol-Fa

Parece ser que Rubianes la armó el otro día en "El Club". Se rasgan las vestiduras porque este gallego, afincado en bcn desde hace años, arremetió contra la ultraderecha (no nos engañemos ni dejemos que nos engañen, lo serían a poco que les dejaran) contra la santa madre católica, apostólica y romana representada por cierta emisora, contra un presunto periodista y contra todos aquellos que no nos dejan vivir en paz. ¿Horario infantil, dicen? ¿Y qué "diantres" hace un niño a las 16:30 de la tarde apoltronado delante de la caja tonta? Si están suficientemente preparados para ver Shin Chan, también lo están para escuchar el soez lenguaje de este showman que tiene la facultad de hablar mucho sin decir nada. ¿Que el presentador reía y la gente aplaudía? Normal. Es un programa hecho aquí con público de aquí y este señor ha tenido los "arrestos" de decir delante de las cámaras lo que mucha gente piensa pero se calla por temor o por ser políticamente correctos. Libertad de expresión se le llama, claro que por ciertos lares la palabra "libertad" está muy mal vista. Y si no, que se lo pregunten al señor Tejero. Vergüenza me daría que alguien como él apoyara mi discurso.

De vuelta a mis sanas costumbres, aunque temo haberme pasado cargando el té.

Hoy he tenido que ir al tanatorio de Les Corts. La última vez que estuve allí fue hace algo más de un año y no puedo dejar de rememorarlo. A veces desearía no tener tanta memoria. O al menos que fuera selectiva. Conservar únicamente lo bueno, los instantes dichosos y jugar con la amnesia a placer para olvidar lo malo. Si existieran pastillas para no recordar de buena gana me tomaría unas cuantas...

Puestos a recordar, la banda sonora "Las Horas" de Philip Glass, me acompañará hasta que me entre el sueño.

miércoles, 25 de enero de 2006

Waitin' on a sunny day

Después de unos días sin ordenador por exigencias del guión, o mejor dicho por exigencias de la antigüedad, porque mi pc era del pleistoceno como mínimo y de una gripe intestinal que me ha dejado hecha unos zorros, vuelvo a la carga.

Ordenata nuevo. Por fin.

Despedida en el aeropuerto el domingo. Qué rápidos pasan los días cuando tienes poco tiempo para disfrutar de los amigos...

Noticias. Unas malas y otras que hacen que se te desencaje la mandíbula por lo insólitas. ¿Cómo era? ¿Positivizar lo negativo? En ello estamos. Pasan los aviones por encima de mi cabeza y ni fu ni fa, por mucho que Sócrates me dedicara especialmente la frase "solo sé que no sé nada". Una lástima que su mayéutica no hiciera mella en mi persona, aunque tampoco voy a tomar cicuta por ello. Nos conformaremos con relegar al baul de los recuerdos (al fondo del todo) las historias pasadas y miraremos hacia delante. Valor y al toro.

Pero cada vez somos más...

Hoy me han retado a coger la guitarra de nuevo para sacar las notas de la canción del "boss" que da título al tema de hoy. Es fácil aún siendo autodidacta. DoM Lam FaM SolM. Melodía pegadiza. Hace tiempo que espero un día soleado...

Morpheus viene en mi auxilio.

good night.

miércoles, 18 de enero de 2006

Anodino

"El arrepentimiento es una pérdida de tiempo"

Debería quitar el árbol de navidad. La maldita estrella en la punta lo está doblando y mis gatos andan más que hartos de intentar comerse las ramas de plástico y jugar con los abalorios decorativos.

Dicho y hecho. Por qué cuando intentas meter algo voluminoso en la misma caja de donde lo sacaste siempre falta espacio?

Me gusta mi nuevo pijama rojo. Es suave al tacto, con dos osos bordados donde debería ir un bolsillo para la correcta simetría, pero lo mismo da. El caso es que abriga.

Hoy no existe la inspiración. Solo el cansancio.

viernes, 13 de enero de 2006

Emociona-T


Era la primera vez que entraba. Si por fuera es todo un símbolo, por dentro deja patidifuso.

Concierto de Michael Nyman. Palau de la Música Catalana. 21:30h. Fila 11. Asiento 21.

Dirán los entendidos en piano que ciertos temas son repetitivos, que es humano y se equivoca... Dirán lo que quieran, pero este hombre es un genio de la composición. Casi dos horas de concierto, él, un piano Stenway & Sons y una gran pantalla donde se iban sucediendo imágenes en blanco y negro. Primero el East End, después Manhattan y para finalizar Niza. Entre proyección y proyección, algunos temas de sus mejores bandas sonoras: Gattaca, The End of Affair, El Diario de Ana Frank, The Claim y, ante todo, El Piano.

Casi dos horas de escalofríos debidos a la emoción. Y alguna lagrimita que otra, que son muchos los recuerdos compartidos y muchas las noches acompañada por su música.

Voy a soñar con playas de dorada arena y blancas gaviotas.



sábado, 7 de enero de 2006

Espacio con humo



Coincidiendo con la exposición hasta el 20 de Enero en el Fnac de l'Illa sobre Fellini y su película 8 1/2, os recomiendo escuchar a Nino Rota y la banda sonora que compuso para la misma.

Se acabaron las superguaymegachachifiestas. Quien más quien menos ya tiene los regalos que quería y los contenedores de basura están a rebosar de cajas y papel. Ahora solo queda esperar hasta Semana Santa.

Ayer noche el aire olía a hierba mojada y a leña recién quemada. Lo que daría por tener chimenea! Ver el crepitar del fuego, la danza de las llamas al compás de la música de John Williams sería un gran motivo para no salir a dar vueltas por la urbe...

Y que te metan en restaurantes donde no se permite fumar!!!

Me siento delincuente. Quizá mejor decir que me hacen sentir así.

Nunca he fumado en el cine, centro comercial, transportes o pequeños comercios. Estoy de acuerdo en que prohiban fumar en hospitales y cualquier edificio público, pero... después de comer o cenar, delante de mi cortado, café o té, ya me parece excesivo. Se rumorea que lo próximo es que no nos permitan fumar en el coche... Qué va a venir a continuación? Ya puestos, que establezcan la ley seca. Y de paso, que nos pongan cámaras de vigilancia en casa. Así experimentaremos todos lo que se siente al ser Winston y Julia en 1984.

Tiene su parte positiva. Ahora los fumadores establecemos relaciones sociales que antes ni pensábamos. Compartir exilio por el vicio une.

Voy a encender mi próximo cigarrillo... A mí salud.






jueves, 5 de enero de 2006

Es un día Canarias

A los miércoles los he bautizado: día Canarias. Es el día que recogen material para enviar a Las Palmas, con lo que esa noche todos en general dormimos a pierna suelta.

Diálogo típico de los día D hora H.

13:00 - Falta algo más? - No, ya está todo.
13:02' - Espera!!!!!! Se les tiene que incluir todo esto!
13:25' - Ahora sí, ya puedes cerrar
14:07' - Está todo embalado? Seguro? Bien. Preparo factura.
14:13' - Nooooooo! Nos hemos dejado los portátiles! Y van 14!!!
14:34' - Ya puestos, nos sobra material, se lo enchufamos a ellos que seguro lo venden?
14:38' - Todavía no nos han traído el televisor de 32"? Y las cámaras? (Ufff, ufff, ufff, a punto de cometer una masacre)
14:52' - Ya han llegado!!! Ponle precinto y tira p'alante!!!
14:55' - Joder, vuelve a hacer la factura de nuevo.
(Se oye un grito de fondo: - Los del marítimo al teléfono, que necesitan que les mandes la factura por fax, o no embarcan!)
15:10' - Agggghhhhssssssss!!!!!!


A las 15:30 por fin llega el transporte, se lo lleva todo y lo que no, pues esperará a la siguiente semana. Y vuelta a empezar. Si el ritmo frenético no decae, las vacaciones serán en un balneario.

Gracias Kativa por la idea del calendario de Paulo Coelho. Todo un éxito. Solo que en "mi" Fnac no estaban en la planta baja, al lado de las cajas, sino en la primera y al fondo, con lo que he tropezado con cientos de "babaus" que no saben por donde navegan, mirándolo todo con cara de alucinados y haciendo más eses que un cangrejo loco.

miércoles, 4 de enero de 2006

Ahora tampoco la Katana

Hace muchos años que, cuando algún miembro de mi familia me preguntaba qué quería para reyes, mi respuesta era siempre la misma: un arpa.

Desde mi más tierna infancia (supongo que influenciada por Harpo) he querido tocar ese instrumento. Sé que es difícil, pero estaba dispuesta a ello. Con los años mis sueños de poseer una se han ido esfumando, ya sea por precio y/o espacio. El domingo, en la comida familiar de año nuevo, volvieron a hacerme la dichosa pregunta. Debo confesar que los sorprendí. -Quiero una katana- fue mi estoica respuesta. Mi tía inquirió qué era eso, mientras el resto se mantenían atentos a la explicación; ninguno de ellos sabe de cultura japonesa (ni siquiera han visto Kill Bill) y cuando finalicé se pusieron a reír diciendo que para qué necesitaba yo un arma semejante. Evidentemente se me ocurrieron diversas utilidades, pero en pro de tener la comida en paz, decidí no contestar.

O sea, que ni arpa ni katana. A este paso lo único que me traerán sus majestades va a ser lo que me compre yo. En previsión, hoy me he dado una vuelta por las paradas de la Gran Via (o fira de Sant Tomàs i Reis) y me he agenciado un par de caprichos. Total, el día en cuestión solo sirve para tener un festivo más, comer enormes cantidades de roscón y ponerte una corona que nunca se ajusta del todo a tu cabeza. Anda que en mi familia no se han llegado a tragar habas para no pagar! Son peores que David Coperfield.

Os habéis parado a ver la luna creciente? El cielo está tan claro que se puede divisar perfectamente el resto sumido en las sombras.

Se acaba de descargar "Love Generation" de Bob Sinclair. Me gustan los silbidos de la melodía. No voy a disculparme por ello, la música disco me encanta.

Mañana, día Canarias.

domingo, 1 de enero de 2006

Inventario

Son las doce. Hora del Angelus.
No me gustan los años que terminan en número par. No es superstición, es que prefiero los impares, sencillamente. Por eso no sé cómo va a ir este. Al menos no es bisiesto, porque eso todavía es peor.
Voy a echarle un vistazo a este 2005 que terminó ayer. Siempre viene bien aprender de los errores cometidos. No es que quiera ser mejor persona, que también, pero está visto que la felicidad no está hecha para los buenos. Cuanto peor eres mejor te van las cosas, demostrado. Lástima que no den cursos de aprendizaje acelerado, aunque también puede ser que, por mucho que lo intentes, no lo consigas porque no está en tu naturaleza ser un mal bicho.
Bueno, a lo que iba.
Enero empezó de forma muy distinta a este año. El 15 y el 22 fueron fechas clave.
Febrero se torció. Me sentí defraudada por personas a las que quería mucho; pensé que las aguas volverían a su cauce pero desde entonces nada fue lo mismo. Fuí por primera vez a una concentración de motos y también celebramos un cumpleaños en Reus.
Marzo estuvo genial. Pude ver realizado uno de mis sueños: París. Disfruté de los mejores 5 días del año, casi no tuve tiempo de descansar y me tocó viajar a Albacete. Y por poco me vuelvo loca intentando organizar un viaje Tenerife-Barcelona-Calais para ver a los NIN.
En Abril me enamoré. Me sentí eufórica, pletórica, feliz. No sabía que era el principio de mi viaje a los infiernos...
Mayo pasó con más pena que gloria, unos días bien y muchos mal.
Junio vino y se fue con problemas laborales y del corazón
En Julio celebré mi cumpleaños con una costilla rota. Fueron días difíciles y me sentí muy sola.
Agosto siguió a Julio y no había nada nuevo en el horizonte.
En Septiembre tuvimos una boda. Pasé muchos nervios, tanto escribiendo el texto como leyéndolo delante de tanta gente.
Octubre fue un mes de cambios. Volví a Venecia después de muchos años y cambié de trabajo.
Noviembre me estresó física y mentalmente. Todo era nuevo, mi horario laboral era de más de 12 horas y estaba dedicada en cuerpo y alma a la persona que tenía a mi lado.
Y Diciembre... El 8 se auguraba un cambio para bien. El 9 se desbarató todo. A partir de ahí me dedico a mi vida laboral, social y familiar, que al menos esas siguen en pie.
Se han tambaleado los cimientos de mi existencia. He descubierto muchas cosas sobre mí misma que no sabía. Que tengo una gran dosis de paciencia, y puedo mantener una discusión sin apasionarme. Aprendí a ver las cosas desde muchos puntos de vista, y siempre tener opciones alternativas: de la A a la Z y unas cuantas más por si hiciera falta.
He echado de menos a un amigo muy querido que desapareció el año pasado. Y he descubierto que hay amigos que no lo son tanto y que a ciertas personas lo que les gusta es emponzoñar la cabeza de los demás.
Debo confesar que me siento mal cuando tengo un bajón anímico, llamo a mis amigos y estos prefieren irse a bailar que hacerme compañía, pero estoy aprendiendo a superarlo. Cada vez es más rápido aceptar que no puedes esperar nada de nadie, ni siquiera de la gente a la que más quieres. A fin de cuentas, los únicos que nunca me van a fallar son mis gatos, y sus expectativas de vida no son muy largas.
Me reafirmo en que no soporto la mentira, ni tan solo las piadosas, y tampoco tolero la infidelidad. NI A LOS EX. Como dice uno de los protagonistas de la película del viernes, cuando nos sentimos solos y desamparados preferimos mirar hacia atrás en vez de seguir adelante. Aferrarse al pasado.
Y el pasado es ahora, es todo lo que estoy escribiendo en este momento, que mañana será ya antiguo.