domingo, 30 de julio de 2006

La jet set

Cuando Miguel Bosé cantaba eso de "Libertad de los anuncios/De jabones para actrices/De los tacos de los dedos/Con que hurgarme las narices" no estaba haciendo apología de nada, pero hay gente que se lo toma literalmente. Perpleja me dejó la persona que tenía delante en la cena del sábado. Primero no tuvo ningún reparo en hurgarse los molares con el dedo, aunque mejor podría decir que metió la mano entera (y ya puestos seguiríamos con: le metió una pierna, le metió la cabeza y hasta una llave inglesa, le metió el bocadillo y dentró se cayó...); no satisfecha con eso, me obsequió con la espantosa visión de su índice escarbando hasta el tabique nasal. Menos mal que los sucesos se dieron en ese orden, imagináos lo contrario... todo un espectáculo.
Cualquiera de mis acciones en público, anteriores o posteriores a eso, pueden ser consideradas pecata minuta.
A veces ser tan correcta subleva mis instintos más primarios. Ante todo cuando un necio con quien has compartido mesa por mera casualidad se comporta de forma descortés y nadie dice nada. Por respeto callas, pero por dentro se te están llevando los demonios.
Matemático dijeron que era... y aburrido hasta el bostezo. Más le valdría aprender qué significan palabras como Phronemofobia, que es lo que padece.

Y cuanto más tercos se ponen con el tabaco, más recalcitrante me vuelven. Debo dar gracias por la visión comercial que tiene la mayor parte del colectivo hostelero de la ciudad, que nos permite encender cuantos cigarrillos queramos sin hacernos sentir como bichos raros. Claro que ayer no se dio el caso, pero acabé tomándome la copa en mi casa, con lo que me salió más barato.

Antes, cuando era más joven e impulsiva poco me importaba si a los demás les sentaba mal lo que decía. Lo importante era no sentirme mal yo, que es lo que suele pasarme cuando no dejo salir mi carácter. Quizá deba volver a los viejos tiempos...

"Laideronnette, impératrice des Pagodes" - Ma mère l'oye - Maurice Ravel

sábado, 29 de julio de 2006

Lo que quedaba del día

Mon dieu, mon dieu, dónde iremos a parar!
Parece mentira, lo pequeños que son en comparación a los países limítrofes y la guerra que dan. No se cansarán nunca de incordiar a sus vecinos? Por un quítame allá esas pajas hace años que se las tienen con Palestina, no se puede decir que mantengan relaciones cordiales con Siria, ahora el Líbano, Iraq no dará problemas en cuanto sus maravillosos aliados, esos defensores a ultranza de la paz mundial (tosecilla sarcástica) acaben de destruirla del todo, de Irán ni hablemos... Qué viene luego? Anexionarse Egipto porque también tienen territorios ocupados? algún terrorista despistado? O preferirán subir hacia Chipre y Turquia? Y de ahí, ya puestos, a Bulgaria, Grecia, Rumania y lo que les echen que, puestos a reclamar, hagámoslo a lo grande. Ni Napoleón en su mejor época, oiga...
Que todo dios está en desacuerdo excepto los países anglosajones? Y a ellos, qué! La cuestión es que, al que les molesta lo destruyen sin miramientos. Los civiles? Bah, somos millones en el planeta, unos miles menos no van a notarse, ya sean observadores de naciones unidas, periodistas o lo que sea. David contra Goliat, solo que en este caso, es el segundo quien gana porque, cómo no van a ganar cuando unos luchan con piedras y mosquetones y ellos si disponen de misiles y esas temidas armas biológicas que no se han encontrado por otros lares?
La "faena" de los trabajadores de Iberia en el día de hoy ha sido de órdago. Cuando aprenderán esta gentuza que no pueden presionar a la compañía dejando tirados a los indefensos viajeros? A ellos también les da lo mismo que no puedas embarcar en el crucero, que pierdas una o dos noches de hotel, que tengas que esperar horas y horas en el aeropuerto..., total, ya pagará el seguro y, por ende, el estado. Los sindicatos tienen delito por apoyar una huelga que no estaba ni convocada y no hablemos de la benemérita, que podrían haber actuado con más rotundidad, pero claro, es algo que ya sabemos todos, cuando más los necesitas menos los encuentras, como los taxis.
Pero todo esto son menudencias, meras banalidades, porque aquí lo importante y lo que mueve a las masas es la presentación de los nuevos fichajes blancos, lo maleducados que pueden ser los terroristas cuando se les está juzgando, los chanchullos marbellíes y que la iglesia le ha dado una colleja a Gallardón por casar homosexuales.
Pasamos de los 44 millones de habitantes, pero la piel de toro da para más, mucho más, tanto que de continuar así temo que en "mi" casa metan de estrangis a unos cuantos sin papeles. Pero seamos solidarios, aquí cabemos todos y trabajo hay de sobra. O no era así?...
Emigro a ese río, las horas de la noche, que para mí serán seis pero lo dejaremos en docena para no desvirtuar el poema
"Y un río yace entre el ocaso y los cielos del alba,
y las horas son la distancia imposible
que se extiende entre esas mareas nocturnas...
Demasiado perdidos para temer, libres ya de todo afán,
los viajeros se hunden en la negrura
donde la oscuridad brilla como un fuego deslumbrante
a través de las Doce Horas de la Noche."

William Ashbless

sábado, 22 de julio de 2006

Remember, remember...

La ventaja de conducir una moto que no corre es que te puedes permitir el lujo de ir contemplando el paisaje sin posibilidades de estamparte contra algo. La vuelta ha sido todo un ejercicio de introspección. Está de moda esta palabra últimamente. Con un bourbon en la mano y un peta entre los labios es más fácil introspeccionarte. Hay días en los que realmente necesito ayuda externa, ya sea psicotrópica, psicosomática o psicodélica.

Noche que huele a jazmín, a estrellas colgadas en un cielo infinito. Dios Tiempo es ecuánime y nos permite ir hacia atrás, hacia delante o simplemente eternizarnos en el ahora.

Se ha vuelto sencillo fingir. Sonreír, hablar de vacuidades, mientras el cerebro circula en dirección prohibida. Únicamente el papel me presta oídos sin interrupciones.

“Poder reír, disimular,
que ya no importa la verdad,
decir que sí, pensar que no
¿acaso importa quien soy yo?”

Quizá nunca consiga encajar en una pandilla de rancios estirados, pero de una cosa estoy segura: nunca me he comportado de forma grosera en público, y eso no es algo que se pueda decir de todo el mundo.

Se está hablando mucho de mi asociabilidad. La primera en abanderar esa causa soy yo misma, empiezo a pensar que con grave perjuicio para mis relaciones sociales. Quizá esos estudiosos del carácter tengan razón y sea timidez.

Retomando el tema de las verduras, queda demostrado que ante ciertas situaciones soy zanahoria, y no me avergüenzo por ello. Todavía lloro cuando veo bailar a mis compañeros y recuerdo a Joan Artur. Es una mala época. Si él viviera, esta semana estaríamos juntos en Blanes viendo el concurso de fuegos artificiales. Posiblemente solo alguien que haya perdido a un amigo muy querido pueda comprenderme. Si algún "café" sabe cómo superar eso, que me lo explique, porque todavía no sé como positivizar ese trance. Tendré que apelar de nuevo a mi dios para que me ayude a atenuarlo.
Después de una charla terapéutica, donde mi gansita mayor quería que olvidara algunas creencias arraigadas desde años ha, al llegar a casa me he mirado al espejo. Lo siento Maria, pero mi criterio es el que más peso tiene.
"Everybody needs somebody" - Blues Brothers

lunes, 17 de julio de 2006

Con las alas rotas

Me han mandado uno de esos absurdos test que por supuesto he realizado y además reenviado masivamente. Tiene especial mención por el significado, no por los números ni los nombres, aunque debo decir que me ha sorprendido, porque no sabía qué poner en los apartados 3 y 7 y cuando me he decidido, las respuestas encajaban a la perfección. También con la respuesta al número 6 y lo que me ha dejado más confundida ha sido la interpretación que dan a las canciones, en el 8, 10 y 11. Precisamente en la décima he puesto una que, durante mucho tiempo no podía escuchar sin llorar, no sabía muy bien porqué. Casiopea, de Silvio. Cuenta la historia en primera persona de un habitante de esa estrella que vive en un mundo extraño. Así me he sentido a veces y quizá esté pasando por uno de esos momentos. La onceava es One summer's day, traducido del japonés Ano Natsu He, perteneciente a la banda sonora de "El viaje de Chihiro". Es realmente como veo la vida? quizá. Un mundo de brujas, fantasmas y sueños, donde los malos no son tan malos y un dragón me protege.

Qué será de toda la gente que en mi vida he dejado atrás? Mis amigas de la infancia y el resto de personas que en algún momento han sido especiales para mí: Jose, Yolanda, Susana, Lourdes, Mª José... La nostalgia es nefasta para la felicidad.

Me apetece tanto subir hoy al camping como pegarme un tiro; es lo que tienen las obligaciones familiares, cumplir por el bien nacional, cuando de lo que realmente tienes ganas es de fundar el convento de Nuestra Señora del Crepúsculo Penoso, encerrarte en una celda, tirar la llave y dejar que el mundo se las apañe sin tí con total impunidad.

Pero, como dicen por ahí, el espectáculo debe continuar, por mucho que los vasos se suiciden, que hoy no haya habido playa y que la humanidad haga gala de un egocentrismo apabullante.


Algo así como esa paloma muerta...

"Futatabi" - Joe Hisaishi

sábado, 15 de julio de 2006

Dobladas y de canto

Estoy desvelada. Lo atribuyo al bochorno reinante y a mi presión arterial, que debe estar más o menos al mismo nivel que los cimientos de un parking subterráneo.
Además, es mi cumpleaños y, qué caray!, ya he llegado a esa edad en la que prefieres restar a sumar.
Si le añadimos una parte de lástima y otra de indignación, da como resultado un pastel de sabor amargo que pretendo compartir con el resto, para que nadie diga que no soy dadivosa.
Conmiseración ante los esfuerzos lamentables de algunos por esa búsqueda desaforada del amor. Casi podría decir que siento vergüenza ajena al ver como gente que dice controlar su vida deja que ese terror atávico a estar solos les lleve a enconados esfuerzos, parejos al rastreo de los caballeros del grial de las leyendas artúricas, pero que en estos tiempos que corren me parecen desatinados. Esa necesidad de cocinar para dos, ahorrar agua con la lavadora y el lavaplatos llenos y compartir facturas, en algunos llega a ser tan irracional que caen en el ridículo más atroz. Unas sesiones terapéuticas para aceptar vivir en soledad serían altamente recomendables, de verdad.
La segunda mención de hoy está dedicada a los personajes unineuronales que proliferan por la red.
Para desgracia de algunos siempre habrá quien, en esas cabecitas donde cabe poco más que alfalfa, se creen fantasías animadas de ayer y hoy y conviertan a alguien que no han visto nunca en Angelina Jolie, Elle McPherson, George Clooney o Brad Pitt. Se sienten atraídos por la personalidad de esa ventana donde aparecen palabras, frases e iconos; pueden pasar horas y horas departiendo amigablemente, susurrando sus secretos al viento, embaucando, suplicando, halagando para tener una cita. Y qué pasa cuando las miradas se encuentran? que como se han creado una imagen totalmente ilusoria de lo que querían ver, se decepcionan y te hacen sentir violento, muy violento. Algunos, por decencia, o eso piensan ellos, desaparecen paulatinamente, como el gato de Chesire, hasta ser solo una sonrisa. Otros se despiden a la francesa. Y algunos ni eso. Y me pregunto: qué más da como sea físicamente alguien si ha sido capaz de atraerte, entretenerte y hacerte reir? Después de compartir palabras, sentimientos, vivencias, solo porque no sea como esperabas no le vas a dar una oportunidad? queda muy feo. Aunque quizá lo peor no sea lo que te hacen sentir a tí, sino lo que se avergüenzan ellos recordando todo lo que han sido capaces de decirte...
Impresentables para todos los gustos, para poder escoger lo que más nos convenga o merezcamos.
Recuperada del desván de los recuerdos, una letra que bien podría venir a cuento
Yo soy así, es mi forma de ser
que te puedo decir amor
soy bueno soy malo, a veces
y no puedo ser mejor
tengo mi cruz, mis locuras
mis tardes oscuras, mi forma de hablar
soy seco, soy dulce, a veces
y nada me va a cambiar
quiereme tal como soy
con mis noches y mis dias
con mi manera de amar
con mis penas y alegrias
quiereme tal como soy
y si no, sigue adelante
nunca encontrarás amor
más amigo más amante
quédate amor, pero antes
quiereme tal como soy
piensalo bien, es la cruel realidad
no te engañes, no hay nada que hacer
soy tierno, soy duro, a veces
y asi es como voy a ser
"Quiéreme tal como soy" - Sergio Fachelli

viernes, 7 de julio de 2006

Porque la vida es bella...


Smile, without a reason why
Love, as if you were a child,
Smile, no matter what they tell you
Don't listen to a word they say
Cause life is beautiful that way.

Sonrie, sin causa ni porqué...

Ayer el chupinazo y hoy San Fermín. Me han asaltado tremendos deseos de pillar el primer tren para Pamplona y pasarme nueve días de fiesta, fiesta, fiesta. Pero me conformaré con seguir el camino de baldosas amarillas sin desviarme un solo centímetro, para continuar mi peregrinación hasta la ciudad de Oz y pedirle al Mago... y qué le pido yo a este hombre?

uno así... como este.... o este otro?


Dejémonos de tonterías que no llevan a ninguna parte.

Un nuevo absurdo que tampoco conduce a nada: no dejéis que ninguna novia os regale la liga, so pena de que vuestras relaciones sentimentales vayan de mal en peor. Demostrado de forma empírica y analizado de forma totalmente racional por mi amiga más folclórica en una de esas noches de lucidez mental, después de una ingesta de coke light, que posiblemente contuviera una saturación de alucinógenos, o provoque graves efectos secundarios por tanto conservante. Aunque quizá solo estuviera caducada...

Hay quien que tiene la facultad de hacerme reír.

Madrugada de lluvia que arrastra consigo la nostalgia. Momentáneas tormentas, rayos magnéticos cargando de energía los cielos.
Sonríe, sin escuchar lo que te digan...
Empieza "Clàssica als Parcs". Las veladas de los jueves, viernes y sábados amenizadas por violines y pianos en marcos incomparables, transmitiendo vida, regalando música.
Como decían los Sirex: si yo tuviera una escoba...

Me aburgueso, escucho Blur y bailo con Girls and Boys.

jueves, 6 de julio de 2006

Moralejas

Ayer cambiamos la zona de Poblenou por Santa Lali, banco incluido. Creo que las carcajadas se escuchaban en varios kms a la redonda.

Hoy irá de cuentos.

ZANAHORIAS, HUEVOS Y CAFE

Una hija a su padre, llorando: -Ya no aguanto, papá… Todo me sale mal… Soy una desgraciada…

(PADRE): - No digas eso, hija mía… Hay que tener un poco de paciencia en la vida…

(HIJA): - ¡Qué paciencia ni qué tonterías! Mis amigas están felices con sus novios, divirtiéndose… y mírame a mí… cuando se soluciona un problema aparece otro… Me rindo, papá… ya no aguanto…

El padre era chef de cocina. Viendo la desesperación de su hija, la llevó a su lugar de trabajo.

(PADRE) - Ven, muchacha, que quiero enseñarte algo… Verás, voy a llenar tres ollas con agua…Así… Ahora las pongo sobre el fuego fuerte...

(HIJA) - ¿Qué estás haciendo, papá?... No tengo hambre…No quiero comer nada…

(PADRE) - Espera, muchacha, espera un poco a que hierva el agua…

Cuando las tres ollas estaban hirviendo, el chef colocó en la primera zanahorias, en la otra colocó huevos y en la última, café. Sin decir una palabra, dejó que se cocinaran.

(HIJA) - ¿Qué estás haciendo, papá?... Yo con tantos problemas encima y tú perdiendo el tiempo aquí…

A los pocos minutos, el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las puso en un plato. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Por último, coló el café y lo puso en una taza.

(PADRE) - Hija mía, ¿qué ves?

(HIJA) - ¿Que qué veo?... Pues… zanahorias, huevos y café.

(PADRE) - Ven, acércate… Toca las zanahorias… ¿Están blandas, verdad?... ¿Y los huevos?... Rompe uno… ¿Duros, no es cierto?... Ahora… prueba el café…

(HIJA) - Está muy sabroso, papá… pero… ¿qué significa esto? No entiendo.

(PADRE) - Fíjate. Los tres elementos enfrentaron la misma adversidad, el agua hirviendo. Pero cada cual reaccionó de forma diferente. La zanahoria, fuerte y dura, se volvió blanda, se deshizo. Los huevos se endurecieron, perdieron su clara transparencia.

(HIJA) - ¿Y el café?

(PADRE) - Los granos de café, por el contrario, cambiaron el agua agresora, la transformaron en esta rica bebida que reconforta el cuerpo y el alma. ¿Entiendes, hija?

Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres zanahoria, huevo o café?... Lo importante en la vida es tener la sabiduría suficiente para convertirse en un delicioso café.

autor: MONICA BUGLIONE

Seamos café, vale, pero recordemos que primero tenemos que molerlo y después colarlo, no sea que los granos se nos atraganten y nos quede el poso con ese regusto amargo... Está bien intentar adaptarse a las situaciones y positivizar lo negativo, cuando puedes...

Este relato lo cuenta Ismael Serrano en uno de sus conciertos y lo adapta a su peculiar forma de relatar, con sentido del humor, vamos.

CARTAS DE AMOR

Ellos se conocieron por casualidad, que es como se suelen encontrar los grandes amores, casi siempre por casualidad, por una llamada equivocada, por un encuentro fortuito... A ellos lo que les pasó fue que él había quedado en aquel café con una persona que no vino, y claro, la vio a ella sentada en la mesa del café, radiante, así que, harto de esperar no se cortó un pelo y dijo:

- “Bueno, ya que he venido hasta aquí, no puedo desaprovechar esta ocasión”.

Se acercó a la mesa y dijo:

- “¿Me permite?”
- “Por supuesto”

Esto sólo suele pasar en las historias que te cuentan otros, nunca en la vida real, por lo general cuando dices:

- “¿Me permite?”, dicen
-“ ¿De qué?”

A lo mejor ella estaba esperando a alguien que tampoco vino, quién sabe, yo qué sé, habrá que inventar otra historia en la que ella le dice “¿De qué?”; en este caso ella lo invito a él para que se sentase, y él se sentó. Y claro, no había de que hablar, y:

-“¿y qué lees?”

Lo malo fue que él no había leído nada del escritor que ella estaba leyendo, y ya mal, empezamos mal, muy mal, por ahí no.

-“Pues bonito día”

No, pero enseguida empezaron a profundizar, por que ella dijo:

-“Sí, la verdad es que... hace un bonito día”

- "Y aunque no lo hiciera, también estaría bien..."

Pero poco a poco él fue venciendo esa timidez que le caracteriza y fueron profundizando. Al principio él para llamar su atención contó alguna mentira, que si era escritor y... en fin, luego reconoció que nunca le habían publicado nada, pero eso vino más tarde, cuando ya se conocían más, cuando pasaron del café al havana con coca cola.

Por entonces ya estaban descubriendo que tenían más afinidades de las que pensaban al principio, y compartían gustos cinematográficos, y por eso fue que él le dijo:

- “Oye, y si vamos a ver esta..., ¿has visto La vida es bella?”
y ella:
- “No”
- “Oye, quedamos el fin de semana y tal?”
- “Vale”.

Y aquel fin de semana pues, yo no sé muy bien si para sorprenderla o no, pero el caso es que él rompía a llorar en cada escena en la que salía el chaval pequeño, esto a ella le enterneció, yo quiero pensar que era de verdad. Resulta que coincidían en más gustos, y también en los musicales, y le dijo:

- “Oye, este fin de semana toca Ismael Serrano”
- “Ismael ¿qué?”
- “Pero a ti, ¿te gustan los cantautores?”
- “Los de verdad me gustan, sí”.

Pero él le convenció a ella y fueron y... Cuando él empezó a cantar aquella de "vértigo", pues se atrevió a cogerle la mano claro. Y poco a poco se fueron inevitablemente enamorando, pero no por esto de Ismael Serrano, ni por el Vértigo, quizá más por aquello de llorar con La vida es bella.

Una mañana él se levanta y al abrir los ojos se da cuenta de que está perdidamente enamorado de ella, y quedaron entonces en aquel café en el que se conocieron por casualidad. Los momentos importantes suelen coincidir casi siempre en los mismos sitios, no estoy muy seguro de lo que acabo de decir, pero es una buena frase.

Pero fue en aquel café en el que ella le dijo:

- “Sabes, creo que me tengo que ir durante un tiempo”
- “Yo te iba a decir casi lo contrario, que te quedaras conmigo para toda la vida”
y ella dijo:
-“No te preocupes, porque yo estaré esperando el día en que vuelva para retomar contigo este camino que emprendimos, además, cada quince días puntualmente te mandaré una carta en la que te contaré todo lo que he hecho, todo lo que siento, todo lo mucho que te echo de menos, y todo lo poco que nos falta para vernos”.

Él dijo que bueno, que vale:

-“Pero que si no te vas casi mejor, ¿no?”

Pero se fue.

Fue entonces cuando descubrió que aquello no tenía remedio y que estaba perdidamente enamorado, que no había ningún elixir que hiciera que la olvidase, que no era cierto aquello de que un clavo saca otro clavo, que a veces es cierto que los amores a primera vista existen, bueno, ¿es que acaso hay otros?.

A los quince días puntualmente llegó la carta de ella, toda llena de besos y de caricias, de "te echo de menos", él lloró, y esta vez era de verdad. Y guardaba las cartas con mucho cariño encima de la mesilla. Pasaron quince días, y otros quince, y otros quince, y las cartas se iban acumulando. Y su vida consistía en esperar a que llegara el decimoquinto día, abrir el buzón y encontrar la carta de amor en la que ella prometía volver, esperar esa carta en la que ella le diría que volvía pronto. Y pasaron años, muchos años, y ya las cartas casi no cabían en la casa, se compró una gran caja fuerte para guardar todas las cartas, porque eran su gran tesoro, porque vivía para leer las cartas que ella le había escrito, porque ella era lo que más quería, y así pasaron creo que diez años, quince, no me acuerdo.

Y un día ella, sin saber como ni porqué, dejó de escribir, y al quince día él se encontró el buzón vacío, y el alma partida en dos. Ahora solo podía vivir del recuerdo, leyendo las cartas que ella le había escrito con tanto cariño, aquellas cartas eran su mayor tesoro.Un día él salió de casa, porque tenía que salir, y unos ladrones entraron en su casa. Al ver allí la gran caja fuerte no se lo pensaron dos veces, porque pensaron que debía esconder algún gran tesoro, grandes riquezas, ...y realmente no era. Y se llevaron la caja fuerte.

Imagínate la desolación de nuestro protagonista cuando llega a su casa y se da cuenta que le han robado lo que más quería, lo que le hacía sentirse vivo algunas tardes de domingo cuando no sonaba el jodido teléfono, cuando releía aquellas cartas y aquellas promesas quién sabe si falsas de que ella iba a volver.

Suele pasar que los ladrones son buenas personas, y este era el caso. Pero imagínate la cara de los ladrones cuando abren la caja fuerte y se encuentran montones de cartas de amor, declaraciones imposibles... Hombre, el jefe de los ladrones se enfadó un poquito, porque la caja pesaba, y llevarla a la guarida no era moco de pavo.

Nuestro hombre vagaba casi moribundo por las calles de su ciudad, con la esperanza de encontrar alguna carta, alguien que le hablara de una gran caja fuerte llena de cartas, perdido sin saber ya qué hacer.

El jefe ladrón en un principio dijo es que aquellas cartas lo que había que hacer era tirarlas al río o quemarlas, lo que fuera, pero que desaparecieran de inmediato. Pero el más joven de los ladrones era más bueno, y se le ocurrió una gran idea.

Un día, nuestro hombre llegó a casa después de estar buscando toda una tarde, y al abrir el buzón ¿Adivina lo que se encontró?... Una carta. Los ladrones habían decidido mandarle las cartas tal y como ella se las había mandado, puntualmente cada quince días, por riguroso orden. Ahora él resucitaba con la esperanza de revivir aquellos momentos, aquellos momentos en los que quizá un día leería la carta en la que ella diría:

-“Pronto estaré allí”.

Esto se parece al anuncio de las natillas Danone ¿Repetimos? Ya son ganas de volver a pasar otra vez por lo mismo, total, para qué? porque llegaría un momento en que también a los ladrones se les acabarían las cartas (a partir de entonces cometerían latrocinios para sellos?) y el hombre ya no recibiría ninguna carta más.

Cuando os digan tanto que os echan de menos, no os fiéis, no será cierto.

martes, 4 de julio de 2006

Tesis, antítesis y síntesis

Si Roxanne no hubiera estado tan embobada con Christian, podría haber sido feliz con Cyrano. O no, aunque seguro no se habría metido a monja. Tuvo que empecinarse en creer que tras una cara bonita se escondía un cerebro. Y qué pasó? que se quedó compuesta, sin novio y vistiendo un hábito que probablemente le sentaba fatal. Menos mal que el guaperas murió guerreando, porque imaginad que vuelve... la decepción que se habría llevado la pobre al evidenciar que toda su retórica había desaparecido como por ensalmo... Pero descubrió demasiado tarde que era él, ese adefesio, quien realmente había hecho latir su corazoncito inmaduro.

He descubierto la pasión de mi vecino del primero por Camilo Sesto. Se pasa el día aullando (porque cantar, lo que se dice cantar...) el "vivir así es morir de amor" y como mis asociaciones de ideas aparecen como la ventisca, por mediación de San Google he buscado el musical Jesus Christ Superstar en v.o. Sara Brightman entonando el "I don't know how to love him"

...He's a man. He's just a man

Yet, if he said he loved me,
I'd be lost. I'd be frightened.
I couldn't cope, just couldn't cope.
I'd turn my head. I'd back away
I wouldn't want to know.
He scares me so...

Mi duende infernal se pasea de madrugada por los balcones, insomne, incompleto, esperando la luz y el calor.

No sé si quiero irme
De quién? Por qué? De dónde?
De mí, de vos
Si estoy aquí..., si estás en mí...
A donde vaya quedará algo que me detiene...
A donde vuelva me quedaré sin estar cerca...
De quién? Por qué? De dónde?
Si estoy aquí... Si estás en mí...
Si siempre quiero irme de lo que está, de lo que es...
Pero esta vez no sé donde habitar...
No sé si quiero irme
De quién huír? Por qué seguir? Dónde estoy?
En vos..., en mí...
Quizás aquí..., quizás allí...
Y qué más da
Si estás en mí...

(S.M. 2004)

Por qué me empeño en no hacerle caso a mi buen juicio? Él nunca se equivoca y me lo ha demostrado en reiteradas ocasiones, pero yo nada, que si quieres arroz Catalina...
Entre mi sensei y mi bruja particular estoy apañada. Ella dice que los hombres no actuan en consecuencia con sus palabras y el otro, además de darle otra vez la razón, murmura algo sobre historias de Corín Tellado...
En fin, después de ver a la niña del exorcista creo que me sentiré mejor.
This guy's in love with you - Burt Bacharach

Andròmines

He ido a sentarme en ese banco que ya tiene inscritos nuestros nombres para recapacitar sobre los últimos días. Volvían a acompañarme la luna y las estrellas.

El ejercicio de hoy ha sido bucear en el pasado, remontándome hasta dos años atrás.

Me he decidido a clasificarlos por fecha y ahora ya están todos aquí:

http://kaos-en-orden.blogspot.com/ Mi mejor época escrita.

http://el-rincon-de-aeoris.blogspot.com/ El día a día de los privados.

Falta uno, al que todavía no sé como llamar, pero si Aeoris del orden tiene un espacio, bien merece Yandros del caos el suyo, no? Quizá los círculos se puedan incluir en él.

Guardar escritos, mails, conversaciones del messenger tiene sus ventajas. Puedes releerlos cuando quieras y recordar las barbaridades que has escrito o las que te han dicho. Algunos los guardas con cariño, algunos con nostalgia, otros por si acaso...

Jordi y Laura han vuelto de su viaje por tierras francesas. Cuanto desearía volver a París! Espero esa velada con fotos y vuestro periplo por la ciudad del Sena, Poitiers y Clermont-Ferrant.

Si alguien pensaba que nadie nunca podría dejarme con la boca abierta y sin acertar a decir nada, que sepáis que David lo ha conseguido esta tarde.

Cambio de planes, porque mi madre me llama anunciándome que está en bcn. Hasta la semana próxima no podré subir al camping. Deberé conformarme con la playa de aquí...

Hay un cuento...

Pero mejor lo dejo para mañana. Mi gato me reclama con insistencia para que nos vayamos a dormir.

Ra, aparte de que mi sensei ratifica tu opinión, me alegro de que los acontecimientos no sucedan como tú esperabas. No todo puede ser tan malo en esta vida.

lunes, 3 de julio de 2006

Cantos de sirenas

Cuanto frío! Casi he creído divisar tres osos polares y una familia de pingüinos remoloneando cerca para hacerme compañía.
Ulises ordenó llenar de cera los oídos de sus marineros y se hizo atar al palo mayor del barco para no sucumbir a los cantos de las sirenas. No me repasé esta parte de mitología a tiempo. Como siempre, llegando tarde a todo.
El croar de las ranas suele ser algo mucho más tangible y real que esos bellos cantos sirenios que enturbian la mente y hacen zozobrar el barco.
Ra, que tiene mucho criterio para mis cosas, pero menos para las suyas (mujer de poca fe), opina que nada que tenga que ver con "la cosa" puede ser bueno. Estarás en lo cierto otra vez? Tranquila cariño, no es un condicionante a la espera de ratificación por parte de sensei David, es únicamente ese beneficio de la duda que, en principio, debería otorgársele a todo ser humano, aunque me atrevería a decir que tu margen de error es mínimo.
Alguien ha oído el canto de un fénix? según cuentan, el dolor se mitiga cuando él llora, pues la música se oye dentro de uno mismo... Podéis conseguirme a Fawkes para el 15?
Galimatías sin sentido. Acoso y derribo. Esperemos que el conductor de la excavadora sea cegato y no vea el cartel de "prohibido tocar". Banalidades. Juegos. Palabras y más palabras que se lleva el viento, proferidas en incendios fugaces, dirigidas a cielos equivocados.

El cuento:

En una ciudad azul,
donde todo era azul,
debajo de un árbol azul,
descansaba sobre un césped azul,
un hombre azul
todo vestido de azul.
El hombre se desperezó
y abrió sus ojos azules al cielo azul.
De pronto vio recostado a su lado
a un hombre verde,
vestido de verde.
El hombre azul, entre sorprendido y asombrado le preguntó:
- ¿Y usted qué hace aquí?
- ¿Yo? - contestó el hombre verde - Me escapé de otro cuento porque allí me aburría.

Lo que algunos hacen para no aburrirse...

La poesía:

Gente

Hay gente que con solo decir una palabra
enciende la ilusión y los rosales;
que con solo sonreír entre los ojos,
nos invita a viajar por otros mundos
y permite florecer todas las magias.

Hay gente que con solo dar la mano,
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas;
que con solo empuñar una guitarra
te regala una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca,
llega hasta los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas.
Y se queda después como si nada.

Y uno se va de novio con la vida,
desterrando una muerte solitaria,
pues sabe que a la vuelta de la esquina,
hay gente que es así, tan necesaria.


Hamlet Lima Quintana

La canción:

"La petite sorcière malade" - Julien Clerc