martes, 25 de septiembre de 2007

Sin City

Adoro mi ciudad. No porque sea la más bonita, ni la más limpia, ni la más grande, ni la que tiene los edificios más altos. Simplemente la quiero porque me siento identificada con sus rincones, por su anonimato y, al mismo tiempo, manifestación externa. Por ofrecerme todo lo que desee, por la convivencia entre lo antiguo y lo nuevo. Porque mientras todo el mundo se fija en el puente del carrer del Bisbe y su calavera, yo me fijo en las figuras que adornan el lateral del palau de la Generalitat en la misma calle



Me gusta porque el 11 de Septiembre ondea una bandera en el arco del triunfo.



Por singularidades como esta



Por la catedral de noche



Por Santa Maria del Mar, la catedral de los pobres, que es igual de bella por dentro y por fuera



Por la antorcha siempre encendida en el fossar de les moreres, donde no tienen cabida los traidores



Única. Apasionada y gélida por igual. Con sus términos medios y sus extremos. Latente. Con carácter. Mi ciudad.

martes, 18 de septiembre de 2007

Jurassic Park



El miércoles fuimos a ver "La carta esférica". Como no me había leído el libro anteriormente, nada a objetar sobre la adaptación del mismo, es más, me lo he descargado para poder leerlo en un futuro próximo.

Lo bueno de tener conocidos en todos los ámbitos es que puedes disponer de recursos casi ilimitados cuando lo necesitas de verdad, ante todo, informes personales, que resultan ser de lo más útil.

El viernes, después del abuso de Jack Daniels, necesitaba que me diera el aire en la cara. Para variar, me psicoanalizaron a mí y debo confesar que no fue una experiencia demasiado agradable. Que alguien le diga a una todo lo que una ya sabe pero nunca ha querido responderse hace que piense demasiado, y una ahora no está para pensar mucho, que ya tiene demasiadas cosas en la cabeza. Que te acaben considerando boba tampoco ayuda, pero como soy muy Scarlett (O'Hara, que no Johansson), dejé mi psicoanálisis para otro día, que resultó ser ayer, en compañía de mi sensei. Se le ocurrió otra de esas preguntas cruciales que merecen atención especial y cogerlas con pinzas. Quizá algún día piense en ir al terapeuta, pero no le auguro nada bueno al pobre...

Es sorprendente que, así como hay insultos que no se toman como tales, igualmente existen alusiones de las que no hacemos caso o creemos que no van con nosotros, dando a entender que, a) la gente es tonta de remate b) solo saben ver la paja en el ojo ajeno.

Hoy he comprado mi entrada para el concierto que dará Ismael Serrano los días 14 y 15 de noviembre en el auditori. No iba a perdérmelo por nada del mundo. Debo decir que, a falta de dos meses para el evento, ya casi no quedan entradas, lo que significa que este hombre tiene muchos fans entre la población catalana.

Os dejo con el clip de promoción que ha sacado.



jueves, 13 de septiembre de 2007

Los jardines de la memoria




La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida...

Decimos que la realidad supera la ficción y no nos apercibimos de que demasiadas veces así es. Solo cuando ya es tarde te percatas que estás viviendo en Matrix, Gotham o en el Los Angeles imaginado por Philip K. Dick.

Existen personas que tienen ciertos instintos muy acusados. Más o menos como los felinos, que son cazadores natos. En el caso de estos personajes, podemos cambiar el verbo cazar por seducir. Es superior a ellos. Necesitan sentir que atraen a los demás solo para satisfacer su ego, o su desastrosa autoestima. A menudo tomo como ejemplo a mis gatos. Ellos cazan, si, pero únicamente juegan con el pobre animal hasta que se cansan. El problema reside en que el bicho que han cazado acaba muerto y seguro que él no ha disfrutado para nada del juego. Claro está, mis gatos no tienen raciocinio, se limitan a seguir lo que les dicta su naturaleza. Pero en humanos, que supuestamente deberían tener criterio (y valores) queda tremendamente feo.

Con lo poco que me gustan las personas, podría tomarse por incongruencia lo mucho que me gusta la naturaleza humana. Practico la antropsicología a la mínima ocasión. Las preguntas escabrosas, llegar al fondo de la mente de mi interlocutor, adivinar antes de que me cuenten; quizá yo también tenga algo de cazadora... He aprendido a ser reservada, a guardar mis opiniones. Cuando se les permite expresarse a sus anchas, no son conscientes de los terabytes ocultos que transmiten. Solo es necesario escuchar atentamente, almacenar la información y procesarla de forma correcta. Así es fácil poder emitir un juicio certero.

Ha sido una semana intensa. Boda, conciertos, cenas, encuentros... Estamos de fiesta en el barrio y la semana que viene empieza la de la ciudad. Necesitaría el doble de horas para poder asistir a todo lo que me interesa.

Dice David que este ha sido mi año ong por excelencia. Supongo que tiene razón. Normalmente siempre la tiene. No por nada es mi sensei.

Esta vez bajó Eva en lugar de subir yo, y me gustó el cambio. Lo que ya no me gusta nada es que las cartas me indiquen un camino que no estoy muy dispuesta a seguir.



miércoles, 5 de septiembre de 2007

Etat de siege

Sus dedos acariciando mi nuca y yo intentando disimular los escalofríos que me producía. No por el hecho, que normalmente no me provoca ni frío ni calor, sino porque eran los suyos. Hay que joderse con lo de otorgar confianzas!

Si fuera como Mafalda estaría aviada, pero en este caso, me gusta la sopa. Espesa. Por qué no podré trasladar a mi vida personal todo el orden y la serenidad que imperan en el resto de las parcelas? Será mi karma. Como conocer a una réplica de Joan Artur. Tendrá algún significado especial?

El viernes aprendí lo que significaba la frase: "cada buena acción tiene su justo castigo". Quise realizar un acto solidario y cívico, como ayudar a una señora mayor a subir el cesto de la compra. Me dió las gracias para, a continuación, decirme que ya me iba bien hacer ejercicio porque estaba empezando a ganar peso. Será bruja!!! A punto estuve de tirarle el cesto (y a ella detrás) por el hueco de la escalera.

A veces a Ra se le va la olla, y la mía la sigue con una rapidez digna de un F1. Pero nuestros absurdos esta vez no han caído en saco roto. Me propongo firmemente escribir el principio de la novela. Que la termine ya es otra cosa...

La vida está llena de casualidades. Ayer, una persona a la que quiero, salió de mi vida sin un porqué. Ayer, una persona a la que quise, escribía algo que me recordaba a mí.




El mundo está lleno de gentes que brillan; solo yo soy oscura.