miércoles, 30 de julio de 2008

El castillo en el cielo


Discover Joe Hisaishi!


Me evado en preguntas sin respuesta, como si sufrirán de alzheimer los elefantes.

Vicente habla poco, pero cuando lo hace sus sentencias nos dejan perplejas. El comentario generalizado recién comidos era que ninguno teníamos malditas ganas de ponernos a lijar puertas. Y fue entonces cuando nos hizo entender porqué en la antigüead no les daban de comer a los esclavos. Con el estómago lleno debía ser difícil acarrear bloques de piedra...

Otro lunes por la tarde perdido en Ikea, solo que esta vez salí con casi 300€ menos y unas cuantas lámparas y cortinas más.

Me siento orgullosa de mi baño azul pacífico, pero no me gusta la cocina amarillo limón, así que pienso cambiarle el color por un azul hielo, aunque por la ley de probabilidades lo que sucederá es que obtendré un tono verde ácido que me provocará alucinaciones mientras pele cebollas.

Estoy tan monotemática con el piso que ya parezco una de esas mujeres que si no tienen a su pareja en la boca a cada momento creen que no demuestran suficientemente lo mucho que los quieren.

Al perro de mis nuevos vecinos le gusta el pollo. Cada vez que me siento en la terraza a comer lo tengo lloriqueando entre los barrotes. No es consciente de que a) no le pienso dar nada, no sea que por muy cariñoso que pueda parecer vea más apetecible mi mano que un trozo de hamburguesa; b) se le va a acabar pronto lo de meter la cabezota hasta mi terraza. Me gustan los perros, pero quiero infinita y profundamente mucho más a mis gatos y no consentiré que acaben en las fauces de ningún can.

Hablando de animales, hoy la tentación estaba entre ir a ver al loro de mi padre (y aunque la frase suene de lo peor, es con total literalidad porque le han regalado un pajarraco) o el deber de seguir dejando la casa en condiciones. Es asqueroso ser tan responsable, pero una es así y ha ganado el trabajo.

Las niñas pijas cada tarde a la playa y yo salpicada de pintura... Dios!!! Pero mi fortaleza será inexpugnable y ni los mosquiogros podrán entrar.


Photobucket

sábado, 19 de julio de 2008

Kismet

Aprovechando el primer día de jornada intensiva tuve la luminosa idea de ir a Ikea para ver si encontraba algo decente con lo que decorar mi nuevo piso. Lo malo fue que al llegar allí, comprobé consternada que el 80% de la población se había decantado por la misma opción.

Aparte de monstruitos varios toquiteándolo todo, que a estas alturas es de dominio público lo que pueden llegar a mortificarme, mi asombro crecía ante la gran cantidad de parejas jóvenes acompañadas por los padres de ella y los padres de él, cual si se tratara del séquito de los monarcas. Seis personas para decidir el mobiliario de una casa... es que no tienen criterio propio? Como dice el anuncio, los animales de dos en dos, que si hubiesen sido más en el arca de Noé ésta se habría acabado hundiendo, con lo que los planes de repoblar el planeta se hubieran ido al traste. Claro que para lo que sirven algunos especímenes, quizá lo mejor hubiese sido que se extinguieran.

Con los meses, se hace más patente lo mucho que echo de menos a mi madre. El día de mi cumpleaños habría cocinado alguno de mis platos favoritos y en cambio me hicieron paella, que realmente no es algo que me apetezca comer a menudo. No, no es por el aspecto estrictamente culinario y egocéntrico, sino por constatar que, de todos ellos, era quien mejor me conocía. Puestos a pasarlo mal en un día tan señalado, aproveché para hacerle una visita a mi abuela. La pobre se pasó el rato preguntando por su hija y nosotros intentando cambiar de tema para no darle un disgusto ni iniciar un torrente lacrimógeno.

Unas veces tan cerca del llanto y otras con la carcajada presta... Como el miércoles, cuando fui a dar sangre y la suplente de turno quiso repasar el formulario por si se me olvidaba algo obvio. Cuando me preguntó si en el último año había cambiado de pareja casi me descojono, pero no era cuestión de contarle mis carencias sexuales a una desconocida, así que le solté un sucinto no y esperé con impaciencia a que cambiara de tema.

Feliz como una perdiz ahora mismo por haber podido encontrar un sustituto decente a mi jaula para humanos. Matizo, no es una jaula, sino un columpio de mimbre del cual me enamoré al verlo colgado en el balcón de un edificio cercano a mi casa.

canasto

Los 300 leuros que vale quedan fuera de mis posibilidades, pero así como San Google te saca de cualquier apuro, tenemos a Ikea como la madre de las ideas geniales, y mientras visitábamos con Eva (ella desde su casa y yo desde la mía, con la oreja izquierda echando humo) la maravillosa página web que ponen a disposición de los clientes, he descubierto el sustituto ideal para mi jaula, por 60€ y es algo que no puedo dejar pasar.

sillin ikea

Vale que no es la jaula, pero se le parece y además en azul, a juego con la barandilla de la terraza. La función a realizar será la misma, columpiarme mientras leo y contemplo los pinos que rodean mi casa. Quien no se conforma es porque no quiere.

Que algo consiga sorprenderme es difícil, y más en cuestión musical, pero en el restaurante "El pebre blau", donde se come de maravilla, supieron hacerlo al tener un compacto puesto de un pianista que está entre Mertens y Glass. Como no podía quedarme con la incógnita (porque no habría podido dormir en toda la noche), le pregunté a la amable "hostessa" por lo que sonaba en ese momento y rauda y veloz corrió a preguntarlo para despejar mis dudas. La sorpresa fue que nunca había escuchado nada de este magnífico compositor contemporáneo, así que en cuanto llegué a casa me puse a buscar datos. Y si, hay mucha música y muy buena, como la que os dejo aquí y ahora.


sábado, 12 de julio de 2008

La vida es el ahora

Photobucket


La vida es el ahora,
No los ayeres perdidos,
Ni los ayeres muertos,
Menos aún, los mañana no nacidos..!!
Necesitamos ser amados,
Necesitamos paraísos,
Necesitamos a nuestros sueños soltarlos,
Y al amor.., darle permiso…!!
Hoy dejo este impulso registrado,
No quiero arrepentirme, ni olvidarlo;
Y de cierta timidez, uno tiene la certeza,
Que no triunfa, quien al menos no ha luchado..!!


Antonio Gagliarducci


Discover Wim Mertens!

lunes, 7 de julio de 2008

Fashion Victims

Enfrentarse a una pantalla en blanco es duro. La ves ahí, tan virgen, que se te corta cualquier brote de inspiración que puedas tener.

Ciertamente habré caído infinidad de veces en aquello de escribir por el mero hecho de que el intervalo de tiempo no sea tan espaciado, pero la fase en la que las inocuas palabras salen a borbotones ha pillado las de villadiego y parece no querer volver.

Podría decir que la ola de calor ha secado mis neuronas, o al menos la parte de ellas que domina la escritura, porque el resto están como siempre, ocupadas en menesteres varios, pero no sería verdad, y si empiezo a mentirle a una página incólume mal vamos. La realidad es que no encuentro nada interesante sobre lo que opinar. Ahora mismo estoy más preocupada por si mi Euphorbia pulcherrima sobrevive al trasplante, lo cual marcaría un hito en la historia de mis plantas o porque acaben ya con las obras de mi nuevo piso, que a este paso puede parecer el trazado del ave hasta tierras francesas, que parece que sí, pero no.

Pero hay días en los que mi recorrido por blogs, fotologs y demás me permite leer comentarios jugosos, de los que dan pie para que te cebes en alguien, porque te dejan sorprendida y no precisamente de forma agradable. Hoy arrancaban los Sanfermines y precisamente a raíz de esta festividad el amigo de una amiga ha escrito sobre ello. Mi amiga opina que no le gustan los encierros y él le responde, cito literalmente: "no los soportas xq eres catalana. estupdez o no, es tradicion, lo que mas abunda en España! y es algo que no podemos permitirnos perder! es como sacar un monumento de una ciudad! "

Al leer su respuesta me han asaltado multitud de dudas existenciales, tales como qué tendrá que ver ser catalana, gallega o guanche para que te guste o no una fiesta, porque yo soy catalana y no me disgusta ver como corren delante de los novillos, aunque reconozco que mi diversión viene dada por ver a cuantos pilla el toro. En todo caso, si a alguien no le gustan este tipo de fiestas será por la dignidad de los pobres animales y no por nacionalidad de ningún tipo. O me están diciendo que los catalanes somos más sensibles a las torturas por aquello de la psicológica a la que nos tienen sometidos? cuidado con lo que dices...

tortura toro

Otra duda me corroe respecto a las tradiciones y a la defensa a ultranza que se hace de ellas. Querido amigo, siglos ha, una de las más rancias tradiciones era el derecho de pernada, menos mal que no todo el mundo opinaba de forma tan arcaica y fue derogada. Tradiciones hay muchas y no todas pueden considerarse sostenibles ni perdurables. Cualquier forma de tortura y/o humillación de un animal no es algo de lo que sentirse orgullosos, por tradicional que sea. Desde cuando la apología de la violencia es digna de perpetuamiento histórico? Si es por eso, la esclavitud y la ablación también lo serían, no? Son tradiciones altamente arraigadas en algunos países y, en cambio, bien que ponemos el grito en el cielo. Que un grupo de sádicos torture a un animal mientras otro grupo de sádicos disfruta con el espectáculo me parece deplorable. Pero claro, son animales, no personas, y no deben gozar de los mismos derechos, o eso piensan muchos.

Y como los toros, nutrias, visones, focas, delfines, ballenas, osos polares, zorros, gansos, ciervos, perros, gatos... sigo? probad a imaginaros lo que sentiríais si os desollaran vivos para que alguien luciera modelito.

Bonito abrigo, verdad? Lástima que se hayan tenido que matar más de 20 gatos para confeccionarlo.

20 gatos

La cruda realidad sobre las pieles.

el resto de tu abrigo 2

el resto de tu abrigo 3


Photobucket

Quizá va siendo hora de concienciarse?

matanza focas

Después de ver algunos vídeos, creo que se han terminado para siempre las croquetas, las albóndigas y las hamburguesas del Mcdonald's.

jueves, 3 de julio de 2008

Awakenings

Photobucket

Hubo un tiempo en el cualquier batalla se convertía en un reto. Nunca daba una por perdida, aunque de antemano lo estuviera. El tiempo de las escaramuzas pasó.

Hubo un tiempo en el que callar era un atentado contra férreos principios amparados en magnas creencias. Hoy callo y me desdibujo, porque no hay nada que me motive a hablar.

Hubo un tiempo en que desnudaba cerebro y corazón delante de quien quisiera escuchar. Hoy me cubro con ropajes pesados y oscuros para no ser blanco fácil.

Photobucket

Este cansancio insidioso se instala hasta el alma, inundándolo todo, dejando el interior repleto de nada.

Somos tristemente prescindibles y, para quien no quiera verlo, profetizo que ya le enseñará la vida con sus duros golpes.

Discover Prince!