sábado, 30 de mayo de 2009

The Big Circus



El 27º Salón Internacional del Cómic estaba mayoritariamente lleno de adolescentes histéricas que me habrán dejado con una atrofia crónica de tímpanos, de gente que todavía no se ha enterado de que de momento no hay restricciones de agua por la sequía y pueden utilizar sin miedo el agua y el jabón y de esperpentos disfrazados que creen que deben ser muy fashion cuando lo que debería decirles alguien con sentido común es que lo que realmente son es ridículos.

Supongo que haber cambiado la fecha no variaría en nada estas apreciaciones. Lo que sí ha modificado el haber ido hoy en lugar del lunes es el hecho de que le he perdido cualquier tipo de respeto a una ilustre "ilustradora".

Victoria Francés tenía prevista la firma de libros en el stand de Norma Cómics a las 10:30 de esta mañana. Con unos minutos de retraso se aposentaba en la silla que le había sido adjudicada, mientras la cola iba creciendo cada vez más.

Nosotros, que llevábamos en la misma media hora (desde que han abierto las puertas), teníamos en ese momento a unas 15 personas delante. Con una inocencia digna de una virgen vestal hemos pensado que en media hora más tendríamos el libro firmado y podríamos aprovechar para visitar el resto de stands sin las normales aglomeraciones que a servidora tan poco le gustan y que le hacen desear una masacre generalizada (y para eso nos hemos levantado temprano).

Pues iba a ser que no. A la hora de no movernos del mismo medio metro cuadrado hemos empezado a preguntárnos qué demonios estaba pasando. Los devotos que iban delante nuestro nos han sacado de la santa ignorancia en la que estábamos inmersos: La señora Francés, que hoy venía inspirada y dispuestísima a hacer las delicias de sus seguidores se ha dedicado, con toda la parsimonia de la que es capaz, a hacer dibujitos en las dos primeras páginas de cada libro. Con un promedio de 15' por libro, ya os podéis imaginar el resultado (y eso que se ha negado a firmar (solo firmar) a gente que llevaba tanto rato como nosotros esperando porque no se habían dejado los dineros en sus libros y solo portaban una hoja en blanco, con lo que hemos avanzado un par de puestos).

A las 12:30 se ha dado por satisfecha. Todavía teníamos a dos personas delante y muchísimas más detrás. Una de las agentes de Norma Cómics nos ha informado de que recogería 20 libros para que Victoria los firmara y que podíamos acercarnos a buscarlos antes de las 14h. Ante ese anuncio la batalla que ha empezado por ser uno de los 20 elegidos ha sido tremenda. Todos querían colarse, con el enfado natural de los que llevábamos tanto rato a pie parado y que solo permitiríamos que nos pasaran por delante si no nos convertían primero en cadáveres.

Por supuesto que lo hemos conseguido. Le he dejado el libro, el nombre al cual quería que fuera dedicado y nos hemos dispuesto a intentar ver algo del resto del salón, ya que a esas horas la afluencia era masiva.

Unos cuantos gruñidos y bufidos después, sin poder meter la nariz en muchos de los stands debido a la inmensa cantidad de energúmenos maleducados con mochilas cargadas hasta los topes que no miran a quién le arrean cuando se giran, hemos vuelto al box de Norma Cómics a preguntar si ya estaban los libros firmados. Nos dicen que todavía no. Yo ya estaba saturada y agobiada de deambular entre frikis y hemos salido fuera a respirar (y a fumar). En ésas estábamos cuando aparece la doña acompañada de su séquito, todo sonrisas y abrazos. Y la muy jodida, después del baño de multitudes, se aleja por la avenida Maria Cristina, en dirección a la Plaza de España.

Hemos esperado hasta las 13:50, aunque ya sabíamos lo que iba a suceder, pero por intentarlo que no fuera. Me acerco de nuevo al stand, y ante mi estupor me dicen que vuelva por la tarde, que Victoria se ha ido a comer y ha dejado los libros sin firmar. Por unos segundos me he sentido como si estuviera en un estamento oficial, delante de un funcionario cualquiera y su frase más manida: -vuelva usted mañana-. Quizá para Victoria nuestro tiempo no signifique nada, pero para mi, el mío es tan valioso como para ella el suyo. Y ni teníamos tiempo, y mucho menos ganas, de esperar a que le diera la real gana de volver de su ágape, que también teníamos hambre y planes tan importantes como llenar la nevera.

Si esa señora se hubiera dedicado únicamente a firmar en lugar de hacer el pamplinas, posiblemente todos los que estábamos en la cola habríamos salido de allí satisfechos, con nuestro ejemplar rubricado y tan felices como unas castañuelas. No niego que los que han tenido el privilegio de contar con un dibujo personalizado deben estar en la gloria, pero qué queréis que os diga, para mi ha sido un claro ejemplo de desconsideración, falta de respeto y de educación hacia la multitud que se apiñaba esperando y que se han quedado compuestos, con unos cuantos euros menos y sin su ansiada dedicatoria .

Supongo que los más incondicionales habrán vuelto por la tarde, unos a recoger el libro con la firma, y otros a volver a la cola con la esperanza de conseguir el tan preciado boceto. No lo sé. Lo que es yo, os aseguro que nunca voy a comprar nada suyo.

Ah, que no había quedado claro? El libro no era para mí. Ni siquiera es una de mis ilustradoras favoritas.


Photobucket

Por si todavía queda algún despistado, éste dibujo es de Luis Royo.

viernes, 29 de mayo de 2009

Attack Force



Barcelona parecía un pueblo fantasma. Pocos transeuntes, mayoritariamente mujeres y extranjeros a los que les debía dar lo mismo que se jugara a fútbol.

La ciudad entera se paralizó. Creo que incluso los controladores tenían a los aviones dando vueltas en el espacio aéreo hasta que finalizara el partido.

Y nuestro equipo ganó.

Se desató la euforia. Canaletas, una vez más, se convirtió en punto de encuentro de los fervientes seguidores (y sufridores); coches pitando, fuegos artificiales y miles de descorches de botellas de cava (haciendo país, como debe ser).

A la mañana siguiente se acusaba la resaca, tanto de alcohol como de sueño; la mayor parte de las tertulias versaba sobre el mismo tema.

Ese es el poder del fútbol.

En épocas de crisis como la que estamos pasando la gente tiende a aferrarse a algo, lo que sea, para hacer más llevaderos los problemas. Unos se decantarán por la religión, otros por despotricar contra los gobiernos y bancos. Y el balompié parece ser un buen catalizador de emociones.

Pero que nuestros colores consigan el triplete no nos va a dar de comer ni nos pagará la hipoteca. Es más, os habéis parado a pensar que, con la millonada que ganan estos señores de por sí, más las primas que reciben por ganar competiciones importantes, sumado a los beneficios por contratos publicitarios, podría sacar al país entero (y algún otro posiblemente) de la crisis que padecemos?

Supuestamente, ellos se divierten con su "trabajo". No salvan vidas, ni construyen casas, ni inventan artefactos que nos hagan más cómoda la existencia. No tienen más responsabilidad que intentar meter un balón en una portería. No se dejan los cuernos cada día; en cambio, cobran más por un solo partido de lo que cualquiera de nosotros ganaremos en toda nuestra carrera laboral. Es justo? Es necesario?

Ciertamente, creo que no.


Photobucket

martes, 26 de mayo de 2009

Circle of friends



Hace poco un amigo se preguntaba qué había hecho él en la vida para no tener eso, amigos. La respuesta era obvia y así se lo hice saber: su falta de criterio a la hora de escogerlos.

Nunca le estaré lo suficientemente agradecida al mío (de criterio) por las elecciones que he ido realizando a lo largo de los años. Y a ellos (a mis amigos) también, por supuesto.

Podremos no estar de acuerdo en muchas cosas, no entenderán/entenderé algunos de mis/sus actos o decisiones, discutiremos y/o nos diremos cosas que no me/les gustará escuchar. Pero siempre, siempre están ahí cuando les necesito.

Aka, Blanca, Cristina, David, Eva, Jordi, Laura, Mar, Marc, Maria y Ra forman parte desde hace (algunos muchos) años de mi selecto y escogido grupo de amigos. Hay más; unos han vuelto al cabo de un tiempo y otros prefieren quedar en el anonimato. Aunque no los nombre, sabrán darse por aludidos, verdad que si?.

Todos ellos especiales, diferentes, con su personal y maravillosa idiosincrasia. Con sus puntos de vista afines o contrarios. Luchadores y supervivientes. Dicotómicos.

Aficiones, ideología, filosofía de vida, experiencias, borracheras, llantos, risas, felicidad, sueños, venganzas, alegrías, sinsabores y sentido del humor. Con unos mucho, con otros solo algunas de ellas, pero compartiendo. La pena se diluye y la alegría se multiplica cuando les hago partícipes.

Y me siento afortunada por el hecho de que quieran serlo (amigos) y sigan siéndolo con el devenir de los años.


Photobucket

domingo, 24 de mayo de 2009

Father's Day



Si cometo un parricidio, me lo tendréis en cuenta? dejaréis de quererme?

Mi progenitor se va a Roma a ver la final de la Champions.

Hasta aquí todo bien.

Los problemas empiezan cuando me dice que tiene que pasar una noche allí y le busque un lugar para dormir, a poder ser que no sea al amparo de ninguna ruina, que ya me ve las malas intenciones...

Le encuentro un B&B céntrico y baratito para pernoctar y que así pueda dedicar el día siguiente, ya sea eufórico o de mala gaita (cuánto poder tiene el fútbol) a visitar la ciudad eterna. Efectúo la reserva, mando un mail a la dirección del B&B para notificarles que la entrada será dependiendo de la hora que acabe el partido (tienen hora máxima de entrada) y, con el orgullo del trabajo bien hecho me voy a dormir la mar de tranquila.

El martes al mediodía me dice que hay cambios, que la agencia de viajes le ha comunicado que no hay plazas (cuando antes había) en el barco en el cual tenía que viajar y que le han metido en otro barco que sale un día antes, por lo que me pide que cambie la reserva, que en lugar de una noche, serán dos.

Vale, no pasa nada. Envío otro mail al B&B diciéndoles que, si no hay inconveniente, reserven también la noche anterior, que llega un día antes. Ellos, la mar de educados, me contestan que sin problemas.

Pienso: ahora sí, ya está todo solucionado.

Pues no. Vuelve a llamarme por la noche para informarme de que la vuelta en barco será tal y como acabe el partido, con lo que solo necesita la noche antes. Ya os podéis ir imaginando cómo estaba yo llegados a este punto, no?

Otro mail hacia Italia anunciando cambios. Por un momento me sentí el ángel de la anunciación. Aunque no esperaba que me recibieran con la alfombra puesta...

Realmente son una gente paciente, muchísimo más que yo. No tenían claro si al final eran dos noches o solo una o se iba a quedar para las uvas, pero después de un breve intercambio de mails, conseguimos entendernos.

Por descontado, ya os imagináis lo que pasó el miércoles al mediodía, verdad?

De vuelta al inicio. Ante la gran demanda de viajes a Roma, la naviera ha puesto otro barco con el mismo horario que en el que tenía que embarcar al principio y la agencia, considerando que era lo que había pedido inicialmente, ha vuelto a cambiar el pasaje.

Cuando recibí la llamada paterna, sobre las 14h, la histeria hizo su aparición. Improperios aparte le hubiera incrustado contra la pared si hubiese estado de cuerpo presente (a él o a quien tuviera más a mano).

Esta vez, los del B&B tardaron más en responderme. Supongo que estarían pensando en si aceptar el enésimo cambio, mandarme a la competencia para que los mareara un rato, anular la reserva y educadamente y con todo respeto, enviarme a tomar viento fresco o preguntarme si saldrían en algún programa cómico de esos en los que le toman el pelo a la gente. Gracias al cielo, ganó el espíritu de negocio.

Con tanto mail de ida y vuelta entre la dirección del B&B y una servidora, estoy por pedirles que me agreguen como amiga en el feisbuc!

Si no hay más imprevistos ni ponderables pasará en Roma la noche del 27 y el día 28, así que mantenéos atentos a las noticias internacionales, porque capaz es de protagonizar algún altercado y salir en los telediarios.

Mientras no tenga que repatriarle...


Photobucket

martes, 19 de mayo de 2009

The good son



Imagináos una pareja divorciada con un único hijo al que le llueven ofertas publicitarias por lo fotogénico que es.

La madre intenta que la criatura tenga unas pautas y unos horarios, que lleve una vida más o menos "normal". Estudia con mucho cuidado los anuncios que le ofrecen protagonizar a su hijo porque es consciente de que para moverse en esos ámbitos es necesario vivir con los pies enterrados en el cemento, es un mundo duro y despiadado. No quiere que su hijo sea engullido por la vorágine, la misma que lo escupirá como un despojo cuando ya no le sea útil. Se esfuerza por compaginar trabajo y labores domésticas sin descuidar por ello las actividades infantiles, además de compartir las funciones de "agente" del niño.

El padre, mucho menos dado a conciliar tantas cosas, porque según qué actividades ya se encarga la madre de que se lleven a cabo y han acabado por convertirse en obligaciones de competencia materna, consiente a la criatura mientras le llena la cabeza de fantásticas ideas sobre protagonizar series televisivas, el salto a la gran pantalla y la alfombra roja de Hollywood. No es que no quiera a su hijo, pero se interesa más por los dividendos que le puede reportar una fama que piensa hacer suya y que le ayudará a pagar la hipoteca.

El niño, que aún es demasiado pequeño para darse cuenta de lo dañino y perjudicial que puede llegar a ser alimentarse únicamente de quimeras y espejismos, solo piensa en los autógrafos que va a firmar cuando sea famoso y en comprarse todos los juguetes que ve anunciados en televisión, sin entender que, lo que hoy está de moda, mañana caerá en el olvido. Tampoco considera si tiene o no habilidades para saltar del papel couché a la pantalla, está convencido de ello porque así se lo han hecho creer.

Adora a su padre y ve a su madre como la malvada madrastra que frena sus aspiraciones.

La sacrificada madre, viendo que todos sus esfuerzos caen en saco roto, acaba por ser un mero asistente más del espectáculo circense, y aunque en su bolso no faltarán pañuelos de papel para enjugar las lágrimas, tiritas para restañar las heridas y bonitas palabras de consuelo para su retoño, sabe que no dispone de red para amortiguar la caída, y que algunos golpes causan traumatismos que no se curan con facilidad. Pero seguirá ahí porque, a pesar de todo, sabe que el niño necesita un punto de anclaje a la realidad, será ella a quien le toque pasar las noches en vela y, en definitiva, porque es su hijo y le quiere más que a su propia vida.

Ups, no soy madre ni abnegada...

Photobucket

sábado, 16 de mayo de 2009

El ángel exterminador



El feisbuc no solo es peligroso porque tu intimidad pase a ser de dominio público, sino que además permite que subnormales profundas campen por sus respetos mostrando lo vulgares y zafias que son.

El estado de alguien: todo el que se va, acaba volviendo (o algo aproximado). Y a mi me dan ganas de escribirle (pero no puedo porque no la tengo agregada ni ganas): Imbécil. Nada de lo que se va vuelve. Acaso los muertos regresan? Y si lo hicieran, no quieras saber lo desagradable que te resultaría verlos, gilipuertas.

Entre faltas ortográficas, pobre composición de frases y enunciados idiotas, vamos listos.

Esta noche he tenido sueños extraños.Imagináos lo raritos que eran que hasta recuerdo que aparecía mi ex marido... También había una camada de gatitos, aunque eso no me ha parecido peculiar, supongo que lo anormal, después de mi reciente pérdida sería no pensar en animales.

También estrellé mi último vaso de wisky contra el suelo. No se me cayó de las manos, no. Lo estampé con toda la mala ostia que poseo. Me quedé de un descansado... Pero es que, vaya semanita! El trabajo, lo personal... solo me faltaba la guinda del pastel. Oh si! otra vez el egoísmo ajeno y el "yo quiero". Yo quiero hacer esto, por lo tanto, tú tienes que hacerlo. A mi me va perfecto ahora y no otro día. No hagas esto o aquello (o haz aquello y lo otro) porque yo estoy en posesión de la verdad absoluta y no te va a ir bien si no sigues mis decretos. No se cansarán nunca de tanto "yo", "yo", "yo"? Se perdieron el resto de la clase de pronombres personales? Con lo bonito que queda el "nosotros", incluso el "tú , aunque sea solo de vez en cuando y para quedar bien. El día que dejen de mirarse el ombligo creerán que se han quedado ciegos porque no sabrán mirar más allá. Y ya sabéis lo poquísimo que me gusta que interfieran en mi vida, verdad? Para que le confiera poderes a segundas o terceras personas y que éstas tengan el control de mis días o noches no haría falta un notario, sino una camisa de fuerza. Para mandar, decretar y ordenar ya estoy "yo", do you understand?

Si no me entienden, seguro que son de ciencias...

Photobucket

viernes, 8 de mayo de 2009

The Devil's Advocate



El, por la defensa.
Yo, por la fiscalía.

El diablo me mandó a uno de sus jurisconsultos para que programara una conciliación. Además de mantenerme despierta hasta las dos de la madrugada, fue un debate extenuante y despiadado.

Lo que el diablo no sabe es que ese letrado no acabó la carrera, y claro, si no tienes experiencia en los juzgados, las condiciones que pactes igual no son las más ventajosas para tu defendido; además, es lo que pasa cuando las pruebas que presentó la fiscalía fueron contundentes y la defensa tuvo que echar mano de todas las triquiñuelas típicas de leguleyos para que el veredicto mudara de pena de muerte a cadena perpetua. Los alegatos finales, vehementes y a la desesperada.

No sé si el señor de las tinieblas estará muy de acuerdo cuando sepa todas las claúsulas que se avino a estipular en su nombre el mediador, porque además son innegociables.

1.- Asesoramiento profesional con justificantes de asistencia.
2.- Migración al Purgatorio.
3.- Máster de empatía y descenso de egocentrismo.
4.- Postgrado de arrepentimiento.
5.- Formación continua en focalización y asunción de metas.
6.- Máster en comunicación y diálogo.

Estos puntos tienen subclaúsulas, y las subclaúsulas otras tantas más hasta llegar a 666.

Por supuestísimo, rubricado con sangre.

La fiscalía se reservó el derecho a modificar o añadir dichas condiciones a conveniencia.

Dura negociación, con la seguridad de que Lucifer nunca se avendrá ni a firmar ni a mantener lo que otro, en ardiente defensa, convencido de que puede llegar a mejorar, se atrevió a acordar.

Photobucket

... Aunque, como me recuerda Blanca, ya han hecho Misión Imposible I, II y III...

jueves, 7 de mayo de 2009

The lost weekend

Escuchad la música, que merece la pena.



Le cojo prestada una frase a Ra: Nena, Port Aventura a tu lado es un parque infantil de parvulario!

Mi dilatada y azarosa trayectoria sentimental está plagada de patologías. Mías no, suyas. O puede que también tenga una, la de escoger siempre a quien menos me conviene. Creo que me impondré hacer terapia. No para no cometer el mismo error, que las rebajas y los saldos ni siquiera aparecerán en agosto, sino para entender de donde viene mi apabullante falta de criterio.

Los hombres nos aman a "su" manera y, generalmente, "esa" manera no suele ser la que nos gustaría.

Os acordáis del anuncio: "Ell mai no ho faria"? Me siento por completo identificada. No, no me considero un perro (aunque mis "mordiscos" pueden ser dolorosos), pero a mí no se me ocurriría mentir ni engañar, como tampoco se me pasaría por la cabeza decirle a la persona que estuviera conmigo que mi vida no tiene sentido porque, cómo se toma uno que le digan algo así? Con un ataque de amor propio, por supuesto, y haciéndole las maletas. Si tan poco te valoran, mejor que se vayan con viento fresco, y si por casualidad acaban encontrando rumbo y discernimiento (y sabe dios que algunos andan muy faltos de él), lo hallen lo más alejado posible de tu vera que, para neurosis, suficiente hay con la propia, y además tiene el detalle de ser original careciendo de pautas.

Vivir así no es que sea un sinvivir, es que es más agotador que ser seguidor del Barça y tener que sufrir hasta los minutos de descuento! Ya sabéis, mi sentido del humor, que hace mofa, befa y escarnio de todo cuanto hay sobre la capa de la tierra, servidora incluída, me permite tomarme las cosas con ánimo dicharachero y mala leche concentrada.

Lo malo es que vuelvo a mis malos hábitos nocturnos, ains... y yo que me había acostumbrado a irme a la cama temprano...


Photobucket

martes, 5 de mayo de 2009

Sonó la melodía que daba entrada a los mensajes. Lo abrió.

-Te mereces algo mejor- rezaba el texto.

Y ella sonrió porque no podía estar más de acuerdo.

lunes, 4 de mayo de 2009

Any Given Sunday



Las hormigas aparecen y desaparecen. Como si me leyeran el pensamiento. En cuanto decido que tengo que asesinarlas a todas, ponen patas en polvorosa y es como si nunca hubieran hecho acto de presencia.

El otro día leí una noticia de aquellas que, sin tener la más mínima importancia, hacen que sigas pensando que ésta sociedad es hipócrita y farisea.

Salía en el 20', aunque supongo que también aparecería en algún que otro periódico: Un ex etarra, instructor de tiro olímpico, árbitro en un torneo para policías y militares. Las declaraciones de dos de los participantes en el torneo, lamentando tener a "ese individuo como árbitro" me dejaron perpleja. Si, de acuerdo, un ex etarra, pero a fin de cuentas, cumplió su pena en la cárcel y se ha reinsertado. Preferirían acaso verle barriendo las calles? sería eso más adecuado según su criterio? Para obtener el permiso de armas, necesitas un certificado de penales; quién lo concede? nuestros amigos de la benemérita. Quizá los que se quejan porque un ex etarra ejerza de profesor de tiro y de juez en concursos de este tipo, deberían pedir que cambien la ley y que no se otorgue dicho permiso a ningún ex convicto. Sería más lógico? más justo?

A dios pongo por testigo que nunca volveré a quedarme sin butano! Por suerte, tengo unos vecinos más que amables y me prestaron una bombona para que pudiera cocinar y ducharme la noche del jueves. El viernes nos tocó pegarnos la pateada hasta la gasolinera y el sábado me solucionó la papeleta María, que convirtió a Silver por unos minutos en el camión de Repsol. Ayer, los de la puerta de al lado me regalaron otro envase vacío para que siempre tenga reservas. Por qué será que siempre se acaba el puñetero cuando estás a medio duchar o con la olla en el fuego? Tengo que convencer a mi casero para que me instalen el gas natural...

El sábado por la noche no vi el partido, pero daba lo mismo, escuchaba los gritos y petardos de la comunidad. Algún seguidor blanco también celebró los goles del equipo merengue, pero menos. A mi no quisieron felicitarme por la victoria del Barça, tienen mal perder...

Photobucket

Este fin de semana todo salía al revés. El domingo nos recorrimos Calella y Pineda en busca de una pulsera que no hubo forma de conseguir, y eso que el año pasado las tiendas de souvenirs estaban plagadas de ellas. Después se arregló el día con la sesión de cine. Huck Jackman siempre es una apuesta segura, aunque la película sea "Lobezno. Los inicios". De vuelta a casa, sesión maratoniana de X-Men en un dvd que cada vez se vuelve más y más pijo. Podéis creeros que no había visto la primera entrega? Soy un completo desastre!

Lo acontecido desde el lunes, merece post aparte.