lunes, 31 de agosto de 2009

Ikuru





32,3 son los kilómetros necesarios para despertar de la irrealidad en la que te hallabas sumergido, comprobar que estás en la azotea de un rascacielos, con los dos pies fuera de la barandilla y que debajo no te espera una dotación de bomberos con la red salvavidas. Eso y que con la más pusilánime de las actitudes, huyan de una.

Why can't we talk it over?
What have I got to do to be heard?

Ver como la persona que hasta ese momento pensabas que formaría para siempre parte de tu vida intenta escabullirse de tu presencia y encima tiene la desfachatez de negar la evidencia, te provoca una amalgama de sensaciones como estupor, conmiseración e hilaridad, en una especie de minestrone pero, por encima de todo ello, flotando como los tropezones de pan, queda el sentimiento de vergüenza ajena. Bochorno al contemplar la poca capacidad para enfrentarse a las situaciones, el no saber afrontar la vida tal y como viene.

What do I say when it's all over?

La antítesis del amor no son el odio ni la indiferencia. Lo que lo mata son la lástima y el desprecio; porque si despreciamos a alguien, si lo compadecemos, nunca más vamos a poder albergar otro sentimiento positivo.

What have I got to do?

Ha llegado la hora de ponerle punto y final a tanto sinsentido esperpéntico. Andar paso a paso hacia lo concreto, en lugar de dejarme llevar por abstracciones y sueños grotescos pertenecientes a una nada que todo lo devora, que se nutre de energía y dicha para devolver pesimismo, miedo y apatía. Se acabó dejarme absorber por un pozo sin fondo de alienación, por la insania de quien no es apto para deleitarse con los pequeños placeres, por una enajenación que casi me ha llevado a las cimas de la desesperación.

Enfundarse la coraza,
levantar muros
no buscar entre las sombras
disipar recuerdos
matar emociones
tragarse las palabras
reír sin ganas
imponerse leyes
quebrantar sentidos
quemar las naves...

Disonancias de una Lamia


Photobucket

miércoles, 26 de agosto de 2009

Deception



La canción más escuchada en el reino unido con diferencia. Y es un ejercicio surrealista como pocos.

Para alguien tan acostumbrado a racionalizarlo todo, a intentar desentrañar los cómo y los porqué, a mirar las cosas desde diversas perspectivas, sin dejar que la ofuscación nuble la inteligencia, estar a merced de los sentimientos es un fastidio.

Hay personas que son un bluff. A la que escarbas un poco, desprenden tufillo a podredumbre. Huecas, vacías, como las olivas sin hueso. Lo que reluce solo es latón pulimentado, por dentro son sacos de gusanos.

Hoy me siento como deben quedarse las víctimas de un desfalco: confusa, timada, desencantada. Crees haber encontrado la wand of wonder y cuando la tienes en las manos se transforma en una hidra de 9 cabezas pretendiendo arrancarte la piel con todas y cada una de ellas.

Brètol, apodado Engendro de Satanás, apoltronado encima de mi hombro observa como cae una lluvia caliente, lenta y espesa

Deseamos el Caos pero tememos sus revelaciones.

Los dedos manchados
por el olor del sexo
vuélvense custodios
itinerantes de tu piel
Remolinos salobres
acre y sirope
velos tornasolados
desvelándose
misterios de cera
frágil colmena
ensortijado manjar
aguijón sediento
de oscuras cavernas
acomete violento
anhelando expirar
en el clímax inmerso
aulla rabioso
oraciones y calumnias
herejías y metáforas

Disonancias de una Lamia

Photobucket

lunes, 24 de agosto de 2009

The Claim




And in this crazy life, and through these crazy times
It's you, it's you, You make me sing.
You're every line, you're every word, you're everything.

(Y en esta loca vida, a través de este loco tiempo,
eres tu quien me hace cantar
estás en cada línea, en cada palabra, estás en todo)

Y me volví a quedar sin helado...

Cada vez que salgo a la busca y captura de un helado pasa algo que no permite que se cumpla el objetivo. Ayer probé los moji-caipi-ligth. Y también los moji-caipi-anisados. El agua con gas brillaba por su ausencia, se habían dejado la hierbabuena, el azucar era refinado, en fin, que se parecía a un mojito tanto como yo a Angelina Jolie. El segundo siguió la misma tónica, pero esta vez le añadieron algo con gusto a anís, con lo poco que me gusta! Compensaba la poca maestría de los camareros a la hora de confeccionar el mojito el hecho de estar con los pies hundidos en la arena, escuchando a Michel Bublé, Norah Jones, contemplando las estrellas...

Y los cientos de luces pertenecientes a los aviones que surcaban el cielo.

Caleidoscopio. Una palabra se pasó todo el día rondando por mi mente sin decidirse a salir. Y hoy no tengo nada que decir sobre ella. Las ideas que se relacionaban con ese objeto han desaparecido disipadas en otros pensamientos.

El jueves me hicieron pasar un mal rato. Tuve que ver a alguien de mi familia a quien todavía me duele ver. Debido a esa situación, mi malhumor aumentó hasta proporciones dantescas y se lo hice pagar a una persona a la que quiero, pero que tiene la tremenda facultad de sacarme de mis casillas fácilmente, diciéndole cosas que realmente no pensaba. Parece que últimamente solo se me da bien hacer mal las cosas.

Hay días en que, si me mordiera la lengua, estaría más mona.


Photobucket

sábado, 22 de agosto de 2009

La Vérité



La verdad es inclemente, la verdad es perturbadora y en la mayoría de los casos, dolorosa. Decimos que queremos saber la verdad pero, es cierto? La verdad es lacerante, en el fondo no queremos saberla, sobre todo cuando tenemos la seguridad de que va a tocarnos de cerca. A veces decimos la verdad porque es lo único que podemos brindar. Otras porque necesitamos escucharla en voz alta para ser conscientes de ella, a veces la expresamos porque no podemos más y en ocasiones porque sentimos que se lo debemos a alguien.

No es cierto que la gente quiera saber la verdad. Aunque sea "nuestra" verdad y pueda no coincidir con otras verdades. Que a veces es preferible callarse y no decir la verdad de lo que piensas? quizá, no digo que no, pero en mi actual estado, pedirme diplomacia es como pedirle a un troll que decore su cueva de color rosa y además cultive flores.

La sinceridad más absoluta puede reportarnos algunos quebraderos de cabeza. Desde perder amigos hasta que la persona que cinco minutos antes te estaba diciendo que pretende casarse contigo no quiera volver a saber nada más de ti. Son riesgos que debemos estar dispuestos a correr por esgrimir la verdad.

Yo suelo expresar "mi" verdad. O mis creencias. No son un dogma, no están en ningún libro. Son, simplemente. Mis opiniones, mis verdades, mis sentimientos acerca de algo o de alguien. Y pueden variar. O puedo mantenerme firme como el peñón de Gibraltar por muchos monos que habiten en él.

No nos gusta que nos digan las verdades. Menos aún si no son las que queremos oír. Lastiman y nos vuelven irascibles. En la mayoría de los casos, contraatacamos sin piedad para contrarrestar el dolor que nos provocan. Hay gente para la que el sentido de la verdad está tan distorsionado que jamás aceptarán una que venga de boca ajena. Solo ven la suya, sin entender que existe un infinito número de verdades, una para cada uno de nosotros.

Perspectivas diversas. Prismas distintos. Criterios desiguales.

Ni verdad absoluta ni razón pura.


Photobucket

miércoles, 19 de agosto de 2009

Woman on the beach



Esta mañana he estado en una playa paradisiaca. Que a unos escasos 60 kms de Barcelona exista algo así parece increíble, verdad? pues es cierto. Agua cristalina, arena blanca y, lo que es mejor, nadie en muchos metros a la redonda. A las 9:30' estaba completamente sola; diréis -normal, quién va a estar a esas horas en la playa, con lo bien que se está durmiendo a pierna suelta?- pero es que a las 12 del mediodía seguía casi, casi, igual. En unos 50mts tampoco tenía a nadie incordiando. Eso es paz y lo demás, tonterías.

Aquí la vida vacacional consiste básicamente en no hacer demasiado. El calor aprieta y moverse significa sudar. No conozco a nadie al que le guste sudar. Levantarse, desayunar, playa o piscina, comer, siesta, interminables partidas de dominó, cena, algo de tele, leer y dormir. Todos los días más o menos igual. Por supuesto, podría llegar a ser mortalmente aburrido, pero para unos pocos días, no hacer nada es un respiro. Ni siquiera pensar. Bueno, eso ya es pedir demasiado...


Porque sigo pensando. Pienso en egoísmos que siguen latentes, en superficialidades, en manipulaciones. Pienso en mentiras. Pienso en abandonos reales o ficticios. Pienso en situaciones que cada vez me gustan menos. Pienso en pasado y en presente, pero sobretodo, pienso en futuro. Un futuro que no me apetece contemplar tal y como se presenta. Pienso en cambiarlo. En cómo darle la vuelta como si fuera un calcetín. Pienso en una película que vi hace poco "Up" y lo que lloré durante la primera media hora. Que cómo se puede llorar con una película de animación supuestamente cómica? Se puede, os lo aseguro. Si no tenéis lo que tienen los protagonistas de la historia, si es lo que os gustaría tener, lloraréis. Lleváos la provisión de cleenex. Esa -no perfección- esa simpleza de una felicidad aterradora, es lo mejor. Por descontado, habrá quien no se entere de qué va la película, o creerán que lo que disfrutan supera con creces el estado que alcanzan los protagonistas; otros dirán que no tiene importancia. No nos engañemos: la tiene, aunque sea en el más recóndito rincón del pensamiento. Todo se acaba reduciendo a pensar.


Photobucket

La progresión geométrica

de diamantes de sal
transustanciándose
en pétalos dentados
raíces del árbol del mal
Noches caídas

ectoplasma volcado

pistolas de viento

disparando atardeceres

furiosos amaneceres
de órganos y sangre

intestinos perlados
de disgusto y hiel

recordaremos mañana?

biselamos cristales
con olvido

anhelantes aguardamos

el sonido
...
...y la palabra.


Disonancias de una Lamia

martes, 18 de agosto de 2009

Dni zatmeniya



Estar de vacaciones no significa necesariamente estar tranquilo.

Ser "madre" de nuevo te cambia los planes. Si, esos que tenía tan claros para la semana anterior, irme al camping, descansar, tomar el sol, leer, escribir... se fueron al garete al adoptar a Brètol, el nuevo miembro gatuno de la familia. No me arrepiento, el destino a veces decide por una, y la adaptación del enano tenía que ser completa, así que quedaron pospuestos.

Pero una letanía se repetía en mi cerebro -tengo que desaparecer, tengo que desaparecer... - porque he llegado a ese punto de inflexión en que, o salía de aquí o acabaría por cometer un homicidio sin más razón que el no gustarme el color de una camiseta o que me pidan algo sin el consiguiente "por favor".

Todo me sienta mal. Si me ignoran, me pongo furiosa; si me llaman, me agobio; mi estado anímico sigue pareciendo un péndulo, aunque cada vez son más las paradas en el apartado del enojo y la ira. Tanto que me descontrolo y me vuelvo peligrosa. En esos momentos, cuando me dejo dominar por la rabia, todo es de color rojo y yo soy un Miura al que no han anestesiado antes. Embisto a matar. Literalmente.

Así que sí, que me he ido, aunque mi plan de vacaciones haya variado y la paz tampoco sea la esperada.

Photobucket

Mariposas magnéticas
mueren empachadas
estrellando sus alas
contra la pared
Dudas vendidas
en mercados de esclavos
trémulas palabras
que ya no serán
Islas de espectros
moradores de lagos
máquinas errantes
de la soledad
Flores distantes
de colores amargos
de sabores brillantes
de fauces abiertas
Andares pausados
adioses sin nombres
horas caducas
infinito desdén

Disonancias de una Lamia

domingo, 16 de agosto de 2009

Unending Love

I seem to have loved you in numberless forms, numberless times...
In life after life, in age after age, forever.
My spellbound heart has made and remade the necklace of songs,
That you take as a gift, wear round your neck in your many forms,
In life after life, in age after age, forever.

Whenever I hear old chronicles of love, it's age old pain,
It's ancient tale of being apart or together.
As I stare on and on into the past, in the end you emerge,
Clad in the light of a pole-star, piercing the darkness of time.
You become an image of what is remembered forever.

You and I have floated here on the stream that brings from the fount.
At the heart of time, love of one for another.
We have played along side millions of lovers,
Shared in the same shy sweetness of meeting,
the distressful tears of farewell,
Old love but in shapes that renew and renew forever.

Today it is heaped at your feet, it has found its end in you
The love of all man's days both past and forever:
Universal joy, universal sorrow, universal life.
The memories of all loves merging with this one love of ours -
And the songs of every poet past and forever.

Rabindranath Tagore

lunes, 10 de agosto de 2009

Ormens väg på hälleberget



A veces los caminos conducen hacia la fama, la riqueza y el poder. A veces te llevan directamente a las entrañas de la desesperación. A veces están recubiertos de baldosas amarillas o mármol de travertino. A veces son grises y fríos como el acero. Sean arduos o un lecho de claveles, se cruzan y entrecruzan con otros. A veces discurren paralelos durante un tiempo y recorres una parte en compañía, pero también a veces divergen y te encuentras realizando el recorrido en soledad. A veces te cansas de tanto andar, haces alto en el camino y cuando te das cuenta ha pasado demasiado tiempo, la hierba ha crecido sobre el sendero y no encuentras las huellas de tus pasos. A veces te pierdes entre desvíos y laberintos y requiere un gran esfuerzo volver hacia atrás para retomar la ruta correcta . A veces coges un atajo que te lleva a un callejón sin salida. O directo a la cima. A veces mueres en el camino sin haber llegado a ninguna parte.

Sinuosos, de líneas rectas, de tierra, asfaltados, concurridos o desérticos. En algún punto, encontraremos una intersección y decidiremos qué camino tomar.

El mío aún está por decidir...

Photobucket

Soy tu
y sin embargo
no vivo en ti
las feroces epístolas
de aquellos días perdidos
permanecen en la pluma
con que firmas el talón
luciérnagas malditas
arrastran su silueta
discurren asesinas
mutilando la luz
Atrofia de pecados
en el averno urdidos
causas adoradas
por lunáticos del gas
perlas disipadas
en alcohol y ceniza
visten sin recato
las agujas del reloj

Disonancias de una Lamia

sábado, 8 de agosto de 2009

De una larga y amarga noche

Cuando vengo a despedirme, una sonrisa incrédula cruza tus ojos.
Me he despedido tantas veces, que siempre crees que he de volver;
y a decir verdad, yo también lo creo...
Porque los días de primavera siempre vuelven;
y la luna llena se despide y vuelve; y así lo hacen las flores a las ramas...
Si yo te digo adiós, ¿por qué no he de volver también?

Pero conserva por un momento la ilusión; ¡no la espantes con tanta rudeza!
Cuando te digo que me voy para siempre, créeme;
y que un velo de lágrimas ahonde tus ojos un instante.
Luego, cuando vuelva, ¡ríete de mí cuanto quieras!

viernes, 7 de agosto de 2009

Mi vida según Edgar Allan Poe

Elige tu escritor:
Edgar Allan Poe

1 ¿Masculino o femenino?
Annabel Lee

2 Descríbete:
El demonio de la perversidad

3 ¿Cómo te sientes?
Soneto del silencio

4 ¿Dónde vives actualmente?
El valle de la inquietud

5 ¿Si pudieras ir a cualquier otra parte, a dónde irías?
la ciudad en el mar

6 Tu medio favorito de transporte:
Espíritus de los muertos

7 Tus mejores amigos son:
El rey Peste

8 Tu color favorito es:
El gato negro

9 ¿Cómo está el clima?
a alguien en el paraíso

10 Tu momento favorito del día:
Estrella del anochecer

11 Si tu vida fuese un programa de televisión se llamaría:
El día más feliz, la hora más feliz

12 Tu regalo ideal de cumpleaños sería:
El cuervo

13 ¿Qué es la vida para ti?
un sueño dentro de un sueño

14 Cómo es tu relación:
el entierro prematuro

15 Tu miedo:
El escarabajo de oro

16 ¿Cuál es el mejor consejo que puedes dar?
Filosofía de la composición

17 Si pudieras elegir otro nombre, ¿cuál sería?
Berenice

18 Un pensamiento para hoy:
Solo

19 Cómo quisieras morir:
El barril de amontillado

20 El estado actual de tu alma:
Criptografía

21 Tu mayor secreto:
Sueños

22 Tu lema:
El hombre de la multitud

Nada de nada

Como siempre suele sucederme, llevaba días con un par de frases de una canción de Miguel Bosé pero no me acordaba del título. Mejor ésta que cuando me dió por recordar "con la pluma de una gallina y la tinta de un calamar" que para más jolgorio, cuando encontré la dichosa canción y puse el título en San Google, el primer enlace que apareció fue una versión de los Hermanos Calatrava (muy poco fiable pero altamente carcajeante).

En fin, que la letra podría haberla escrito yo en uno de mis arrebatos versiculares

La espuma del mar
Un grano de sal o de arena
Una hebra de pelo
Una mano sin dueño
Un instante de miedo
Una nota perdida
Una palabra vacia en un poema
Una luz de mañana
Así de pequeño soy yo
Nada de nada

Nada de tí
Nada de mí
Una brisa sin aire soy yo
Nada de nadie

Un copo de nieve
Una lluvia que llueve
Un pensamiento
Un abismo entreabierto
Una palabra callada
Un lo siento
Un paso sin huella
Soy un camino
Que no tiene destino
Una estrella apagada
Así de pequeño soy yo
Nada de nada

Un soplo de vida
Una verdad que es mentira
Un sol de invierno
Una hora en tu noche
El silencio de adioses
Un sin quererlo
Un segundo en tus sueños
Soy un peldaño subiendo
Tu escalera
Una gota sin agua
Así de pequeño soy yo
Nada de nada

Photobucket

jueves, 6 de agosto de 2009

Dni zatmeniya

...Y cada noche vendrá una estrella
a hacerme compañía
que te cuente cómo estoy
y sepas lo que hay...

Como yo también gozo de un eclipse penumbral, creo que me perdí el de ayer porque las 0:55 del día 6 según mi raciocinio, que ahora mismo es poco, debía ser la madrugada de esta noche. Pero igual es hoy...

Navegando entre tinieblas, dudando del diablo, deslumbrándome de amaneceres y ocasos. Llorando con Llach y soñando preludios.



Aguardando una palabra, esperando un gesto, buscando una señal, para salir corriendo hacia... el vacío, la calamidad, el horror. Si lo deseo con suficientes ganas, si me esfuerzo en ello, si pongo tesón, podré disminuir y menguar hasta escurrirme por el hueco de una grieta y confundirme con la pared? Podría mimetizarme para siempre?

Esquejando recuerdos, enterrando restos de naufragios, desmenuzando el alma hasta que no queden más que micropedazos irrecuperables. Sellando adioses, compactando cenizas, dándoles forma septagonal de relucientes facetas.

Brindemos por el exceso, el olvido, el fracaso y la ceguera.

Con lamento de espadas
húmedos espantos
falsos fantasmas
acuden al convite
Barcos cerúleos
de corrompidas velas
abordan la orilla
muriendo al fondear
Ondas rabiosas
mastican la espuma
alteran la bruma
marcando el compás
Piratas vencidos
de mirar ausente
disparan cañones
con bombas de ron.

Disonancias de una Lamia

Photobucket

miércoles, 5 de agosto de 2009

The moon is blue



Hoy es noche de luna llena.

Esa luna a la que se contempla intentando desentrañar los misterios de su cara oculta, anhelando vivir en ella o pidiéndole deseos que pocas veces nos concede. Luna de encantamientos y hechizos, luna de saladas lágrimas por lo perdido, de ensoñaciones diurnas y noches insomnes. Luna de arena y mar, de besos consentidos y abrazos demenciales.

Yo solía vivir en la luna... tenía arrendado un discreto rincón donde componía odas, clavaba agujas en muñecos de cera y los espejos vestían luto para no convertirme en piedra al verme reflejada en ellos. Era diosa, reina y emperatriz de mi caverna; en noches de plenilunio, por un extraño sortilegio, la cueva convertíase en castillo y desde lo alto de sus almenas vislumbraba a los moradores de vecinas galaxias. Nunca les invité a mi palacio de nieblas y espectros, temía que al poner el pie en el foso, al cruzar el rastrillo, se desvaneciera el embrujo y contemplaran la humildad de mi morada, pero el hecho de no sentirme aislada en el universo era sobrado motivo para sentirme feliz.

Hasta que una fría noche llamaron a mi puerta. El funcionario traía un sobre lacrado. Lo abrí con manos temblorosas. La orden de deshaucio planeó hasta el suelo.

Desde entonces, habito en las brumas errantes, entre vigílias y oscuridades sin nombre.

Por eso, en noches como ésta, alzo la vista hasta el que fue mi hogar, implorando retornos, invocando recuerdos, suplicando sonrisas dichosas y fotografías de atardeceres marinos.


Cuerdas de acero rojo
discípulas del mal
llamas incandescentes
sujetas a la piel
la tuya flambeada
la mía congelada
al unísono parpadean
en mudo crepitar
Almas de penumbra
corazones paralíticos
sexos recubiertos
de hierro y hormigón
extremidades anudadas
lenguas que se buscan
dedos que recorren
la muerte en la pasión

Disonancias de una Lamia

Photobucket

martes, 4 de agosto de 2009

Labyrinth of Dreams



"... Si te preguntan,
díle a los demás que fuí
un cometa errante,
una luz que se perdió
buscando el norte..."


Las nubes de hoy me recordaban a dragones desenroscando sus largas colas.

Recolocándome, posicionándome, encontrando mi espacio y mi tiempo. Una lástima no poder ser como Hiro Nakamura y tener control sobre ellos. Qué momento de mi vida paralizaría para eternizarlo? Y tu? Si tuvieras un solo instante que inmortalizar, cual sería?

Tres, tres maravillosas semanas para descolgarme del mundo. Una para pasarla en familia, resarcirme de la palidez invernal y leerme dos de los cuatro libros que tengo pendientes. Otra para tomar las de villadiego y perderme en algún paraje escondido donde los únicos sonidos que vengan a turbar mi paz sean los de los pájaros, algún pato-pollo y los gallos del amanecer. Y la tercera para recuperarme, mentalizarme y acabar las lecturas que se han de devolver a sus legítimos dueños.

Chaqueta motera con protecciones en hombros, codos y espalda: 39€
Pantalones moteros con protecciones en rodillas: 29€
Casco de verano: 20€

Ahora sí doy el pego.

Esta tarde he pasado por el Fnac. No ha sido la típica visita de paso, iba buscando algo concreto y aunque he salido de allí con dos de sus obras, la que pretendía conseguir no estaba entre los miles de libros que cobijan las estanterías, así que tendré que conformarme con esos mientras encuentro la joya de la corona.

- Sueñas con incendiar el universo y ni siquiera has logrado comunicar tu fuego a las palabras, ni siquiera has conseguido encender una sola...

La cara de Noemí mientras le leía algunos de los aforismos era de -pobrecita, qué mal está, cómo puede gustarle leer a un filósofo rumano obsesionado con la muerte-; pero una es así de insólita y excéntrica (cuanta soledad hay en la inusualidad!) y hoy me da por Cioran, pero mañana puede ser Søren Kierkegaard y al otro Mainländer. Es lo que conlleva la búsqueda de conocimientos; le abres las puertas a casi cualquier cosa, por monstruosa que pueda ser.

Piélago estrellado
bóveda acuífera
tormenta incestuosa

dinámico vaivén

Miradas selladas

voces silenciadas

luces alboráceas
semillas que no ven

Dos que son uno

cuevas encontradas
verjas dinamitadas

pasajes escondidos

bajíos en plenamar

Silos de podredumbre

campanas que repican

nieves cimbreadas

comparsas del festín


Disonancias de una Lamia

Photobucket

lunes, 3 de agosto de 2009

True Confessions



El miércoles tuve mi primera sesión con Gabriel. Me transmitió confianza. Sé que él no tiene soluciones, aunque puede volverme al camino que abandoné hace tiempo. Una frase quedó flotando en el aire: - Cuando llevas tanto tiempo siendo fuerte para los demás, llega un momento en que te preguntas -y yo, qué?- He ahí la cuestión. Ese momento se ha concretado ahora, ya. Lo que más deseo es volver a ser la que era, con lo mejor y lo peor, y últimamente solo había una persona con la que me sentía yo, a la que podía decirle sin importarme las formas ni el contenido lo que pasaba por mi cabeza. Quizá sí le hería, no estoy segura, pero era el único vínculo que tenía con la que había sido.

Y lucharé por recuperar ese yo anterior, el que decía lo que pensaba sin temor, el que prefería pedir perdón por palabras volátiles que tragarse la substancia; el que no cede a los chantajes emocionales, el que fotografía el instante, el que ríe bajo un aspersor y baila por la calle.

El fin de semana ha sido productivo, no solo por la paz que se me ha transmitido, que se agradece infinitamente, sino porque ese remanso de tranquilidad me ha inspirado para empezar el que espero sea mi primer cuento de ciencia ficción, así como algunos pensamientos deshilachados. A cualquier cosa le llaman poesía, y si algunas mal llamadas así han podido salir a la luz pública por vete a saber qué artes arteras utilizadas para que las editen, cualquiera puede dedicarse a ello. Para una servidora, poesía es la de Walt Whitman o la de Calderón, pero como he tenido el horror de leer algunas infaustas y hasta de mal gusto, no creo que las mías puedan hacer más daño. No son mejores ni peores, solo diferentes y dependerá del lector si las entiende, o no.

Radios de silencio

invaden la circunferencia
traspasando el vórtice
fundiendo fronteras
Detrás del cristal
precipitándose
desvaneciéndose
inventando universos
la arena va
Ultimo reducto
de paredes que transpiran
combándose hacia adentro
chupándose el pulgar
Dibujos de arabescos
dan forma a las palabras
letras ensangrentadas
se ahogan al cantar.

Disonancias de una Lamia

Photobucket