jueves, 31 de diciembre de 2009

A good year



Soñar que te acosan incluso en el muro del Vampire Wars es muy duro.

Despertarte notando que te dan palmaditas en el culo, peor.

Si mientras desayunas y matas vampiros mantienes un debate sobre escritores que no cumplen con lo pactado, ya es la debacle.

Quizá porque después de ese violento despertar nada podía ir a peor, la sesión con el psicólogo fue coser y cantar; o lo hubiera sido de no ser por los cinco minutos finales, donde me puso unas hojas delante con el título -Técnica de resolución de problemas- que incluían preguntas capciosas tales como: Qué me preocupa? Qué quiero conseguir? Qué puedo hacer? Qué podría ocurrir? (si hiciera lo que puedo hacer, se entiende), para finalizar con Qué debo decidir?

Así, a bote pronto, se me ocurren algunas respuestas que seguro no le dejarán indiferente. Qué me preocupa? La cantidad de idiotas que abarrotan el mundo. Qué quiero conseguir? Acabar con todos ellos. Qué puedo hacer? Una escabechina generalizada. Qué podría ocurrir? Que me quedara sola y más a gusto que dios. Qué debo decidir? El arma de destrucción masiva que voy a utilizar.

Este debería ser el post donde hago el resumen de lo que ha dado de sí este año, de mis propósitos para el próximo, etc, etc, etc. Pero los que me habéis ido leyendo ya sabéis cómo me ha ido, así que no vale la pena poner la moviola y ver la repetición de las jugadas más interesantes. Baste decir que ha sido NEFASTO a todos los niveles.

Así que mejor os hablo de la película que vi el sábado "Donde viven los monstruos". Llevaba esperándola desde que se pasó el primer trailer. Cuando leí el libro pensé -uff, es demasiado infantil- pero Spike Jonze, a partir de un libro a priori bastante cándido, ha realizado una adaptación que supera con creces la obra original. Definitivamente me quedo con los monstruos, esos monstruos que llevan dentro de sí miedos, frustraciones, dolor... La eterna búsqueda de la felicidad perpétua e inexistente. El temor a la soledad, tristeza, negatividad, desconfianza, conformismo a veces, ira... Cada monstruo con su cruz, un reflejo de lo que siente el protagonista. Y la catarsis por la que pasa éste hasta su retorno a casa, menos niño y más adulto. No es una película fácil, deja mucho a la imaginación del espectador, con lo que puede ser malinterpretada o clasificada de aburrida. No apta para aquellos que se decantan por la simpleza y lo elemental.

Y dicho esto, ha llegado la hora de los deseos para el nuevo año:

- Que alguien me arregle los enchufes, por favor!
- Que no llueva justo cuando acabo de tender la ropa
- Encontrar sábanas pirenaicas antes de que vuelva el frío
- Que la loca de mi vecina consiga vender el piso y a los que se instalen no les de por mover los muebles a las 3 de la madrugada.
- Que George R. Martin y Patrick Rothfuss acaben de escribir sus segundas, quintas y xxx partes.
- Que Moira no necesite reparaciones.
- Que Hacienda deje de perseguirme.
- Inmunidad por si me cargo a alguien.

Y un feliz y próspero 2010 para todos aquellos que hacen que mis días sean mucho menos tediosos e interminables.



Photobucket

jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidad S.A.



Querido Santa Claus:

No sé si yo me habré portado bien o mal ni si me vas a dejar paquetes o carbón, aunque no sé dónde los dejarías, porque en mi casa no hay árbol, ni calcetín, ni un sitio adecuado para amontonar nada.

Pero, para variar, seré yo quien te mande algunas cosas.

Primero de todo, te mandaré un estilista, porque el rojo ya no se lleva, porque ese traje te queda fatal y porque una barba tan larga y descuidada da sensación de dejadez, y tampoco perteneces a los ZZ Top para ir con esas pintas.

Después te haremos pasar por la consulta del endocrino. Entiende que, en una época en la que predomina la imagen, los cuerpos de gimnasio o, en su defecto, la anorexia, dónde vas, por la virgen, con esa barriga cervecera! Aún no entiendo como los elfos no te han puesto a dieta.

Una vez solucionado el tema imagen, vamos a por algo más importante.

Te voy a mandar un inspector de trabajo y un sindicalista, porque ya está bien de explotación infantil. Tener a todos esos niños fabricando juguetes sin parar durante todo el año, sin vacaciones, solo alimentándoles a base de dulces, está muy mal.

También a un inspector de Hacienda que, con el trato que tengo con ellos últimamente, hasta me están empezando a coger cariño y creo que tendrán mucho que investigar allí en el Polo Norte (a ver si con tus chanchullos me los saco de encima una temporada)

A ver, qué más podría hacer por ti...

Creo que no estaría de más la visita de la policía, una pasión tan desenfrenada por acercarse a los niños echa un tufillo a pederastia...

Y, para finalizar, un bono de 50 sesiones con el psiquiatra, porque que creas que puedes elevarte por los cielos en un trineo tirado por renos y además estés convencido de que Rudolph habla... chico, estás francamente mal.

Creo que con todo eso solucionaremos tus problemas más inmediatos.

De no querer recibir mis desinteresadas y altruistas preocupaciones por tu persona, puedes intentar sobornar... ehhh, no, uhmm, negociar.

Esta es mi lista de sugerencias:

Cámara Reflex Canon Eos 450

Un edredón nórdico nuevo, pero nada de papel de fumar, uno de esos finlandeses o suecos con varias capas.

Sábanas térmicas, con cuatro días seguidos de lluvia necesito más.

La eterna katana o, en su defecto, algo muy afilado y que rebane cabezas.

Que un merengue me cante el himno del Barça.

Comida para mi nevera durante todo el año, que la pobre solo tiene telarañas.

Un aumento de sueldo.

De momento, me conformaré con esta pequeña compensación.

Cuidado esta noche, nunca sabes lo que te espera al salir de la chimenea.


Photobucket

lunes, 21 de diciembre de 2009

The Cable Guy



Llevo días escuchando al hijo de los vecinos tocar el mismo villancico con la flauta. Os digo por dónde he pensado que podría meterse el instrumento? Creo que no hace falta. Por poca imaginación que tengáis podéis visualizarlo con todo lujo de detalles.

La vida te da sorpresas, es sueño, una tómbola, bella, una aventura, corta, un carnaval... hasta una recalcitrante pesadilla según cómo.

Llevas toda la mañana dejando tu casa como los chorros del oro, has quitado el polvo, barrido, fregado, dado la vuelta al colchón (ahora tienes una luxación nueva en la espalda), cambiado las sábanas, fregado los platos, tendido un par de lavadoras (mira que pesan cuando las tienes que subir hasta el terrado!) y, a punto de prepararte la comida, decides meterte bajo la ducha para así poder pasar una tarde tranquila y relajada sin nada mejor que hacer que lo que realmente te apetezca. Preparas la ropa que te pondrás, las toallas a mano, el calefactor encendido (aunque es imposible calentar nada con dos gatos chafarderos que, a la que ven una puerta cerrada deciden que como mejor está es abierta). Lista? Pues adentro!. Y allí estás tu, con el agua cayéndote por la espalda cuando de pronto empiezas a notar que lo que antes estaba caliente empieza a ser un chorro helado...

Por qué diablos siempre se acaba la jodida bombona de butano cuando estás en la ducha?????

Pero ya estoy aquí, he merendado más que comido y me acompaña mi taza de te y una buena conversación sobre licencias de armas, el código de las mismas y divertirse con la guardia civil, lo que me ha llevado a recordar que no soy mala tiradora, que mi tío me enseñó hace muchos años a disparar y que mejor no dejarme andar suelta con nada que pueda causar daños irreversibles, porque si con un simple desgrapador ya soy peligrosa, imagináos lo que podría llegar a hacer con una Glock 9mm Parabellum

Si armada sería una amenaza para el resto de la humanidad, la mayor amenaza para mí misma es la manía de acaparar cosas en plan industrial, como cuando vas de compras al Makro vamos, lo malo es que no me abastezco de comida, bebida u otros enseres a los que se les puede dar un servicio más tarde o temprano, no. Yo acumulo enajenados, sea del tipo que sea. Obsesivos, mentirosos, sádicos, esquizofrénicos, neuróticos, paranoicos, maniaco-depresivos... Van en packs de 6 ó de 12, a gusto del consumidor así que, de cara al nuevo año, me propongo no pasar más por los estantes donde los tienen expuestos, no sea que se me caiga alguno más en el carro de la compra.


Photobucket

viernes, 18 de diciembre de 2009

Paranormal Activity



Ayer tuve la sensación de estar en Guantánamo.

Por muy motivado que uno esté, es fácil desmotivarse si te exigen pero no te dan, si te aprietan cada día un poco más las clavijas sin percatarse de que las cuerdas se han tensado tanto que empiezan a deshilacharse y a la próxima vuelta pueden romperse y pegarte un latigazo.

Ayer fue un día triste. Triste por comprobar que la gente no cambia, que los egocentrismos siguen siendo la primera opción. Querer abarcarlo todo es bastante normal, pero cuando se trata de que yo me adapte para que tú puedas tenerlo todo, estás cometiendo el primer error. El segundo consiste en creer que, si me has dañado de la forma que sea, lo olvide con un chascar de dedos. Perdonar es sencillo, no albergo ningún sentimiento de venganza, el odio no me llena y la rabia no me motiva. Pero olvidar, ah! eso es distinto. Cuando te quemas por primera vez con la plancha, siempre recordarás que no debes poner nunca más la mano en ella si está encendida. Con el daño psíquico sucede lo mismo: no puedes obviarlo. Y si cuando tratas de dar un paso hacia el frente te das cuenta de que el individualismo sigue latente, retrocedes y te vuelves a meter en tu caparazón, que allí dentro se está calentito y a salvo de todo mal.

La fiebre ha hecho su aparición. Pero como soy un pez, en lugar de altas temperaturas sufro escalofríos compulsivos. Me espera un bonito fin de semana de encontrarme mal, con las defensas por los suelos y necesitada de cuidados.

Vienes a traerme una sopita?


Photobucket

martes, 15 de diciembre de 2009

Good

Photobucket



A quien disfruta con el cine más comercial, la película que fuí a ver el viernes no le gustaría. Si por mí hubiera sido, la habría visto en versión original, que es como mejor se entiende el cine. Pero aún así, la considero maravillosa.

Para recordar: "El erizo". Una niña demasiado inteligente que desprecia la muerte, una portera que no es lo que parece, un pez rojo resucitado, máximas de Tolstoi sobre la infelicidad de la familia y una frase especial: -Podemos ser amigos, y aún todo lo que queramos-. Una banda sonora superior (Gabriel Yared) y un guión original. Qué más se puede pedir? Ya puestos, la inauguración pre-cine del nuevo piso de Blanca, con pizza, cava y ferrero rocher, y la copa post-cine en uno de mis lugares favoritos.

Para olvidar: La catastrófica, en sentido literal y figurado, "2012". Arcas de Noé de manufacturación china, el poder del dinero, y un John Cusack que pasa de ser un tarambana a super-héroe mundial. Definitivamente, suspendido.

Para un sábado tarde: "Un cuento de Navidad". La suerte es que al ser en dibujos no nos vemos obligados a aguantar el histrionismo de Jim Carrey. Por lo demás, como cualquiera de las adaptaciones que existen sobre el libro de Dickens.

Y qué se avecina? "Avatar", por supuesto pero, sobretodo, "Where the wild things are" o, traducida "Donde viven los monstruos", del libro de Maurice Sendak sobre un niño un pelín rebelde que tiene su propio mundo imaginario donde doblega a los monstruos y lo convierten en su rey. Para ver la primera habré de esperar unos días, pero la segunda intentaré no perdérmela el mismo día del estreno.




Photobucket

jueves, 10 de diciembre de 2009

Le hérisson

Photobucket




Toda relación que empieza, sea sentimental, de amistad, laboral o cualquier otra cosa, no deja de tener cierta semejanza con una empresa. Y toda empresa tiene sus estatutos.

Ajustando los conceptos, los míos podrían venir a ser estos:

01 - No me atosigues. Si quiero ser acosada, te lo haré saber.
02 - No tomes a mis amigos por tuyos. De momento, no formas parte del grupo.
03 - No me controles ni quieras saber qué hago en todo momento. Forward al punto 1
04 - No me rías la gracia si no la tiene. Soy consciente de ello y me molesta.
05 - No me des siempre la razón en todo. Ni estoy loca ni soy tonta.
06 - No intentes solucionar mis problemas. Sé defenderme sola.
07 - No hables por hablar. Me agota escuchar cháchara intrascendente.
08 - No soy la respuesta a tus miedos, tus inseguridades o tus deseos.
09 - No te tomes confianzas si no estás seguro de que te las he dado.

Todo se resume en el punto 10, que reza así: Respeta mi espacio vital.

La parte firmante se reserva el derecho de ignorar a cualquiera que incumpla los puntos arriba mencionados.

Photobucket

miércoles, 9 de diciembre de 2009

In the Bedroom

Photobucket



She knows by now
There's something ain't know other fears
...Maybe she's there
Maybe there's nothing to see Just a trace of what used to be

Que soy de lo más normalito es algo que sabe cualquiera al que permita que me conozca. Tengo mis rarezas, como todos, y tanta mala leche que a veces no me soporto ni yo misma, pero también soy muy buena en lo que me proponga hacer. Los peores vicios que me acompañan desde pequeña han sido tener ideas propias y pensar. Parece que a veces cuesta tanto! No dar nada por sentado, poner en duda la rotundidad, expresar la opinión a pesar de que el resto del mundo opine lo contrario porque, si mil idiotas piensan lo mismo, no dejarán de ser idiotas por ello, sino que serán mil idiotas equivocados, así que es posible que en ciertas cosas la razón esté de mi parte y no del resto del universo.

Comentarios como: -"primero tengo que cazarlo, hacer que se venga a vivir conmigo y que coma de mi mano"- no me sacan los colores, porque a estas alturas pocas cosas hay que puedan hacerme sonrojar, pero no me faltan las ganas de pegarle un guantazo con la mano bien abierta a la lagarta que las dijo.

Por eso, por muy normal que sea, si se me compara con la vulgaridad, refulgiré como si me iluminaran todos los focos del Cowboys Stadium al inicio de la Super Bowl y yo fuera Janet Jackson. También forma parte de las ventajas tener cierta edad: la educación que recibí no me permite ser grosera ni maleducada, como lo son una gran parte de las "damiselas" que hacen que este planeta sea un lugar mucho peor de lo que sería si a sus padres no se les hubiera ocurrido practicar sexo sin protección.

Pero... yo no quería hablar de esto... o si? Ya se me ha ido el santo al cielo de nuevo...

La chica de la otra habitación
añora una mano en la cintura
y otra acariciando la mejilla
La chica de la otra habitación
necesita unos labios suaves
que la besen con pasión
y una mente inquieta
que la guíe al infinito




Photobucket

jueves, 3 de diciembre de 2009

Frío sol de invierno

Photobucket



Pero dejémonos de pesares y hablemos de palisandros, pleamares, pináculos y palíndromos.

Parece que el frío ha venido a instalarse definitivamente en la ciudad, en casa, en el cuerpo y, puestos a establecerse, también en el corazón.

Matar vampiros es una forma como otra cualquiera para huir de la realidad diaria. Un escape a las cuentas de proveedores, clientes, a las prisas y las exigencias que cada vez son más por menos. Menos tiempo, menos dinero, menos palabras amables... Pero si el juego tiene que empezar a convertirse en obligaciones y prohibiciones, en tomárselo tan en serio que parezca un trabajo más, paso. Porque para obligaciones ya tengo muchas durante las 11 horas laborables a las que se les añaden las domésticas como para convertir algo lúdico en otra más. Y tampoco estoy por aceptar que me riñan cual si fuera una colegiala rebelde que no ha hecho sus deberes. Es un juego. Juego para divertirme y si el juego no me divierte, lo dejo y me dedico a otra cosa. Será que no hay opciones!

Cuando necesito relajarme, pero relajarme de verdad, pongo a Nyman. Ya sabéis cuánto me gusta su "Piano". Con las velas y el te de ponche nórdico forman el triunvirato aislante ideal. Siempre y cuando no se tenga un gato llamado Brètol (alias Engendro de Satanás) que te salte encima, se lance contra las puertas e intente romper todo lo rompible, por supuesto. Definitivamente, es malo. Y crece a marchas forzadas!

Con la nevera llena gracias a Aka, las perspectivas no son tan funestas. Claro que si pudiera pagar con billetes del Monopoly todavía sería mejor. O meterme a monja porque, siendo todos mis bienes de la iglesia, tendría Usuralandia lo que hay que tener para reclamarles lo que les adeudo?

Para qué abriría yo la boca, con lo mona que estoy si la tengo cerrada... Pasarse todo el día entre números cuando eres de letras de forma inequívoca es un mareo. Eso sí, mi porcentaje de contabilidad creativa está creciendo de forma infinitesimal. Si hasta ya hablo como un contable! El aprendizaje es lento pero seguro. Después de esto, llevar las cuentas de casa será un paseo.

Que tiemblen las bibliotecas públicas y las de mis amigos, porque me presentaré con la mochila para expoliarles durante estos meses de crisis en los que las compras literarias serán un lujo superfluo y me pasaré más días de los que me gustaría encerrada en casa.

Pérgolas, ponencias, penínsulas, pilares, parasoles y plumeros.

Me apetece andar. Me acompañas?

Photobucket