jueves, 22 de abril de 2010

The War Between Men and Women



Si hace unos días hablaba de Fulanita de Tal, hoy quiero hablar sobre Menganitos de Cual.

Os he dicho alguna vez que no entiendo a los hombres? Sí, a vosotros, esos seres a priori simples, sin recovecos ni dobleces. Creo que al 95% le falta un hervor y al 5% restante le concederé el beneficio de la duda por ser generosa.

Les invitas a tu casa, escuchas sus problemas, hasta les dejas un cepillo de dientes nuevo!. Te dicen que eres la única persona con la que pueden ser ellos mismos. Les despiertas con una sonrisa y un buenos días... Qué hacen a continuación? Te eliminan de su lista de amigos y desaparecen como por ensalmo para que no veas que están con otra/s. Y lo único que a tí puede preocuparte de que esté con otra/s es el hecho de que se lave y utilice preservativo...

Porque los hombres son así, raros, raros, raros y con un increíble sentido del narcisismo. Su madre, de pequeños, les dijo que eran maravillosos y solo se quedaron con eso. Y como son lo más perfecto que han puesto encima de la tierra (están convencidos de ello) tú tienes que caer fulminada por su encanto. No puedes ser amable por el hecho de que te hayan educado así, no, eres amable porque los amas a los cinco minutos de conocerles.

Desde los que se creen que tienen la exclusiva para hablar contigo y no piensan (cómo iban a hacerlo si ellos son lo más mejor!) que tú tienes muchísimas más cosas por hacer, hasta los que, como necesitan expresarse, da lo mismo si les vas soltando un "aja", "claro", "ya" de vez en cuando, porque lo único que quieren es "leerse" a sí mismos, de lo que digas, ni caso.

Los que podrías estar en el hospital o muerta pero como no les respondes a sus mensajes, eres una cabrona porque por supuesto, no quieres contestar.

Los que toman decisiones unilaterales sin pararse a razonar si a tí te sentarán bien o mal.

O te toman por el pito del sereno y ahora están, mañana depende y pasado ya veremos, según sople el viento.

En una "simpleza" estoy de acuerdo. Todos se rigen por el mismo sistema. Si ellos, que son fríos, cerebrales y lógicos hasta la médula pueden llegar a sentirse atraídos por nosotras, piensan que nosotras, desgraciaditas, tan débiles, pasionales y sin coherencia alguna, cómo no vamos a enamorarnos hasta el tuétano de ellos? La vida los ha puesto en nuestro camino para que seamos sus más rendidas fans, da igual que pensemos que son fatuos, ignorantes, prepotentes o imbéciles consagrados, en su cerebro no cabe percepción más inimaginable.

Os acordáis de Steve Urkel? Además de su famosa frase "he sido yo?" había otra que repetía a pesar de que su amada le diera calabazas constantemente "Tú me quieres..." Pues ellos, lo mismo. Tus prioridades pueden ser muy distintas de las suyas. Quizá no quieras una pareja estable, igual ni siquiera contemplas el hecho de tener pareja. Se lo haces saber. Pero en su dura mollera no hace mella lo que creas. Según su código, has nacido para "cazarlo" y huirá a la que le sonrías, porque ya sabemos que, después de una sonrisa viene el matrimonio...




Photobucket