domingo, 5 de mayo de 2013

Sex Code 1ª parte

 
Definitivamente es difícil ser mujer.

Estamos condenadas a seguir los cánones de belleza que marcan un montón de diseñadores  que, aunque  tengan un gusto exquisito para diseñar trapitos y no todos (léase Agata Ruiz de la Prada por poner un ejemplo) su criterio en cuanto a estética deja mucho que desear. Por supuesto, un Dior lucirá mejor en Nicole o Charlize que en servidora, pero si ellas no hubieran invertido sus ahorros en entrenador personal, cirujanos, estilistas y  bla, bla, bla quizá no estarían donde están; me gustaría ver fotos del antes... Lo mismo sirve para esas modelos raquíticas que si se tragan el hueso de una aceituna van de cabeza al psiquiatra para que les trate el trauma que les ha generado engordar cinco gramos. 

Nos depilamos las axilas, ingles, piernas, bigote, cejas... nos exfoliamos, abrimos los poros, teñimos el pelo, nos sometemos a dietas draconianas y nos torturamos en el gimnasio. Para sentirnos mejor con nosotras mismas? Nooooooooo, para lucir mejor. 

Mientras tanto ellos no tienen que hacer casi nada porque aceptamos lo que nos echen. Nos da igual, incluso consideramos interesantes a los hombres con canas o calvos, no les pedimos que estén limpios de pelo (el hombre y el oso....) aún cuando el vello es una fuente de malos olores  y si no tienen una tableta de chocolate lo pasamos por alto. 

Sufrimos los dolores pre-menstruales, la regla y los post-menstruales, sin olvidarnos de los propios del embarazo y los del parto. Ellos? A lo sumo algún dolor de huevos cuando no pueden descargar. 

Se nos sigue discriminando por ser el sexo débil tanto en cuestión de sueldos como en muchas otras facetas laborales. 

Y encima tenemos que soportar que mamarrachos como ese tal Luna escriban en sus manuales de seducción que seleccionamos a los hombres mediante un proceso arcaico? a saber 
a) Buenos genes (porque lo importante para nosotras es la reproducción)
b) Estatus o posición ventajosa (vamos, que nos mantengan)
c) Protección y asistencia 

Con el razonamiento, más antediluviano si cabe,  de que una mujer se juega mucho si no selecciona adecuadamente a su hombre, puesto que durante 9 meses no será fértil y puede que la criatura le salga rana y no sea un Stephen Hawking, un Brad Pitt o siquiera un Mario Conde. 

Y qué decir sobre lo que él considera como nuestras fantasías? Príncipe Azul para las más selectivas, Media Naranja para las conformistas, Marido + Amante para las "liberales".  O sobre lo que para él es la mayor fantasía femenina: "La Cenicienta"? Por supuesto, nada de investigación antes de soltar semejante absurdo, porque aunque viene de la tradición oral, quién hizo famoso el cuento? Hombres!!!! Perrault, Giambattista Basile o los hermanos Grimm. Sin investigación y sin pensar que los tiempos de esclavitud están obsoletos y no nos hace falta ningún Macho Alfa para sacarnos de apuros, sean del tipo que sean porque nos sobramos y bastamos para desfacer entuertos, pagar facturas y criar a nuestros hijos inseminados artificialmente o abortar (aunque tengamos que hacerlo de tapadillo viendo que  iglesia y gobiernos rancios quieran decidir por nosotras).

A quién se refiere Luna en su presuntuoso libro? a las TB's o tías buenas, esas a las que te giras a mirar por la calle por supuesto, la mujer standard, normalita, con un cuerpo normal y un cerebro encima de los hombros no cuenta. Es en lo único en lo que podríamos estar de acuerdo él y yo. Las TB's como él las describe son descerebradas en su gran mayoría y buscan precisamente eso,  un tío mono al que pasear para que las vean sus amigas y se mueran de envidia, pasta para gastársela en gimnasios, mallas de color fucsia, tratamientos anti envejecimiento o cirujanos plásticos y que las protejan (dicho de otro modo, no tener que pensar, que se les encrespa el pelo). 

Quién compra (y desgraciadamente lee) éste tipo de libros? Desesperados que no se comen una rosca, creyendo que después de una lectura pormenorizada de toda ésta basura, se van a llevar de calle a mujeres que salen en anuncios de televisión, modelos, presentadoras o actrices. Llevo leídas 89 páginas y mirad para lo que me han dado las tonterías que ha escrito hasta el momento,  657 en total más glosario pueden ser una fuente infinita de inspiración.

Les deseo a sus lectores que encuentren lo que estaban buscando cuando se les ocurrió comprar el libro (un cuerpo sin cerebro, sin amor, sin conversación, sin comprensión, sin ternura... ) y añadiría unas cuantas enfermedades venéreas. 



 photo 061808cd-c3ad-47cb-8a46-b90878a69467_zps9c641e65.jpg