miércoles, 11 de marzo de 2015

Gente Tóxica


Hay gente tan miserable y patética que ni siquiera es capaz de insultar de forma creativa y original.

Hay gente tan amargada que, la única posibilidad que tienen de sentirse mejor es intentando que la vida de los demás sea tan triste y vacía como la suya. 

Hay gente tan pobre de espíritu que son incapaces de confiar en nadie. 

Hay gente con la que, cuando hablas, tienes la sensación de pisar carbones encendidos, porque cualquier cosa que digas será tomada como ofensa. 

Hay gente tan egocéntrica y megalómana que jamás considerarán que se han buscado su propia ruina. 

Hay gente que se ahoga en su ira contra el mundo por no haber sido capaces de hacerle frente y, aunque tú no seas culpable de ninguna de las desgracias que les han sucedido, te responsabilizarán a ti de ello. 

Hay gente que, por muchas oportunidades que les den, siempre acaban por joderlo todo y al final nadie les quiere cerca.

Hay gente que solo sabe amenazar, insultar y acumular rencor. 

Esa gente es incapaz de echar una mirada a su interior, porque saben que solo encontrarán gusanos retorcidos y secos.

Si les permites entrar en tu mundo, te atraparán en su gris y repugnante telaraña, comportándose como novios celosos y posesivos, controlando todos tus movimientos, no sea que te escapes y no puedan envenenar tu vida. Criticarán e insultarán a tus amigos, porque para ellos, tu eres de su exclusiva propiedad, no entienden la palabra "compartir" y tampoco entra dentro de sus obsesivas cabezas que ellos no son tu sol y estrellas, que haya vida más allá de ellos y por supuesto, más gente. Cuando abras los ojos y huyas, harán todo lo posible para que te sientas culpable por haberlos abandonado y se regodearán en su mala suerte.

Si conoces a alguien así, sé fuerte, por mucho que insistan, lloriqueen y acaben disculpándose. Aunque se comporten durante un tiempo, siempre volverán a las andadas, está en su idiosincrasia y no pueden cambiar cómo son. Será el cuento de nunca acabar y tú irás sintiendo que tu energía mengua de forma drástica. 

Si les ignoras, desearán tu muerte, te agredirán verbalmente, incluso te mandarán a sus familiares para que te digan que si eres tal o cual, que nadie te quiere, que nunca te han importado... solo están reflejando su propia mezquindad, descargando su agresividad mal enfocada y arriesgándose a pasar una noche en comisaría por una demanda de injurias y amenazas. 

No te ofendas ni respondas, no merece la pena gastar un solo minuto de tu tiempo tomando en consideración sus necias y vanas palabras, cáscaras vacías igual que sus corazones, porque esas personas no saben amar, solo quieren poseer. 

Cuando se emborrachan son peores aún, las cadenas que sujetan al  monstruo interior desaparecen, mostrando cómo son en realidad. 

Ya sabes, si intuyes un trastorno psicológico, una persona tóxica, depresiva, negativa y que te necesita para no revolcarse en su propia mediocridad, corre como si te persiguiera el diablo. Ni consideres mirar atrás y, te lo aseguro, tu vida será mucho más tranquila y feliz. 

PD: No ofende quien quiere, sino quien puede. Ahí queda dicho. 
 photo images_zpspqmhduux.png

domingo, 8 de marzo de 2015

And So it Goes



Tenemos el país que nos merecemos. Por idiotas. Por acomodaticios. Por esperpénticos. 
Porque salimos a la calle para celebrar un acontecimiento deportivo pero somos incapaces de plantarnos delante del congreso y llevar a la cárcel a toda la panda de chorizos que nos gobierna desde hace años. 
Porque preferimos sentarnos a engullir telebasura que leer un buen libro o ver un documental. 

Eso a gran escala. A pequeña, solo contar lo que está sucediendo en la empresa para la que trabajo os mostrará por qué a otros niveles tampoco somos capaces de hacer nada. Es el país del egoísmo y del "calla, otorga y si no estás de acuerdo, te jodes porque no te voy a secundar". 

Hace pocos días tuve la primera sesión de control sobre cómo estoy realizando mi trabajo. Me dieron a entender que pedir que a mis compañeros les cambien una silla rota es nefasto, igual que preguntar si nos pueden proporcionar una almohadilla personal e intransferible para nuestros auriculares (por aquello de la higiene) es perjudicial para mi continuidad laboral. Por qué? pues simplemente porque la persona que debía hacerlo no se atrevía, no quiso o quizá un compendio de ambas. Debo decir que la almohadilla la acabamos consiguiendo, lo de la silla está por ver. 

Pero lo más chocante no es eso. A fin de cuentas, una persona con un contrato indefinido de nuevo cuño será "pro" empresa a no ser que tenga unos valores morales y éticos incuestionables (lamentablemente he visto gente que, a la que la ascendieron olvidaron con mucha rapidez que hasta el día anterior su categoría laboral era idéntica a la nuestra); No. Si ya es bastante malo que cuando esa person,a en nombre de la susodicha empresa te obliga a que firmes un papel solicitando una reducción horaria (que tú no quieres, por supuesto) porque el "cliente" así lo requiere y que cuando tu preguntas por qué no modifican el contrato en lugar de obligar a los trabajadores a pedir la reducción horaria, la respuesta que te dan es que la empresa trabaja de esa forma, lo peor de todo es que a tus compañeros se la sude literalmente esta ilegalidad, siempre y cuando no les afecte la cuenta bancaria. Eso si, cuando la misma persona nos comunica que las vacaciones tenemos que hacerlas si o si en agosto eso ya... aquí nos rasgamos las vestiduras porque es injusto y bla, bla, bla. 

Hacer valer tus derechos contra ilegalidades para qué, no vale la pena, no vamos a quejarnos por eso, total... pero ay del que me cambie la fecha de las vacaciones!!! 

Ver que a ti te exigen que resuelvas llamadas (en algunas de las cuales incluso te conectas de forma remota para intentar dar una solución) en menos de 7 minutos, 30 segundos para rellenar una incidencia (con lo difícil que es hablar y escribir a la vez prestando atención a lo que te están diciendo) y que además tengas que escribir el quijote 3.0 para que se entere de lo que has hecho el que te controla pero no atiende una sola llamada (con lo cual podría darse cuenta de las dificultades y ser algo más solidario), mientras que los asalariados de la compañía "cliente" con los que trabajamos codo con codo no tienen esas mismas exigencias y nos vayan comentando lo controlados que estamos no es para estar contento, la verdad. 

Llevo muy mal que un... no, no voy a adjetivarle despectivamente, pero sigo llevando mal que alguien que todavía llevaba chupete cuando yo ya estaba atendiendo a clientes me diga cómo tengo que resolver una llamada o cuanto tiempo debo estar al teléfono y menos aún que me obliguen a ser desagradable con alguien. Si quisiera eso, habría buscado un trabajo en recobros. 

En fin, que dentro de poco además de calidad, tiempo y explicaciones kilométricas exigirán que la chupemos de canto mientras hacemos el pino-puente. Todo eso manteniendo la sonrisa de borrego. Y no te quejes, por dios, que te van a dar el finiquito más rápido de lo que tarda el TC en suspender a un juez desafecto al régimen, así que tragas y aguantas con tal de conservar un trabajo cutre con un sueldo indigno mientras rezas para encontrar algo menos precario, das gracias al cielo por haber pasado un día más y te cagas en los muertos de los señores diputados, de la patronal y de todo aquel que se está lucrando a costa de los contratos basura, los convenios basura y los trabajos basura. 

Dignidad 0 - Pagar el alquiler 1 


 photo manipulacion_exclavitud-1_zpsmcbqdcsi.jpg