lunes, 26 de marzo de 2007

Días tranquilos (o no)

Como antítesis a todos aquellos que únicamente se sienten realizados cuando noctambulean hasta caer exhaustos, que ni siquiera se paran a darle la bienvenida al sol, perdiéndose una de las experiencias más increíbles que verse puedan, compagino el ocaso y la aurora para no perderme ni uno solo de los momentos mágicos del día.

Cena casera el viernes, con Ra y los dos mejores hombres que actualmente conozco.

El sábado a primera hora, me dediqué a confeccionar esto:


Aka es la perfecta modelo para mis "lego-construcciones".

Entre cocina, peluquería y el resto de virtudes que me adornan, no entiendo que aún no le hayan puesto mi nombre a alguna calle...

Como a Blanca y a mí nos apetecía pasar unas horas fuera de la ciudad, decidimos llevarnos unos bocatas y largarnos a Sitges.



Viento, lluvia, sol, confetti, tuvimos de todo menos "calamarsada". Una tienda, "Zak" para acabar con las reservas de cualquier tarjeta de crédito o maldiciendo el dinero, como acabamos nosotras.



Y unas vistas...

Esta tarde, nuevamente gracias a mi amigo de Radio Hospitalet -para que no se diga que no hago publicidad :) - hemos asistido como invitadas al teatro Joventut de l'Hospi, para presenciar el espectáculo "Secrets compartits", que une a Gerard Quintana y Joel Joan encima de un escenario.

Risas para empezar, con la propuesta de realizar todo el show a oscuras debido al ahorro de energía.

La canción "Aleluya" de Leonard Cohen, interpretada por Gerard



El primer texto

Deberíamos vivir al revés
Se debería empezar muriendo y así ese trauma está superado.Luego te despiertas en una residencia mejorando día a día.Después te echan de la residencia porque estás bien y lo primero quehaceses cobrar tu pensión.Luego en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como paradisfrutar delretiro de la vida laboral. Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo y te preparas para empezar aestudiar.Luego empiezas el cole, jugando contus amigos, sin ningún tipodeobligación, hasta que seas bebé.Y los últimos 9 meses los pasas flotando tranquilo. Con calefacción central, room service etc.Y al final abandonas este mundo en un orgasmo!

Alternándose para cantar, leer, explicar situaciones. Ahora le tocaba a Joel Joan interpretar una canción de Ovidi Montllor.



El miedo global - Eduardo Galeano
Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo. Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo. Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida. Los automovilistas tienen miedo de caminar y los peatones tienen miedo de ser pisados. La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir. Los civiles tienen miedo a los militares, los militares tienen miedo a la falta de armas, las armas tienen miedo a la falta de guerras. Es el tiempo del miedo. Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo. Miedo a los ladrones, miedo a la policía. Miedo a la puerta sin cerraduras, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión, miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar. Miedo a la multitud, miedo a la soledad, miedo a lo que fue y a lo que puede ser, miedo de morir, miedo de vivir.









Ventana sobre la utopía
Ella está en el horizonte -dice Fernando Birri-. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar.

Anécdotas: la llamada de Dreamworks a Gerard para que cantara en catalán la banda sonora de Spirit; el anuncio protagonizado por Joel Joan promocionando la tarjeta jove de "La Caixa", la primera vez que se encontraron en un escenario...

Y una carta

Laura Schlessinger es una conocida locutora de radio de los Estados Unidos que tiene un programa en el que da consejos en directo a los oyentes que llaman por teléfono. Recientemente se encendió la polémica, cuando la presentadora descalificó a los homosexuales, tildando la homosexualidad como una abominación porque así lo indica la Biblia en el Levítico (Lev. 18:22) y que por tanto no puedía ser consentida bajo ninguna circunstancia.
Lo que aparece a continuación es una carta abierta, hecha pública en Internet y dirigida a la Dra. Schlessinger. Fue escrita por un residente en los Estados Unidos:

"Querida Dra. Laura:

Gracias por dedicar tantos esfuerzos a educar a la gente en la Ley de Dios. Yo mismo he aprendido muchísimo de su programa de radio e intento compartir mis conocimientos con todas las personas con las que me es posible. Por ejemplo, cuando alguien intenta defender el estilo de vida homosexual me limito tan sólo a recordarle que el Levítico, en sus versículos 18:22, establece claramente que la homosexualidad es una abominación. Punto final. De todas formas, necesito algún consejo adicional de su parte respecto a algunas otras leyes bíblicas en concreto y cómo cumplirlas:

a) Cuando quemo un toro en el altar como sacrificio sé que emite un olor que es agradable para el Señor (Lev 1:9). El problema está en mis vecinos. Argumentan que el olor no es agradable para ellos. ¿Debería castigarlos? ¿Cómo?

b) Me gustaría vender a mi hermana como esclava, tal y como sanciona el Éxodo, 21:7. En los tiempos que vivimos, ¿qué precio piensa que sería el más adecuado?

c) Sé que no estoy autorizado a tener contacto con ninguna mujer mientras esté en su período de impureza menstrual (Lev 15:19-24). El problema que se me plantea es el siguiente: ¿cómo puedo saber si lo está o no? He intentado preguntarlo, pero bastantes mujeres se sienten ofendidas.

d) El Levítico, 25:44, establece que puedo poseer esclavos, tanto varones como hembras, mientras sean adquiridos en naciones vecinas. Esto es aplicable a los mejicanos, pero no a los canadienses. ¿Me podría aclarar este punto? ¿Por qué no puedo poseer canadienses?

e) Tengo un vecino que insiste en trabajar en el Sabat. El Éxodo, 35:2, claramente establece que ha de recibir la pena de muerte. ¿Estoy moralmente obligado a matarlo yo mismo? ¿Me podría apañar usted este tema de alguna manera?

f) Un amigo mío mantiene que aunque comer marisco es una abominación (Lev. 11:10), es una abominación menor que la homosexualidad. Yo no lo entiendo. ¿Podría usted aclararme este punto?

g) En el Levítico, 21:20, se establece que uno no puede acercarse al altar de Dios si tiene un defecto en la vista. He de confesar que necesito gafas para leer. ¿Mi agudeza visual tiene que ser del 100%? ¿Se puede relajar un poco esta condición?

h) La mayoría de mis amigos (varones) llevan el pelo arreglado y bien cortado, incluso en la zona de las sienes a pesar de que esto está expresamente prohibido por el Levítico, 19:27. ¿Cómo han de morir?

i) Sé gracias al Levítico, 11:6-8, que tocar la piel de un cerdo muerto me convierte en impuro. Así y todo, ¿puedo continuar jugando al fútbol si me pongo guantes?

j) Mi tío tiene una granja. Incumple lo que se dice en el Levítico, 19:19, ya que planta dos cultivos distintos en el mismo campo, y también lo incumple su mujer, ya que lleva prendas hechas de dos tipos de tejido diferentes (algodón y poliéster). Él además se pasa el día maldiciendo y blasfemando. ¿Es realmente necesario llevar a cabo el engorroso procedimiento de reunir a todos los habitantes del pueblo para lapidarlos? (Lev 24:10-16). ¿No podríamos sencillamente quemarlos vivos en una reunión familiar privada, como se hace con la gente que duerme con sus parientes políticos? (Lev 20:14).

Sé que usted ha estudiado estos asuntos con gran profundidad, así que confío plenamente en su ayuda. Gracias de nuevo por recordarnos que la palabra de Dios es eterna e inmutable"



Dos horas y cuarto de intimismo, de comunión entre ellos y con el público. Reivindicativos, cada uno a su manera.


El día y la noche. Gerard reflexivo, tranquilo, con una voz que podrías escuchar durante horas. Joel pura energía, arrollador. Tablas no les faltan.

La despedida, una canción a duo de Sopa de Cabra: "Camins"


Una extraña pareja que, por poco convencional, resulta perfecta.
En definitiva, un fin de semana de lo más normal...

No hay comentarios: