jueves, 26 de febrero de 2009

Dangerous Liaisons



Mis sueños dan la impresión de ser muy reales. Surrealistas como ellos solos, pero tremendamente vívidos.

En el último me veía enamorada y feliz.

Cómo se me ocurre soñar con esas cosas! Tendría que saber que, a la luz del sol, todo cambia. Los magníficos señores de la noche solo se muestran durante las horas en las que la realidad se desdibuja, cuando todavía no se ha instalado el desencanto. Y aún así, la esfera teñida de rojo que asoma con el alba, disipa los terrores nocturnos y se alza triunfante cada mañana.

La noche me confunde. Tanto que ya no sé si es la hora del ángelus o la de maitines.

Si fuese un hombre soltaría cuatro groserías que el María Moliner no contempla y me quedaría más ancha que larga, pero no lo soy (a dios gracias), ni mi lenguaje suele pecar de ordinario, así que lo que realmente me apetecería decir va a ir a engrosar la lista de frases que me acompañarán a la tumba. O no, quién sabe si un día no muy lejano me arrancaré por bulerías e iré provocando suicidios en cadena cada vez que abra mi boquita de piñón.

Será que no andamos escasos de ilusiones para que se empeñen una y otra vez en asesinarlas...

Las mías, de un tiempo a esta parte están sometidas a una terapia consistente en electroshocks, originados por los altibajos de alguien a quien le va como anillo al dedo el acrónimo D.E.M.

Tanto -déjate llevar-, tanto -no tengas miedo-, para qué!? para despeñarse desde más altura? No es que tenga vértigo, al contrario, adoro las alturas, pero es que el hecho de provocar un boquete en el suelo me parece muy poco "cool".

La pegadiza canción de hoy ha sido seleccionada con premeditación y alevosía. Que la disfrutéis ;)


Photobucket

miércoles, 25 de febrero de 2009

Ice rain



Si desde que tenemos uso de razón sabemos con absoluta seguridad que algún día moriremos, por qué nos desesperamos por vivir?

No, no hace falta que cojas el cuchillo jamonero y te cortes las venas o te hagas el sepuku ahora mismo.

No se trata de un pensamiento negativo, sino todo lo contrario. Debido precisamente a la certeza de que venimos al mundo con fecha de caducidad, es de recibo que intentemos ser felices durante la mayor parte de tiempo del cual disponemos. Intentar lo contrario sería majadería.

Antes de la cena me dieron unas cuantas lecciones sobre dónde puedo meter mis principios, esos que creo estar traicionando y que tantas inseguridades me proporcionan. Siempre es más fácil que alguien ajeno a nuestros conflictos nos haga reflexionar y darnos cuenta de que no todo es tan complicado como queremos verlo. Disfruta hoy, no sea que mañana te arrepientas de no haber vivido lo suficiente.

La verdad es que tienen razón. Observar la vida desde la distancia no duele; tampoco es que proporcione grandes satisfacciones, pero a fuerza de costumbre te habituas a ser la reina de los hielos. El problema viene cuando de repente se produce el deshielo, el glaciar se derrumba y te sientes a merced de todo un mundo de emociones que pensabas habías conseguido soterrar allá en lo más profundo.


Photobucket

lunes, 23 de febrero de 2009

Stories of Lost Souls



Iba a empezar el escrito diciendo que hay quien se pierde en laberintos que no conducen a ninguna parte. Pero no es así. En cualquier laberinto que se precie existe seguro una salida. Unas veces costará más encontrarla, tanto que nos sumirá en la desesperación. Otras será tremendamente sencillo llegar hasta ella. Pero siempre, siempre, podremos tener la seguridad de que está ahí, en alguna parte y solo de nuestro sentido de la orientación dependerá el hallarla. Que lo que nos espera fuera sea de nuestro agrado ya es harina de otro costal.

Me jode que me psicoanalicen. Esta tarde lo han hecho y han conseguido que aflore el malhumor que se ha ido acumulando durante la semana. Crisis laborales a las cuales no estoy para nada acostumbrada porque suelo poder con todo, más el jamacuco personal, en el que me sentía como una adolescente idiota, no son motivos de los que estar orgullosa.

'Cause I get lost inside my fear...

Perdida es poco. Desorientada, extraviada. Vuelvo a sentir miedo. Pánico a dejarme llevar, a demoler todo lo que he alzado con los años. Terror a sentir. Mi psicoanalista dominguero asegura que haberle permitido la entrada a alguien a mi universo es un primer paso, pero los sentimientos nunca me han llevado a nada bueno.

Hace mucho tiempo que no me sentía tan zarandeada, tan a la deriva. Vuelvo a necesitar un revulsivo, algo que me haga pensar que todo tiene un sentido, un porqué. Necesito movimiento, una descarga eléctrica, estímulos neuronales. Si pudiera, saldría ahora mismo hacia paradero desconocido para reencontrarme a mí misma, volver a la calma y la paz que se han perdido.


Photobucket

martes, 17 de febrero de 2009

Season of the Witch



Sin fuerzas, agotada, exhausta, rota.

Sin sortilegios para afrontar situaciones.

Photobucket

Yo no sé
cómo hay quien malversa la vida,
cómo hay quien invoca una herida,
como pueden gastar el amor.
Yo no sé.
Como si nos faltaran cadenas,
como si nos sobraran las cenas,
como si diera dicha el dolor.

I'm a cyborg, but that's ok

Rebuscando temas musicales apropiados para una de mis próximas y más esperadas actualizaciones, que versará sobre los hombres de mi vida, me he topado con este tema de Joan Baptista Humet.

Al escucharla, además de recordar la canción, me he sentido tan identificada con el estribillo que he decidido que tenía que escribir un post solo para ella.





...sólo soy un ser humano,
vivo en paz,
como de lo que gano
y sólo aspiro a ciudadano.

Sólo soy un ser humano
no me aprietes tanto, que me haces daño,
no te apoyes en mí, toma mi mano.

En realidad, va a compartir gloria con la película "I'm a cyborg, but that's ok" de Park Chan-wook, que también me impactó lo suficiente como para mentarla. Una absurda historia de amor con tintes de comedia entre una chica que se cree un cyborg y se alimenta de pilas y un chico que se pasa la vida disfrazado de conejo y que cree ser capaz de robar las virtudes (o defectos) de los demás.

También a mi me gustaría ser una criatura orgánica y mecánica, que mis dedos dispararan balas, que mi boca se desencajara para convertirse en metralleta y nunca atentar contra los siete pecados capitales de un cyborg, por orden de gravedad:

La compasión
El estar triste
La inquietud
Dudar sobre todo
Los fantaseos inútiles
Sentirse culpable
Ser agradecido

Seguro que como máquina, me iría mucho mejor.

Photobucket

Una canción que habla sobre alguien que solo es un ser humano y una película que habla de medio robots. Paradójico? Seguro. Como yo.

Mi razón de ser? cuando la tenga clara, os aviso.

lunes, 16 de febrero de 2009

El viaje a ninguna parte




A las 20h aparece el L94 en la parada Av. Castelldefels con Av. de la Barona. No sé qué nomenclatura tiene la del otro lado, para mi será siempre la del club de tenis Andrés Jimeno.

En el otro banco se ha sentado una pareja mayor. Él apesta a vino. Al poco, llega otro grupo de gente. A estas horas, todo el que ha venido a pasar el fin de semana al apartamento de la playa, regresa a la ciudad para volver a iniciar la rutina diaria.

El autobús se llenará más tarde, pero por ahora somos pocos los pasajeros. No escucho más que el ruido del motor de fondo, el mp4 con la música máquina me salva de conversaciones ajenas. Adoro aislarme. De todo. Aleatoriamente levanto la vista y lo que aparece a través de los no muy sucios cristales es la acristalada terminal de El Prat, con todas las lucecitas rojas de las gruas, que en la oscuridad les dan un aire de pequeña ciudad cibernética.

-... Tu eres lo más lindo de mi vida aunque no te lo diga, aunque no te lo diga...- canta Marisol y, si no fuera por mi acusado sentido del ridículo, me pondría a cantar y a bailar en el pasillo.

Voy repasando si me he dejado algo olvidado: gas apagado, todo lo necesario en el bolso, que he cambiado en previsión de que el miércoles ya pueda conducir, así como la chaqueta y las botas "moteras".

Pasamos por el Hesperia unos escasos 10' después. Parece que el conductor tiene prisa.

Es mi primer viaje en bus sin ir pegada al teléfono y se me hace raro pero, con mi típico pragmatismo, me adapto al medio y me obligo a no pensar demasiado en ello.

oui je veux bien d'une vie de rien,
les nuits les jours entremellés
une vie sans l'ombre d'un destin,
une vie posée entre tes mains

El mp4 salta sin piedad de la música house a la española y de ésta a la francesa.

Bajo en plaza Universidad y espero un buen rato a que llegue el 50. Me saca de mi estado contemplativo una de esas viejecitas que de encantadoras tienen lo que yo de diplomática, sin querer fijarse en que llevo los auriculares puestos, preguntando si he visto pasar las dos líneas que supongo puede coger para llegar a su destino. Le respondo que no, que no he visto nada e intento volver a mi mundo particular, pero ella no se queda satisfecha y sigue hablando. Por qué me tomarán siempre por una oficina de información?! Decido ignorarla y al final se da por vencida.

De los cuatro que pasan por aquí, mi autobús es el que más tarda. Cual es mi sorpresa al ver que la pareja que había subido conmigo en Castelldefels (el del vino) y que ha bajado antes, también han cogido el mismo.

El recorrido es corto, así que dejo la libreta y me dedico a mirar por la ventana los coches que corren a nuestro lado, inventando historias sobre sus ocupantes o simplemente, concentrándome en las canciones que se van sucediendo.

...T'estimo, sí,
potser amb timidesa, potser sense saber-ne...

Me bajo en la parada de Valencia entre Nàpols y Sicilia, subo hasta la calle Mallorca y me encuentro con la Sagrada Familia, esa vieja amiga a la que he visto a diario durante muchos de los años que llevo vividos. Le he hecho una foto, me gusta de noche, con los cañones de luz blanca iluminándola.

Enciendo el portátil, me pongo el pijama y decido liarme un cigarrito aderezado con hierbas, aunque no sé si me he traido maría o menta, la verdad. Como le he dicho a Eva, mientras ayude a pasar la corta pero intensa noche, da lo mismo.

Se acabó el viaje, se acabó la música y se acabó el escrito.


Photobucket

domingo, 15 de febrero de 2009

I clowns

Photobucket



Hay días en que me siento estúpida, imbécil, idiota y majadera.

Son esos días en los que los qué, porqué y para qué se convierten en avalancha.

Días en los que me auto castigo por ser tan soberbia e ingenua, creyendo que puedo transformar en remansos de paz los rápidos que rodean mi istmo, cuando lo que hacen es arrancar con cada embestida pedacitos de roca, debilitando los cimientos, arrastrándome a su caótica vorágine.

Hay días en los que este payaso, está triste.


Photobucket

sábado, 14 de febrero de 2009

Don't Come Knocking

Dios, qué taja más tonta pillé ayer! En un momento dado hasta tuve que ir a dar una vuelta descalza por el piso para que, con el frío del demonio que hacía, mi universo dejara de rodar. La culpa la tuvo el Cardhu de Ra, que no es que fuera añejo no, era antediluviano.

Como dice el dicho, que me quiten lo bailao. Puede que fuera el antídoto perfecto a la estrambótica semana que he pasado, con paranoia incluída. Gracias al buen hacer de mis amigas no fue tan horrible y el ataque de ansiedad quedó en algo anecdótico de lo que reírnos con el tiempo.

Quien diga que el whisky no provoca resaca, miente como un bellaco y merece ser castigado con unos azotes.

Claro que, a pesar de tener la cabeza llena de algo comparable al plomo, mi horario no ha variado un ápice y me he despertado con las gallinas e hiperactiva, con lo que ya llevo tres lavadoras, un cambio de decoración y me he marcado varios bailoteos mientras perforaba los tímpanos de mis vecinos con la cadena musical al límite de sus decibelios.



Estoy acabando con las reservas de zumo de naranja, a ver si consigo mitigar los estragos del alcohol. Si mis nebulosos recuerdos no me engañan, diría que se me ocurrieron muchas tonterías y algunas hasta las dije sin mostrar ningún recato. Si mi memoria no me engaña, que puede ser, porque la muy jodida es traicionera como ella sola, me regalaron algo tierno y salvaje a la vez, algo que jamás antes me habían ofrecido.

Sin lugar a dudas, mi AE campa a su antojo por la estratosfera, mi SC se halla perdido irremisiblemente y mi CI ahora mismo debe ser de 15 negativos.

Me siento eufórica y quiero mantener este estado, pero terminé el Cardhu y no sé si el agua oxigenada provocará los mismos efectos...


Photobucket

miércoles, 11 de febrero de 2009

Le temps qui reste



Un lapso de tiempo. Cadencia. Martilleo. Iteración. Sin transición, se van superponiendo el resto de instrumentos, aunque predominan los de viento. Después de una obertura implacable, incisiva, vibrante, se destaca el resto de la composición. No es un cánon aunque lo parezca; oscila. Tan pronto llega al crescendo como baja en picado para sumergirse. Y mientras, en el anonimato pero sin desdibujarse del todo, a poco que le prestes oído, seguirás escuchando la cadencia inicial.

Asocio esta pieza a alguien que tiene un gran paralelismo con ella. Brillante, magnético, circular. A simple vista sencillo, pero con una complejidad de ejecución capaz de conseguir algún que otro ataque histérico. Perseverante y tenaz sin llegar a sacarte de tus casillas, aunque casi. Te lleva de la mano y te arrastra hasta el más pavoroso averno para, al instante siguiente, elevarte a las estrellas a recorrer lejanas galaxias; pero el fondo sigue estando ahí, tenue y al mismo tiempo, sublime.

Abarca el más amplio de los espectros. Relaja y enardece a la vez. Aterra y desafía. Primero volcán, arrollando lo que encuentre a su paso y a continuación, se convierte en manto nevado posándose con ligera caricia sobre las hojas. Ofusca e hipnotiza.

Un lapso de tiempo, perenne o caduco, a merced de los vientos.

Ya sea música o persona, no tienen término medio: o las odias o las amas. Y yo he aprendido a amar a ambas.


Photobucket

martes, 10 de febrero de 2009

Les rois du monde



Les rois du monde vivent au sommet
Ils ont la plus belle vue mais y'a un mais
Ils ne savent pas ce qu'on pense d'eux en bas
Ils ne savent pas qu'ici c'est nous les rois

Les rois du monde font tout ce qu'ils veulent
Ils ont du monde autour d'eux mais ils sont seuls
Dans leurs châteaux là-haut ils s'ennuient
Pendant qu'en bas nous on danse toute la nuit

Nous on fait l'amour on vit la vie
Jour après jour nuit après nuit
A quoi ça sert d'être sur la terre
Si c'est pour faire mentir nos vies
On sait que le temps c'est comme le vent
De vivre y'a que ça d'important
On se fout pas mal de la morale
On sait bien qu'on fait pas de mal

Les rois du monde ont peur de tout
C'est qu'ils confondent les chiens et les loups
Ils font des pièges où ils tomberont un jour
Ils se protègent de tout même de l'amour

Les rois du monde se battent entre eux
C'est qu'y a d'la place mais pour un pas pour deux
Et nous en bas leur guerre on la f'ra pas
On sait même pas pourquoi tout ça c'est jeux de rois

Nous on fait l'amour on vit la vie
Jour après jour nuit après nuit
A quoi ça sert d'être sur la terre
Si c'est pour faire mentir nos vies
On sait que le temps c'est comme le vent
De vivre y'a que ça d'important
On se fout pas mal de la morale
On sait bien qu'on fait pas de mal

lunes, 9 de febrero de 2009

All Things Fair




Os he dicho alguna vez que las actualizaciones del maldito Panda antivirus son de lo más tediosas? Enciendes el ordenador y el animalito del demonio te lo ralentiza. No digamos cuando te conectas a la red. Tanto si como no tiene que ser el primero en acaparar toda la banda de conexión para actualizarse. Y rápido no es precisamente...

Hoy me siento pitufo gruñón.

Será porque cuando ha sonado el despertador me he levantado de un salto sin acordarme para nada de mi rodilla, y el dolor que me ha provocado esa leve falta de memoria matinal lo he estado pagando con creces durante el resto del día, además de ganarme una bronca del fisio por ser tan temeraria.

Ciertamente, algunas veces arriesgo más de la cuenta, aunque lo que se me da bien es provocar. Como ayer por la tarde mientras iba en el autobús que me llevaba de vuelta a la ciudad. Tenía delante mío a una señora de edad considerable, muy atenta a mi conversación telefónica. Dado su interés por algo que consideré no le concernía lo más mínimo, aproveché su desmesurada atención e hice hincapié en una pequeña parte de lo que estaba diciendo mi interlocutor -algo sobre la exploración de cuerpo y mente- para recalcar lo de explorar "mi" cuerpo, con lo que la buena mujer pegó tal respingo que hasta yo me asusté; se me estaban ocurriendo algunas palabras muy sugestivas a beneficio de la cotilla pero no podía aguantarme la risa, así que al final opté por cambiarme a un asiento desde el que poder disfrutar en paz del resto de la charla.

Confieso que la mayor parte de las veces me divierto lo indecible provocando. Es un refinado y pérfido arte. Comprobar dónde está el límite de alguien, de algo. Dando cada vez una vuelta más, hasta que cede. Claro que a veces puede suceder que, de tanto tensar, te acabes sacando un ojo. Para mí es como afinar las cuerdas de la guitarra: vas apretando las clavijas, sin fiarte demasiado, hasta que el tono sea de tu gusto. También acepto que me provoquen, siempre y cuando sea de manera sutil y taimada. No hay nada mejor que un reto (si lo acepto es porque sé que voy a ganar, si no, ni me molesto). Lamentablemente, existe poca gente que juegue bien el juego de la provocación, suelen ser demasiado zafios. Les ves venir de lejos y pierde toda la gracia.

Hacía mucho que no salía a cenar, y ayer tuve la ocasión de desquitarme de tan largo encierro. Es verdad que, cuando catalogamos a un hombre de "encantador" normalmente no lo contemplamos como "futurible" para nada, salvo como amigo. A las mujeres nos pasa lo mismo cuando nos dicen que somos las mejores amigas o nos adjetivan como "simpática". Oyes eso y piensas: vaya, así que solo voy a servirle para eso, cuando lo que realmente pretendes es un olímpico revolcón. Yo lo tengo difícil; nadie en su sano juicio puede decir que sea simpática y no doy las suficientes oportunidades para que me vean como su mejor amiga. Entonces, qué tipo de adjetivo se me puede dar? Es como Aka, que piensa que soy "mona" (y un poco simio también), pero eso le ocurre porque me quiere y sabe ver mi "belleza" interior. El espejo mágico, que solo refleja el exterior, me dice cada día sin ahorrar en franqueza que la hermosura la perdí hace tiempo, más o menos cuando dejé aparcadas las muñecas para abrazar el libro de los muertos egipcio.

Eso si, mi cerebro abarca universos...


Photobucket

domingo, 8 de febrero de 2009

A Lot Like Love



De vez en cuando, mis amigos me regalan piezas musicales. Algunas veces no conozco la canción ni los músicos, otras me suena uno de los dos y otras, como ayer, se quién es el compositor pero no he escuchado antes la melodía, y eso que tengo descargada toda la discografía. La verdad es que no tengo tiempo material para hacer todo lo que quisiera. Últimamente hay muchas cosas con las que ocupo mis horas, aunque eso sería lo de menos; lo que más me preocupa y me aterra es todo aquello que obtura mi mente.

Porque no soy capaz de pensar con claridad.

Dentro de dos días se cumple un año de la muerte de mi madre. Un año ya. Un año de negación a mí misma y a todo cuanto me rodea. Un año de contención. Un año en que, pese a retomar mi vida rutinaria, cambiar de vivienda y continuar sonriendo, me ha faltado algo. Un año de echarla de menos.

Ya está bien de autocompasión. Si no me censuro yo, cómo voy a censurar los lloriqueos de los demás? Cierto es que ya llevo un tiempo saturada y amenazo con cerrar las puertas de la ong. Lo malo es que ahora mismo, no estoy en situación de desaparecer como suelo hacer normalmente cuando el cansancio exterior puede conmigo. Si, podría desconectar los teléfonos, no atender los mails y apagar el neón rosa y verde encendido casi a perpetuidad. No serviría de nada. Y tampoco sé si quiero hacerlo.

Siempre hay quien encuentra el positivismo detrás de todo, aunque sea traído por los pelos. A mi afirmación de que en otra vida debí ser tremendamente malvada, mi árbitro favorito ponderó que no, que posiblemente fui muy buena y por eso en ésta, el/los encargado/s de regir el destino, consideraron que la experiencia es un grado y me pusieron a desempeñar el mismo papel. Yo considero que seguramente suspendí la asignatura y por eso me están haciendo repetir curso.

En lo que están de acuerdo tod@s es en afirmar que no tengo ni un solo amigo normal. Pero es posible que eso no sea del todo verdad y que, a lo mejor, la anormal sea yo...

El amor es un misterio, como dice el título de la canción que me regalaron ayer? Si, cómo no iba a serlo, si es lo único que nos sentimos incapaces de controlar, por mucho que lo intentemos? Aunque servidora hace tres años se graduó "magna cum laude" en autocontrol de cualquier tipo de emociones que perjudiquen seriamente la salud mental.

Desterré de mi vida los "te quiero" y "te necesito", juntamente con todas las palabras que suenen a dependencia de otra persona que no sea yo. Y, por mucho que sea un bálsamo para los oídos y una lluvia de estrellas para la vanidad escuchar bonitas frases, ya no forma parte de mi persona corresponder con algo semejante. Me incomoda que cualquiera, con excepción de mis gatos, muestre señales de necesitarme. Sencillamente es pánico. Un terror que me provoca caracoleos internos. Creí haber colgado en esa ventanilla el cartel de "closed" y ahora no quiero darle la vuelta.

Lope de Vega lo resumió perfectamente:

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Y si lo por venir no mejora esto, entonces no quiero nada.


Photobucket

miércoles, 4 de febrero de 2009

Young Frankenstein


Discover Aimee Mann!








Tomarse un par de bourbons después de tanto tiempo no conduce a nada bueno. Más bien te lleva a soltar una cantidad de aforismos exhorbitante. Por supuesto, no soy capaz de recordar ni la mitad y eso que algunos hasta debían ser fabulosos.

Beber sola es patético, pero en mi caso tenía compañía virtual, además de un escrito de lo más freudiano sobre el que dar mi opinión, y para emprender tal hazaña, creedme que era imposible hacerlo sobria.

Photobucket

Claro que no tenía yo un buen día. De buena mañana me tocó batallar con el traumatólogo de la mútua para que me diera el alta. Creo que es el primero que encuentro que se niega a que su empresa deje de pagarme unos cuantos días de ocio. Yo venga a insistir y él venga a decirme que nanai. Ya sabéis quién gano, verdad? Lo amenacé con necesitar ayuda psiquiátrica si seguía sin poder moverme.

Y después... quién me manda a mi ir en autobuses? defenderé a capa y espada mi snobismo, porque de las cinco personas, cinco, que iban sentadas en los asientos preferentes para tulliditos (lo cual define perfectamente mi situación ahora mismo), ninguna quiso cederme un sitio. Bah, la plebe es muy maleducada. Eso si, no me quedé calladita. Poniendo mi peor cara de bruja mala les deseé que se rompieran el fémur y estuvieran durante mucho tiempo sin poder sentarse. Igual augurarles almorranas habría hecho el mismo efecto, pero gramaticalmente quedaba mejor, además de darle un empaque cultural a la maldición.

Todavía me estoy riendo con el comentario de Eva sobre mis loros y las pipas. En ese preciso instante estaba hablando con el más neurótico de todos ellos, mientras repasaba las notificaciones del feisbuc. Lo dejé con la palabra en la boca para soltar una sincera carcajada. La verdad es que ha faltado poco para que, en un descuido (no puedo decir sin precedentes porque ya los hay), dejara que un bicho infecto tuviera el paso expédito hacia mi torre del kaos. Eso es lo que pasa por ir jugando con las psicopatologías, intentas adivinar de qué padecen y los monstruos se te cuelan en los armarios...

A dios gracias, la que recuperó su salud mental fui yo.