viernes, 29 de junio de 2007

Shadowlands

Dónde residen los límites? En qué punto deberíamos parar?

Calidad humana deplorable es lo que demuestran tener algunos.

Irónica la existencia de ciertos sujetos que refuerzan tus creencias sobre la exigua integridad que impera en la sociedad. Irónico y paradójico porque, qué casualidad, son los que te conminan a confiar más en el prójimo, con la cantinela de que no todo el mundo es igual -YO (y resalto el yo) no soy así, te lo voy a demostrar, ya verás-.




Y tu, que parece que bajes de la parra, co
mo si no hubieras visto ya de todo, vas y les das un voto de confianza. No es candidez, no, es un tremendo dislate, digno del primer premio a jumento del año!.



Porque cuando piensas que si, que quizá es verdad que no todos son iguales, que no puedes medir a toda la humanidad con el mismo rasero, qué sucede? que te la endiñan sin vaselina. Y te jodes, y te cabreas, y te desilusionas y te juras a tí misma que nunca más volverá a suceder, que no te la darán con queso otra vez.

Y posiblemente estás cerrando la puerta a personas maravillosas, con mucho que ofrecer, pero gracias a energúmenos como los que te has ido encontrando pagan justos por pecadores, y prefieres no conocer a nadie, y menos todavía dejar que te conozcan.



Y te preguntas si se lo pasarán en grande ejerciendo de cabrones, porque alguna cosa buena debe tener ser así, aunque en tu inconsciencia no sepas verlo. Y deseas que algún día encuentren la horma de su zapato, que prueben su propia medicina, más que nada por eso del desquite, aún a pesar de que no seas tu quien saboree el momento.

Contrasentido. Canción de invierno para el estío. O el hastío.

lunes, 25 de junio de 2007

Outland



Cruzo la calle sin mirar, dormida, mientras el conductor del coche tiene que frenar para pasar justo al lado sin embestirme. Me doy cuenta después, pero no quiero meditar en los posibles.

Las llaves en la cerradura furtivamente, no sea que tenga que entrar en casa de mi abuela. Me da tanta pena su deterioro... Me pruebo lo que me ha comprado mi madre. La blusa es bonita, recuerdo películas de una Sofía Loren en plan campesina.

Tengo suerte. Gracias a Dolors que se encargó de recordarle a Xavi que aún estaba en paro. Y a Xavi, que es un gran comercial y puede con cualquier tipo de "producto".

Me llama Mar, que baje a buscar las cocas, que me las he dejado. No sé donde tengo la cabeza, pero en su lugar habitual desde luego que no.

Hay personas que irradian carisma, a las que podrías estar horas y horas escuchando, dejándote arrullar por sus palabras. Otros se creen graciosos y me hacen poca gracia. Y algunos son como un cubito de hielo en la espalda.




Algunas veces nos dejamos hacer fotos como esta:



Según Nat es un "casimiro", pero a mí me recuerda más al primo "Itt" de la familia Addams.

Mis constantes vitales están más o menos en la planta -5 del parking. Así voy, que me olvido de todo. Casi dejo plantada a Ra por mi mala memoria, me paseo con un libro que no es mío por la ciudad, aparezco en casa de Aka, imagino cosas...

Y sigo preocupada.



jueves, 21 de junio de 2007

Noches de sol

Pasábamos con Laura y David por delante de la estación de Francia cuando mis ojos recibieron el impacto visual. Era él!!! El hombre cono!!!



Me gustan esos malvados conos; bien, no solo ellos, también cualquier ser humano caústico.

Estoy destemplada. Es el efecto de una prolongada exposición a los benéficos rayos solares, que en demasía pueden provocar este tipo de alteraciones. Unas cuantas sesiones más y el rojo gamba se convertirá en un precioso dorado.

Cambios a la carta, o como mudar de piel como las serpientes, dependiendo de lo que más convenga. Algunos no tienen palabra. Otros ni dignidad, ni orgullo, ni respeto por sí mismos. El viernes me contaron una historia tan enrevesada que me hizo desear con todas mis fuerzas tener el don de la escritura. Un thriller tipo "Atracción fatal" pero real como la vida misma. Y que viene a confirmar mi credo de que a la mitad de los hombres les falta un hervor y a la otra mitad les sobra; total, que en su justo punto, ninguno.

Puede que yo sea demasiado radical tomando decisiones, pero al menos no voy modificando mis principios a tenor del viento que sople.

Últimamente ando algo desconcertada. Creo reconocer a la mayor parte de las personas con las que me cruzo por la calle, cuando sé que no las he visto en mi vida. Y pasan cosas raras. Será que llega la noche con más carga mágica del año.
Aunque mis hormonas no se han revolucionado.

Por qué será que cuando vas andando con alguien, al hablar, se paran? Es que no saben coordinar esas dos acciones al mismo tiempo?

No me hagáis mucho caso. El sol también reblandece las neuronas y me da por buscar anuncios de conos malos.








Sensei, necesito una señal. Es posible?


Hablando de malignos, musiquita sugerente con pérfida serpiente incluída.

domingo, 17 de junio de 2007

La ley del deseo




Y la pregunta de hoy sería: Por qué la gente es tan inculta? Mucho aprender idiomas foráneos mientras que el propio lo destrozan de forma vandálica. Ni siquiera hablo del mío, con el que me muestro más tolerante, a fin de cuentas durante muchos años estuvo prohibido y después no era ni obligatorio. Pero con el castellano (que no español, porque me niego a denominarlo así, aunque lo diga la RAE) se cometen verdaderas atrocidades. Por no hablar de tradiciones, costumbres y geografía, donde se puede comprobar que la ignorancia va en aumento.

Parece mentira que un poco de ejercicio seguido de tres bailes me deje hecha unos zorros.

Es facilísimo estropearme un fin de semana redondo. Tan sencillo como que los merengues de los coj... hayan ganado la liga. Da rabia. Y aunque no soy partidaria de la violencia en ninguna de sus vertientes, de mil amores le pegaría un par de tortazos al desgraciado que está tirando petardos aquí en la esquina. Como si no fuera suficiente con tener una tienda dónde los venden justo delante de casa abierta los 7 días de la semana, además me tengo que tragar la celebración de los seguidores del eterno rival. Jódete y baila. Aunque quizá lo que más vergüenza ajena me produzca, y al mismo tiempo más coraje, es que alguien que se denomina "catalino" pueda ser del mad. No quieres ser culé? estupendo, pero hazte del sant andreu, del europa o del martinenc, peazo mentecato!!! Uisss, que se me va y puedo soltar barbaridades ofensivas, eso sí, todas perfectamente escritas.

Además de "House, M.D." soy fan incondicional de otra serie que también ofrece la misma cadena: Anatomia de Grey. Si por casualidad tengo planes para los jueves por la noche, programo el vídeo. Quien la sigue, sabrá que cada episodio empieza y termina con las reflexiones de Meredith. Viendo el capítulo de esta semana, me gustó el final.

"A menudo, lo que más queremos es lo único que no podemos tener. El deseo nos rompe el corazón, nos extenúa. El deseo puede destruir nuestra vida. Pero, aunque desear algo puede ser muy duro, los que más sufren son quienes no saben lo que quieren."

Y cuando no te sientes con fuerzas para desear nada?





jueves, 14 de junio de 2007

Snatch. Cerdos y diamantes



Quién dice que la soja es buena? Por poco me mata! No, no es que haya descubierto que soy alérgica, es que me he atragantado con un sorbo de soja con frutas del bosque y cereales. Joder con las bebidas sanas!


Una pequeña variación respecto a mis finales musicales.



Aunque no pueda jugar de base en un equipo de basket, mi estatura está por encima de la media de estas extrañas criaturas. Lo de permanecer siempre de buen humor... como que tampoco, aunque con las hierbas ya coincido más. Y siete veces más fuerte... seguro que no, pero a veces 7 neuronas son más eficaces que 7 brutos.

En definitiva, que no soy un gnomo, pero quizá tenga algo de duendecillo travieso.


Párrafo extraído de una página web dedicada a las mujeres (donde la mayor parte de comentarios son realizados por hombres)

Cada vez más, va surgiendo con más fuerza un nuevo movimiento sexual que se desmarca de lo tradicional para gritar a los cuatro vientos que 'se puede ser feliz sin sexo'. Estas personas no son unos freakys salidos de una peli de serie B sino que son "socialmente activos, sexualmente pasivos, disfrutan de la soledad, pero a la vez cultivan la amistad y buscan en ella ese apoyo y comprensión que a veces echan de menos a su alrededor".

Según informan, es un estudio de AVEN, Asexual Visibility and Education Network. Y pensar que a algunos les pagan para catalogarnos...

Aunque muchos opinen lo contrario, se puede vivir estupendamente sin follar. Al menos, mucho más que sin dormir, beber o comer, que eso si son necesidades básicas.

Claro que hay quien es primario, por no decir simple. Espiritual vs terrenal. No hay color. Sabéis lo de que es mucho más difícil para un tonto hacerse pasar por listo? Pues lo mismo.

Y quizá la opción no esté en pensar que se puede vivir sin sexo, sino creer que es mejor vivir sin él que con algo pobre, vacío y aburrido. Si eres de los que tienen un orgasmo en el tiempo que se tarda en decír "amén", pues claro que no va a ser un problema, pero la cosa cambia si te tomas tu tiempo y no vas practicando el "rapidet de les 7" (que también, pero no como algo institucionalizado); además, con la cantidad de interesados que corren por el imperio de los sentidos, lo más probable es que antes de que te des cuenta, todo haya concluído y tú te estés preguntando si lo que ha pasado era el ave, un mig-25 o una estrella fugaz.

Hablando de diamantes, ayer vi "Ocean's thirteen". En este caso no puedo ser objetiva. Quién puede serlo viendo a Clooney, Pitt, Damon, Garcia y Pacino en el mismo reparto? Por cierto, qué voz más fea le han puesto a Al! Casi seguro que habrá una cuarta, más elaborada todavía, y así podemos llegar hasta los 52.727 elefantes balanceándose en la tela de la araña.

No están hechas las margaritas para los cerdos...


martes, 12 de junio de 2007

Breaking the waves

La Rae describe el concepto de hoy de esta forma: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

No os preguntáis a veces quién inventó las palabras? Por qué les dieron el significado que tienen? Bien, en cualquier caso, quien fuese que inventó ésta, realizó un fino trabajo.

Si ya de por sí es complicado encontrar alguien que te entienda, más todavía que ostente un grado de empatía tal que pueda razonar de la misma forma en que lo haces tú. Quizá sea cuestión de suerte, algo paranormal, o tal vez lo que se necesite sean años y años de complicidad para llegar a comprender los misteriosos procesos mentales de la otra persona. Que interpreten una sola palabra como un diálogo, te devuelvan un monosílabo y de esa información establezcas correlaciones, dice mucho sobre la empatía existente, verdad?

Si hace unos días me sentía plenamente identificada con el post de otro bloggero, hoy ha sido Eva quien me ha hecho pensar.

El texto íntegro


Espero me permitas esta apropiación de tus palabras


"Al final he concluido que el problema está en mi, no puedo estar en posesión de la verdad y el resto del mundo equivocado!"

El hecho de que muchos digan blanco cuando algo es negro no los hace acreedores de la verdad, lo único que les hace es borregos. Vaya sentencia acabo de hacer! Seguro que hay infinidad de gente con nuestros mismos valores, solo que esa intuición tan apabullante que a veces asusta, otras ve menos que pepe leches, y así nos va, poniendo confianza y esperanzas en personajes que no merecen ni un solo pensamiento de nuestras hiperactivas neuronas.


Mi "lost personal training" dice que si no fuera tan profunda sufriría menos por las decepciones de los demás. Seguro que su razón tiene, pero es otra mala costumbre que cuesta cambiar, además de no estar de acuerdo con la idea de volverme egoísta. Así me han hecho las circunstancias y estoy orgullosa de ello, por muchos disgustos que pueda llevarme. Viviría mejor convirtiéndome en lo que desprecio? No.

Así que, tanto tú como yo seguiremos igual ahora y siempre, aunque lloremos, nos autoinsultemos por idiotas o nos encerremos en ese caparazón tan d
uro que tenemos. Unas veces nos afectará más, otras menos, pero es nuestra forma de ser, y a estas edades es imposible cambiarnos. Si no se es, no se es. Y lo que nunca podremos ser es ni interesadas, ni mezquinas, ni despreocupadas. Tampoco millonarias. Nos pierde la empatía!

Por contra, podemos enorgullecernos de ser esa tabla a la que todo el mundo se aferra para no naufragar y jamás, jamás podrán tacharnos de cobardes. Compensa? en algunos momentos no, pero cuando pase este tornado biorrítmico lo veremos a través de otro prisma y pesará más en la balanza.


Es evidente que esta estrofa no está compuesta para todo el mundo:

Si un día perdiera
mi calma y mi paz
tu sabrías qué hacer
y cómo ayudar.
Si perdiera la fe

tendría en tí
algo en lo que creer
Pongo mi confianza en tí...


Porque, dónde están muchos cuando se los necesita? como mínimo, en la estratosfera. Otra palabreja a tener en cuenta: Incondicion
alidad. Ya vuelvo a disparar a matar, lo que debe significar que mi humor va mejorando. Yipi-ya-yei!

lunes, 11 de junio de 2007

Qualsevol nit pot sortir el sol

Y he descubierto que fuera sigue habiendo un mundo que inyectarme por las venas del que puedo percibir los latidos, esperando que acompase el ritmo de los míos.

Me gusta la gente sin secretos, que no se esconde para hablar por teléfono; te miran directamente a los ojos y colocan ante ti una alfombra donde dice "bienvenido; entra en mi vida" sin claúsulas ni objetivos.


Ж∫#ψ۩₩₮☂☠☢ആ o el reniego que le dediqué a la madre del jugador "perico" que empató a falta de pocos minutos para finalizar el partido. Solo nos queda esperar que los de "ses illes" nos ayuden, y mucho, la próxima semana, aunque si nos atenemos a la lógica, ya podemos ir pensando en el próximo año. Así es como se pierde una liga: haciendo el idiota.

Eva odia la canción que da título al post de hoy, pero me parecía el más adecuado para reflejar el término improbabilidades. Claro que, citando a Lewis Carroll me podía quedar igual de ancha. Ya, que no sabéis a qué cita me refiero. La que dice que el sol brillaba y relucía sobre el mar, siendo medianoche.

Cuando queremos dar por sentado algo solemos utilizar la frase "si es blanco y va en botella..." Podría disentir al respecto, porque bien pudiera ser que fuese calcio en lugar de leche. De pequeña me obligaron a beberme unos cuantos litros y todavía lo guardo en el disco duro, pero daré por buena la expresión.


Cuando todo indica una dirección, sin dejar margen de maniobra, lo previsible es que tires por ese camino. Pero, y cuando hay muchos posibles?



Que no es tan fácil.

Ya puestos a amortizar la cabecera, os franquearé la entrada para presentaros a lo más valioso que se puede encontrar en mi humilde morada.

Benvinguts, passeu, passeu...



Gamarús y Sapastra, o Sapastra y Gamarús, tanto monta..


...que casa meva es casa vostre si es que hi ha, cases d'algú.


sábado, 9 de junio de 2007

Requiem for a dream

Cuando algo se me mete entre ceja y ceja no paro hasta conseguirlo. Tardaré más o menos, normalmente menos, pero acabo por dar con ello. La serie que no recordaba el jueves se llama "Farscape", es australiana y la produjo Jim Henson, el de los teleñecos, fraggel rock o Labyrinth, entre otras.



Llevo unos días adoptando costumbres vampíricas; contemplo el amanecer y solo entonces puedo abandonarme en brazos del sueño. El hándicap está en que no duermo hasta el ocaso,sino que unas cuatro horas más tarde toda la fuerza del astro rey se cuela en la habitación y es imposible volver a encauzar el descanso. Me levanto como una autómata y preparo el desayuno. Mientras metía el pan de molde en la tostadora me he dado cuenta de lo mecánico de mis actos, porque he apartado la primera rebanada, como hice ayer, de forma inconsciente. Empiezan a fallar mis circuitos? Estarán mis sueños poblados por androides cuadrúpedos lanudos?




No hay nada mejor que un paseo por la playa, acompañada de un buen oyente con bonitos ojos para que las nieblas se dispersen. Al mismo tiempo que le planteaba mis cuitas, veía ante mí la solución, tan clara como el cielo del atardecer. Mientras le hablaba, tomaba forma la imagen de cierto individuo del que no guardo un grato recuerdo, y me he sorprendido sonriendo ante las similitudes del "modus operandi". Será cierto que la gente nacida en el mismo més comparte características comunes, por poco encomiables que sean aunque, pensándolo detenidamente, hay una que se podría atribuir a la mayor parte de los hombres del planeta.Todo esto ayuda a comprender sus entresijos y a estar más preparada ante las elaboradas triquiñuelas con que minan el terreno.

Enviando s.o.s a los plutonianos: sacadme ya del mundo de fantasía o acabaré con el cerebro espongiforme!

Empecé a soñar un sueño que no era mío hasta el momento en que la realidad impactó bruscamente en mi interior. Me desperté con una frase: pues va a ser que no!

Que ya bastante nos obliga la puta vida a hacer cosas que no nos apetecen, como dice Blanca, como para ir satisfaciendo los descabellados deseos de los demás, añado yo, y menos cuando el engreimiento llega al punto de pretender que deseas lo mismo que ellos. Ese surtidor está fuera de servicio.

Recomiendo encarecidamente la lectura del post "El silencio de la soledad"

Hoy se regalan besos

viernes, 8 de junio de 2007

War Games

Uno colgado. Otro toma forma en este mismo instante. El tercero nunca verá la luz.

Si comparásemos los pensamientos con estrellas fugaces, dentro de mi cerebro se estaría produciendo una lluvia de gemínidas. Existe una palabra para definirlo mejor: brainstorming, aunque lo mío no es trabajar en equipo, me basto sola para crear tormentas.

Es como en la película "Juegos de guerra", con miles de mísiles invadiendo el espacio; recordáis el ruido de los impactos? ahora imaginad que todos van a caer en el mismo lugar. Ya tenéis una idea aproximada de cómo está mi cabeza. Y el defcon bajando a velocidad supersónica.


Would do you like to play a game?

Y ahora, a ver quién es el listo que me dice cómo se llamaba la computadora a la que le encantaba jugar partiditas con cabezas nucleares.


Solo formulo las incógnitas, no pretendo despejarlas. Las X e Y, exponenciales o potenciales se las dejo a otros más versados en matemáticas. Lo mío es y será el lateral thinking.

Scarlett O'Hara no quería pensar hoy los problemas que podía resolver mañana. Lamentablemente no soy como ella, por mucho que lo intente.

Y el cielo poco a poco va cambiando de color...

No sé qué hay más allá,
no me paro a pensar
si el viento canalla
me roba la playa...

jueves, 7 de junio de 2007

El pacto de los lobos

Lo bueno? unas preciosas gafas que me sentarían de muerte si tuviera los 600€ que cuestan. Alain Mikli, diseñador cool para pijas asquerosas como yo.


Una corrección: Tenerme no es un placer, es un lujo.

Intento repetir el mantra "mañana será un día estupendo", a ver si de tanto decirlo se convierte en realidad.

Pero, como suele pasar, seguro que me lo fastidian.

Cuando salgo de ensayar siempre hago el mismo recorrido de vuelta a casa, ya que, a partir de las doce de la noche parece que consiguen lo que en horario diurno les resulta imposible: sincronizan todos los semáforos de la calle. A la altura de la Biblioteca Jaume I los coches ralentizan la marcha. Por qué? pues porque en ese trozo, que pasa a denominarse Ramón Trias Fargas, se instalan las putas. No, no tienen intención de subirlas al coche, solo es para darles un repaso, curiosidad insana. Lo mismo ocurre con los accidentes de tráfico en el carril contrario. Parar para prestar ayuda no, pero la morbosidad de ver si hay algún cadaver o charcos de sangre seguro que los hace ir más lentos.

Algunas personas, de tan buenas que quieren ser, me enervan. Tantas explicaciones sobre esto, sobre lo otro, que si no se puede ir juzgando con tanto abandono, que si no lo has entendido bien... Y lo único que consiguen es que me entren ganas de pegarles un tiro.

SI. ESTOY DE MUY MAL HUMOR.

Pero es que algunos tienen el don de joderme el día, la noche y lo que les deje, y se quedan tan a gusto. Después creen que con un mensajito en el contestador ya está todo olvidado. No hijos no; como dice un anuncio de cerveza, las reglas han cambiado.

Ayer me dieron la madrugada, y durante las 24h que ha tenido el 6 de junio, por distintos motivos, ha ido a más. Parecía Fuenteovejuna, todos a una, dispuestos a tocarme lo que no suena.

Hasta me he olvidado de felicitar a Inés, que cumplía años. Mis disculpas.

So. Stop. Halt. Yo me planto aquí. Basta ya de sinuosidades y oblicuidades.

Tengo cosas mejores que hacer en mi ociosa vida que quedarme esperando a que los demás tengan a bien concederme un nanosegundo de su precioso tiempo, porque el mío es tanto o más importante que el suyo.

Y no juzgo nunca a la ligera, sino que dispongo de ideas propias, e intentar convencerme a la fuerza para que cambie de opinión no es la mejor manera, porque cuanto más cargantes se pongan, más hermética y huraña me volveré yo.

Dicen que al infierno se llega igual de bien con pasos cortos que con pasos largos. Ya que, sea como sea, el sitio al que me dirijo es el mismo, quizá me ponga las botas de siete leguas y ande hacia allí con pasos agigantados.

Negatividad? no gracias, pero positividad nauseabunda tampoco.

Soy como soy, es una costumbre muy mala que me cuesta cambiar.

Y tengo el remedio perfecto para algunas alimañas camufladas



PORQUE YO LO VALGO

miércoles, 6 de junio de 2007

Paréntesis



Con el tratado sobre lo imbécil que me siento, el discurso del método de Descartes se quedaría en simple cómic. Quién me manda a mí creer en quimeras...

Siempre te acaban fallando. Incluso lo presientes antes de que ocurra. Maldita intuición.

Hace un rato me hablaban de perderse en Nueva York.

Yo me perdería en el fondo del océano.


martes, 5 de junio de 2007

Candless in the dark



Tenemos la prueba fehaciente de que mi negatividad es devastadora. Le pedí a Nat que sacara de su encierro las cartas del tarot. Tres preguntas, tres tiradas. Los mismos arcanos en los mismos lugares. Cambios radicales. Finales. Lo peor no fueron las respuestas a mis preguntas, sino el momento en que se empeñó en que fuera yo quien las interpretara para e
lla, aunque la había prevenido de la nube que me acompaña a todas horas. A la postre se dió por vencida y por consejo ex-profeso, en cuanto salí de su casa quemó incienso y velas blancas para limpiarla. Creo que a la mía también le convendría un exorcismo.



Lo que está claro es que consulte donde consulte, todo es equiparable. He visitado la página web de Osho, y aterroriza ver que las cartas describen mi estado anímico mucho mejor de lo que yo podría expresarlo.

Aunque Eva dice que son las lunas las que nos tienen así, y no dudo de sus aseveraciones, que ella de estas cosas sabe y mucho, tiene que haber algo más. Como animal racional que soy, me resisto a que elementos externos me zarandeen, por siderales que sean, y me dejen en este estado:




Los humanos tenemos un punto de idiotez, a pesar de todos nuestros esfuerzos por ocultarlo y por inteligentes que seamos. Aunque las puertas del castillo estén cerradas a cal y canto con los mejores sistemas de seguridad que existen en el mercado y utilicemos la más sofisticada tecnología en detectores de intrusos, ante las palabras nos convertimos en algo maleable. Después intentamos por todos los medios controlar, poner límites y automanipularnos, lo que ya es el colmo del engaño.

Y es imposible. Como se molestaron en explicarme por partida doble, tenemos que salir de la cueva, porque quedarnos dentro esperando a que pase el temporal no es la solución, si actuamos así estamos negando nuestra propia existencia. Alguien tremendamente positivo me contaba esta madrugada que toda experiencia enriquece por negativa que sea y que, a pesar de todo, debemos seguir dispuestos a continuar luchando por esa parcela de felicidad que nos está reservada.



Me recordó un cuento de Bucay que, por ser un magnífico ejemplo de lo que estaba intentando hacerme entender, transcribo aquí:

"Un buscador es alguien que busca; no necesariamente alguien que encuentra. Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien su vida es una búsqueda.

Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Había aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo. Así que lo dejó todo y partió.


Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos, Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, le llamó mucho la atención una colina a la derecha del sendero. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores. La rodeaba por completo una especie de pequeña valla de madera lustrada. Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en aquél lugar.

El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor.


Sus ojos eran los de un buscador, y quizá por eso descubrió aquella inscripción sobre una de las piedras:


Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días


Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lápida.

Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en aquel lugar.
Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:

Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas

El buscador se sintió terriblemente conmocionado. Aquel hermoso lugar era un cementerio, y cada piedra era una tumba. Una por una, empezó a leer las lápidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.

Pero lo que lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años...

Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio pasaba por allí y se acercó. Lo miró llorar durante un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

-No, por ningún familiar —dijo el buscador—. ¿Qué pasa en este pueblo? ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que les ha obligado a construir un cementerio de niños?

El anciano sonrió y dijo:

- Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré...:

“Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí, para que se la cuelgue al cuello. Es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella:

A la izquierda, qué fue lo disfrutado.
A la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.

Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos? ¿Tres semanas y media...?
Y después, la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso...¿Cuánto duró? ¿El minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana?
¿Y el embarazo y el nacimiento del primer hijo...?
¿Y la boda de los amigos?
¿Y el viaje más deseado?
¿Y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?
¿ Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?
¿Horas? ¿Días?

Así, vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos... Cada momento.

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es para nosotros el único y verdadero tiempo vivido".

Cuanto tiempo quieres que quede anotado en tu libreta?

Como no he podido encontrar la música que quería para acompañar esta lectura, he tenido que crear algo de la nada. Busqué velas en todos los idiomas y le añadí la melodía. Espero que os guste mi composición.

Charada


Cuando creemos que nadie nos ve hacemos las cosas más peculiares que pensarse pueda. Mientras esperaba que el semáforo me diera la salida, eché un vistazo al coche que tenía al lado. Pese a las ventanas cerradas, la música salía por los conductos de ventilación invadiendo la calle casi desierta. Dentro, un muchacho seguía el ritmo de forma salvaje. Parecía que sufriera de múltiples tics, o una enfermedad que le obligara a moverse, pero no, estaba interpretando diferentes papeles a un mismo tiempo; quizá director de orquesta, batería y guitarra. Al fin se dió cuenta de que lo estaba observando de forma descarada y su reacción no se hizo esperar. Dej
ó en el acto de contonearse, adquirió una postura formal al volante y bajó la música. Por el retrovisor divisé algo más: se había ruborizado hasta la raíz.

En "2046" de Wong Kar-Wai, una de esas películas asiáticas a las que tan aficionada me he vuelto, me sorprende una frase que pronuncia su protagonista: "El amor es una cuestión de oportunidad. No sirve de nada conocer a la persona idónea demasiado pronto o demasiado tarde". Podría decir entonces que lo que me ha sucedido es que he conocido a las personas adecuadas pero a destiempo? No lo creo. En mi caso, el destiempo es constante, aunque presumo que no seré la única en pensar así. Cuantas veces hemos escuchado -si te hubiera conocido antes...- Y si así fuera, sería distinto? Si me hubieras conocido antes, yo tampoco sería como soy ahora y quizá no te habría dedicado ni una simple mirada. Muchas veces solo se utiliza a modo de tabla de salvación para, en forma de sutileza, evidenciar que ya está todo perdido de antemano. En el fondo es eso; mi corazón puede pertenecerte, pero no me pidas, además, que te preste mi tiempo.

Años después tu camino vuelve a cruzarse con la persona que pronunció esas palabras, solo que esta vez está empujando un cochec
ito de bebé, y al preguntarle qué ha sido de su vida te cuenta maravillas sobre la estabilidad que finalmente ha conseguido y te invita a cenar para recordar viejos tiempos y no deja de dirigirte miradas elocuentes, tanto, que es como si pudieras ver a cámara lenta lo que tiene pensado su entrepierna para ponerle el broche final a tan bienaventurado encuentro.



Y fingimos, fingimos, fingimos.

A veces, aquello que queremos es lo que necesitamos.

lunes, 4 de junio de 2007

The last kiss


Mi padre tiene siempre batallitas para contar con las que entretenerme. Las excursiones a pie a Montserrat, al castell de Burriac, anécdotas de sus idas a Isla Fantasía con toda la caterva de pequeños monstruos campistas; de hecho, ambos progenitores han salido criatureros, todo lo contrario que yo. Quizá por eso nunca fui con él de excursión, porque ya entonces no aguantaba a tanto crío junto. Mis subidas al castillo fueron de mayor, intentando batir récords temporales, acompañando a algunos guiris curiosos o, también, para escapar de la monotonía de un verano que se me hacía eterno. La cuestión era hacer la cabra y emprender el más difícil todavía por eso de la emoción que implica el riesgo. Tampoco es que tuviera nada especial el dichoso castillo: cuatro piedras mal puestas y sin el aliciente de una vista espectacular porque, ya me diréis qué tiene de bonito el maresme, pero a esas edades parece que estés escalando el himalaya. En cuanto emprendieron la reforma, dejando el camino expedito a cualquiera, se acabó la gracia.



Si la noche del viernes estuve acompañada por un hombre increíble, el calificativo para el que compartió cena conmigo anoche no puede ser menos que maravilloso. Abrimos la tertulia de forma macabra y la finalizamos con carcajadas. Como paréntesis, una película "Seduciendo a un extraño" para la que necesitas una alta dosis de concentración. Cambiamos las palomitas por el tiramisú y mi sofá chill out demostró ser bastante más cómodo que una butaca.

Aunque no entiendo muy bien porqué, siempre me transmite una sensación de tranquilidad, de tenerlo todo bajo control, así que me fui a dormir en un estado de beatitud que me ha acompañado durante todo el día de hoy.



El despertador está en deshuso últimamente. Aparte de la manía (una de tantas) de dejar que entre la luz a raudales, es en esta época del año cuando menos duermo; mi cerebro desarrolla una hiperactividad tal que necesita todas las horas diurnas de que pueda disponer. Pero, por si esa maquinaria falla, a las 8 en punto suena la alarma del móvil. Durante un tiempo fueron los Van Halen quienes machacaban mis oídos; acabé con la tortura al mismo tiempo que con el individuo que los escuchaba. Ahora mis mañanas están amenizadas por los Sixpence none the richer, con algo mucho más tierno.

Y de eso va hoy.

sábado, 2 de junio de 2007

A hard day's night



La charla matutina con Blanca ha sido reveladora. Ella no me dice: no lo hagas, te estás equivocando. Aconseja que haga lo que me dicte el subconsciente, aunque mi conciencia se esté tirando de los pelos y dando cabezazos contra la muralla que he ido edificando alrededor, cimentada en todos los miedos que me bloquean y paralizan a la hora de mostrar sentimientos. Cada sillar contiene uno de esos miedos, perfectamente encajado con el resto, y únicamente extrayendo el que constituye la base de todos conseguiría derrumbarlo. Y una pregunta se destaca, acuciante, entre las demás. Si los destruyo ahora, deberé volver a levantarlos después?
Es un riesgo que debo estar dispuesta a asumir. Lo estoy?

Ayer ocurrió algo que removió muchas cosas.
Me reencontré, después de quince años, con la que había sido mi mejor amiga desde parvulitos hasta mi boda. Es de esas casualidades que se dan de vez en cuando, porque pese a haber vivido a unos 200mts, no nos habíamos vuelto a cruzar. Se paró en plena calle y me sometió, previo abrazo de oso, a uno de sus rápidos interrogatorios para constatar si toda la información que disponía sobre mí seguía vigente. Debo decir que está bien informada.

En los breves minutos que pasamos, ella preguntando y yo haciendo fintas, recuerdo que solo se me ocurrió pensar que es una de las pocas personas que conozco que no junta su mejilla con la tuya y lanza los besos al aire, te besa de verdad.

Me zafé como pude del tercer grado y, de paso, de la mirada asesina de su consorte, que nunca me tuvo en gran estima por considerarme nefasta influencia para la estabilidad familiar.

Es como si de un puzzle se tratara. Cada día una nueva pieza puesta en su justo lugar, pero hay demasiadas y parece no acabar nunca. Solo espero que, al llegar al final, no se aplique la ley de Murphy y falte la que completa el cuadro.


viernes, 1 de junio de 2007

Tres colores: rojo

Y con esta, se acaba la trilogía de Kieslowski.

Aunque el título hoy debería ser el amarillo ictericia, que es el color de mis manos después de pringarme con una hidratante autobronceadora.

Pues será cutre, pero a mí me gustan las aventuras del capitán Jack Sparrow. La tercera entrega es un cúmulo de traiciones y despropósitos, con algunas frases muy buenas (-lo tiene todo planeado o va improvisando sobre la marcha?-) y un final... no, ya lo comprobaréis por vosotros mismos.

La luna llena de esta noche está indicada para lanzar hechizos sobre cuestiones relacionadas con el deseo y el amor. Invocad a Freya para pedirle que aparezca ese alguien especial o que os conserve al que ya tenéis. Servidora, que ni tiene uno ni espera milagros, se va a saltar el ritual.

Ni siquiera Dante con sus cantos del purgatorio, consigue arrullarme para que duerma. Qué tengo en la cabeza? Ideas para llenar un hipermercado. Y preguntas. Y dudas. Y ya no sé si hacerle caso a mi sentido común, a mi imaginación o a mis vísceras.

Todavía no está claro si soy el caballero de brillante armadura, la princesa encerrada en la torre o el dragón que escupe fuego y plantea adivinanzas para dejar en libertad a los incautos que intentan penetrar en su guarida. Mi mano ciñe una espada. Significa que soy la única que puede liberarme o, por el contrario, me he convertido en mi peor enemigo?



A estas horas ya no rige la cabeza, solo las sensaciones.

Eso, tu dí lo que quieras que yo seguiré pensando lo mismo...