martes, 19 de febrero de 2013

Les Misérables




Es gracioso cómo se piensa en España. Me refiero a: Si no es útil, no importa que se pierda.

Soy una defensora de las tradiciones y la cultura, vengan éstas de donde vengan y, mal que les pese a algunos, del lenguaje de cada "Comunidad Autónoma". Es fácil ver los toros desde la barrera, más cuando no eres tú el que torea. Hablando de toros...  pretenden metérnosla doblada con la idea de Bien Cultural. Y una mierda! Sigue siendo un acto de crueldad sin límites pero nada, espero que los votantes del pp y los que disfrutan con la tortura estén satisfechos con la pataleta y la imposición por decreto ley. 

En éste país de pandereta, corrupciones y dedocracias hay a quien no le importaría (o pretende) abolir los diferentes idiomas que subsisten en cada lugar. Equivocadamente piensan que fuera de nuestro pequeño "terruño" no son útiles y para qué vamos a conservarlos.

Vamos a utilizar una situación hipotética: Una pareja de árabes con sus hijos se trasladan a... pongamos Galicia (solo para no herir más sensibilidades y tocar la fibra con la sobiranía catalana). En las escuelas se enseña básicamente en gallego, algunas horas en castellano y además el idioma extranjero que esté en vigor (llámese inglés, francés o tagalo).

Hasta ahora ese método de enseñanza ha funcionado. Los niños aprenden 3 idiomas más el materno que es el que hablarán en su casa (que para eso es suya y pueden hablar lo que les de la realísima gana, solo faltaría!).

La pregunta es: por qué cambiar algo que está funcionando? porque algunos no están satisfechos con eso. Necesitan sentirse "más" españoles y obligarnos a nosotros a sentir lo mismo, cuando lo único que están consiguiendo es el efecto contrario, es decir, que al subestimar el idioma nos empujan a intentar por todos los medios que el nuestro no se pierda.

Porque lo hará si no hacemos algo, no lo dudéis. Si un foráneo llega aquí el primer idioma que aprende para comunicarse es el castellano (que no "español") y como con su familia hablará el que han utilizado desde que nació, dificilmente aprenderá con corrección el idioma de la comunidad si solo tiene un par de horas de enseñanza diarias. Pero como para esos ultranacionalistas no sirve para nada más que para hablarlo en la propia comunidad autónoma, vas y te jodes. Y si se pierde un idioma con siglos de antigüedad, tampoco llorarían por ello. En lugar de fomentar la cultura se dedican a destruir para construir una grande y libre (que se está viendo que ni grande ni libre, al menos de chanchullos).

Que no es cierto? a las estadísticas me refiero. Cuantos millones de personas hablan "español" y cuantos gallego, euskera bable o catalán?  Pero como parece suceder con los políticos, cuanto más tienes, más quieres. Y así nos va, claro. 

De El oasis del KAOS

jueves, 7 de febrero de 2013

Las bicicletas son para el verano



Barcelona es una ciudad ciclista sí pero, a qué precio?

Y no, no voy a defender a los ciclistas, sino a ofrecer el punto de vista de un peatón y un conductor.

Ir en bicicleta es bueno y sano.  Sé que no producen gases contaminantes, no utilizan combustible, reducen el colapso en las vías urbanas y en cuanto a salud, solo hay beneficios (bueno... eso quizá podríamos matizarlo un poco).

Pero, y  los riesgos? Llevo varios días sufriendo atentados contra mi persona (y no soy la única) perpetrados por esos bienamados ciclistas.

Por qué? porque la mayor parte de ellos no respeta absolutamente NADA.

Primero: circulan por las aceras (cuando la ley ya no lo permite) como si fueran los amos, obligando a los peatones a apartarse y a veces incluso de mala manera para no ser arrollados  por ciclistas que tal parecería que se están entrenando para una contrareloj.

Segundo: Una gran parte de ellos no sabe lo que es una señal de circulación, y parece ser que tampoco tienen muy clara la cuestión semafórica.

Tercero: Mientras pedalean tranquilamente o como locos, van enchufados a su ipod, móvil, mp3 o lo que sea, con lo que ni se enteran de lo que sucede a su alrededor.

El Ayuntamiento, con su obsesión para que la gente utilice la bicicleta está dejando sin aparcamiento a los vehículos de 2 y 4 ruedas  en un claro acto de  discriminación, puesto que los propietarios de ese tipo de vehículos pagamos religiosamente cada año nuestro permiso de circulación (donde consta que también tributamos por el permiso de aparcamiento).

Propongo que a los ciclistas se les aplique la misma normativa que a los conductores de motocicletas, a saber:

- Obligación de llevar casco
- Contratación de seguro (porque dónde reclamas si un ciclista te atropella? al maestro armero)
- Prohibición de la utilización de  mp3, ipod o cualquier otro artilugio para escuchar música.
- Superar un exámen teórico (a los que no ostenten permiso de conducir) para que aprendan a respetar las señales de tráfico.
- Prohibición de circular por calles peatonales (que para eso se denominan así, peatonales)

Y no estoy muy segura en cuanto a dejar que metan las bicicletas en el tren si no son plegables, porque ocupan tal cantidad de espacio que molestan a los pasajeros en la entrada y salida, así como en las escaleras mecánicas.

Bicicletas si, pero sin abusos.

De 07/02/2013

martes, 5 de febrero de 2013

Un nuevo blog

Hay veces en que saltando de una página a otra, llegas a un blog que te entusiasma....

Este no es el caso. No he llegado a éste blog por casualidad, perdiéndome en un sinfín de páginas; he llegado porque es el blog de un buen amigo que sabe mucho, muchísimo sobre libros (y sobre muchas más cosas pero ahora no viene a cuento). 

Si no sabes cual va a ser tu próximo libro, si eres un entusiasta de la lectura, si buscas algo más que una reseña, si eres de los que, como yo, prefieres un breve comentario que lo diga todo a un tremendo spoiler que te quite las ganas de leerte un buen libro, ya puedes estar añadiendo a tus favoritos éste link y suscribiéndote a sus entradas. 

 Con lenguaje excelente y capacidad de síntesis Olethros nos introduce en el maravilloso mundo de la lectura. En su blog hay mucho y bueno donde escoger, reflexionar y comentar. 

No voy a estropearos la sorpresa, leed y opinad por vosotros mismos. 


 Que lo disfrutéis.