jueves, 3 de julio de 2008

Awakenings

Photobucket

Hubo un tiempo en el cualquier batalla se convertía en un reto. Nunca daba una por perdida, aunque de antemano lo estuviera. El tiempo de las escaramuzas pasó.

Hubo un tiempo en el que callar era un atentado contra férreos principios amparados en magnas creencias. Hoy callo y me desdibujo, porque no hay nada que me motive a hablar.

Hubo un tiempo en que desnudaba cerebro y corazón delante de quien quisiera escuchar. Hoy me cubro con ropajes pesados y oscuros para no ser blanco fácil.

Photobucket

Este cansancio insidioso se instala hasta el alma, inundándolo todo, dejando el interior repleto de nada.

Somos tristemente prescindibles y, para quien no quiera verlo, profetizo que ya le enseñará la vida con sus duros golpes.

Discover Prince!

3 comentarios:

Jean-Valjean dijo...

Las batallas siguen siendo retos. Los retos desvinculan del otro y te situan. ( ayer : "Ante el negocio, rock and roll" )

Callar.Callar también tiene efectos positivos, no es necesario tratar siempre de convenceer o de derrotar vebalmente . Te dejo una frase que leí hace unos días y que viene bien akí : “a veces los costes de competir no compensan los posibles beneficios de ser el mejor, y consumen tiempo y energía que puede ser invertido de forma más efectiva”.

"Dejando el interior repleto de nada" !!!??? La Kaos que conozco anda siempre sobrada de cosas interesantes. Kaos no es nada de nada, es algo más porlo que lleva dentro. Otra cosa es que haya momentos en que, por circumstancias, no puedas mirar hacia dentro y verlo con claridad.

Jean-Valjean

Scott Saint-James dijo...

Solo te puedo decir:
http://www.youtube.com/watch?v=JeaBNAXfHfQ&feature=related

Kaos dijo...

Jean-Valjean, el Kaos tiene muchas facetas, y una de ellas, aunque no sea para sentirse orgullosa, es la similitud con pinchar un globo, aunque el celo obre milagros...

Scott, me ha encantado la canción. Gracias.