sábado, 14 de noviembre de 2009

Double Trouble



Si mi lunes empezó con la desagradable sorpresa proporcionada por Hacienda, el resto de la semana solo podía empeorar. Qué es lo que pasa con mi vida últimamente? No bien acabo de salir de una y ya estoy metida en otra. Ahora que lo pienso, por qué cuando uno se halla en una situación difícil dice que se ha metido en un berenjenal? Qué tiene de especial? Acaso pinchan? Son tóxicos? Se te enredan los tallos en las piernas y no te permiten salir? Alguien se ha metido literalmente en una plantación de berenjenas y me puede explicar el dicho?

A estas alturas de siglo, que todavía existan la censura, la intimidación y la coacción es vergonzoso. Pero lo que es más desastroso aún es que el sentido del humor sea pésimo y no sepamos reírnos de nosotros mismos.

Si mantener las distancias era necesario, se acaba de convertir en prioritario. Porque cuando las cosas funcionan todo son sonrisas cómplices, chistes fáciles y gestos cariñosos pero, ay amigo si no van como deberían ir, se nos gira el humor o permitimos que otros nos asesoren... Es entonces cuando se hace patente la dicotomía entre rangos y donde dije dije digo Diego, las expresiones faciales cambian con la misma rapidez que las de las máscaras de teatro griego y a ti se te quedan los ojos como platos por la sorpresa porque no sabes por donde te van a caer ni a qué vienen esas sensibilidades heridas por tomarse los problemas a choteo, que ya suficientes hay como para además concederles una dosis extra de importancia.

Si siempre he actuado así, tengo que cambiar ahora para no incurrir en ofensas que no calibro como tales? Pues va a ser que NO.

He soñado con el pasado en futuro. Volvía a mi antigua empresa con la fusta en la mano. También volvía Joan, mi ex jefe. Unas cosas más raras...

Añoranza de algo, de alguien, de hace semanas, de hace años, de días pasados que no van a volver. Ofreciendo flores en memoria de un olvidado ante un sepulcro vacío.


Photobucket

No hay comentarios: