miércoles, 11 de marzo de 2015

Gente Tóxica


Hay gente tan miserable y patética que ni siquiera es capaz de insultar de forma creativa y original.

Hay gente tan amargada que, la única posibilidad que tienen de sentirse mejor es intentando que la vida de los demás sea tan triste y vacía como la suya. 

Hay gente tan pobre de espíritu que son incapaces de confiar en nadie. 

Hay gente con la que, cuando hablas, tienes la sensación de pisar carbones encendidos, porque cualquier cosa que digas será tomada como ofensa. 

Hay gente tan egocéntrica y megalómana que jamás considerarán que se han buscado su propia ruina. 

Hay gente que se ahoga en su ira contra el mundo por no haber sido capaces de hacerle frente y, aunque tú no seas culpable de ninguna de las desgracias que les han sucedido, te responsabilizarán a ti de ello. 

Hay gente que, por muchas oportunidades que les den, siempre acaban por joderlo todo y al final nadie les quiere cerca.

Hay gente que solo sabe amenazar, insultar y acumular rencor. 

Esa gente es incapaz de echar una mirada a su interior, porque saben que solo encontrarán gusanos retorcidos y secos.

Si les permites entrar en tu mundo, te atraparán en su gris y repugnante telaraña, comportándose como novios celosos y posesivos, controlando todos tus movimientos, no sea que te escapes y no puedan envenenar tu vida. Criticarán e insultarán a tus amigos, porque para ellos, tu eres de su exclusiva propiedad, no entienden la palabra "compartir" y tampoco entra dentro de sus obsesivas cabezas que ellos no son tu sol y estrellas, que haya vida más allá de ellos y por supuesto, más gente. Cuando abras los ojos y huyas, harán todo lo posible para que te sientas culpable por haberlos abandonado y se regodearán en su mala suerte.

Si conoces a alguien así, sé fuerte, por mucho que insistan, lloriqueen y acaben disculpándose. Aunque se comporten durante un tiempo, siempre volverán a las andadas, está en su idiosincrasia y no pueden cambiar cómo son. Será el cuento de nunca acabar y tú irás sintiendo que tu energía mengua de forma drástica. 

Si les ignoras, desearán tu muerte, te agredirán verbalmente, incluso te mandarán a sus familiares para que te digan que si eres tal o cual, que nadie te quiere, que nunca te han importado... solo están reflejando su propia mezquindad, descargando su agresividad mal enfocada y arriesgándose a pasar una noche en comisaría por una demanda de injurias y amenazas. 

No te ofendas ni respondas, no merece la pena gastar un solo minuto de tu tiempo tomando en consideración sus necias y vanas palabras, cáscaras vacías igual que sus corazones, porque esas personas no saben amar, solo quieren poseer. 

Cuando se emborrachan son peores aún, las cadenas que sujetan al  monstruo interior desaparecen, mostrando cómo son en realidad. 

Ya sabes, si intuyes un trastorno psicológico, una persona tóxica, depresiva, negativa y que te necesita para no revolcarse en su propia mediocridad, corre como si te persiguiera el diablo. Ni consideres mirar atrás y, te lo aseguro, tu vida será mucho más tranquila y feliz. 

PD: No ofende quien quiere, sino quien puede. Ahí queda dicho. 
 photo images_zpspqmhduux.png

2 comentarios:

Scott St. James dijo...

Beware of darkness!
Espero que si escribes esto por experiencia propia, hayas seguido tus propias recomendaciones y estas a salvo.
Cheers

Kaos dijo...

Totalmente a salvo Scott, don't worry ;)
Saludos