miércoles, 4 de enero de 2006

Ahora tampoco la Katana

Hace muchos años que, cuando algún miembro de mi familia me preguntaba qué quería para reyes, mi respuesta era siempre la misma: un arpa.

Desde mi más tierna infancia (supongo que influenciada por Harpo) he querido tocar ese instrumento. Sé que es difícil, pero estaba dispuesta a ello. Con los años mis sueños de poseer una se han ido esfumando, ya sea por precio y/o espacio. El domingo, en la comida familiar de año nuevo, volvieron a hacerme la dichosa pregunta. Debo confesar que los sorprendí. -Quiero una katana- fue mi estoica respuesta. Mi tía inquirió qué era eso, mientras el resto se mantenían atentos a la explicación; ninguno de ellos sabe de cultura japonesa (ni siquiera han visto Kill Bill) y cuando finalicé se pusieron a reír diciendo que para qué necesitaba yo un arma semejante. Evidentemente se me ocurrieron diversas utilidades, pero en pro de tener la comida en paz, decidí no contestar.

O sea, que ni arpa ni katana. A este paso lo único que me traerán sus majestades va a ser lo que me compre yo. En previsión, hoy me he dado una vuelta por las paradas de la Gran Via (o fira de Sant Tomàs i Reis) y me he agenciado un par de caprichos. Total, el día en cuestión solo sirve para tener un festivo más, comer enormes cantidades de roscón y ponerte una corona que nunca se ajusta del todo a tu cabeza. Anda que en mi familia no se han llegado a tragar habas para no pagar! Son peores que David Coperfield.

Os habéis parado a ver la luna creciente? El cielo está tan claro que se puede divisar perfectamente el resto sumido en las sombras.

Se acaba de descargar "Love Generation" de Bob Sinclair. Me gustan los silbidos de la melodía. No voy a disculparme por ello, la música disco me encanta.

Mañana, día Canarias.

No hay comentarios: