jueves, 2 de febrero de 2006

Porque los sueños, sueños son

Me parece lamentable necesitar de los demás para autoafirmarse. Contarles tus penas y sinsabores con el único motivo de que te digan que si, que eres una persona maravillosa y estupenda, pero que ya se sabe, a veces las cosas no marchan como deberían, tienes mala suerte, el mundo está contra tí, etc. Afronta tus limitaciones, pardiez!
Antes, cuando dormía, lo hacía con la cabeza apoyada en la mano. He descubierto que ahora lo hago con los brazos cruzados y los puños cerrados. Cual momia con mala leche, pero de lado. Supongo que es una postura defensiva, a la espera de que lleguen tiempos mejores y pueda volver a la fase rem sin sobresaltos.
Hace frío hoy.
Otro fin de semana por delante. Tiempo para perder, cuando realmente tiene tanta importancia. Demasiadas cosas pendientes: amigos, casa, familia, ocio...
Curiosidad: por qué los jubilados van al banco o al médico a primera hora, cuando tienen toda la mañana por delante? Será para que les quede tiempo suficiente y poder sentarse a no hacer nada? Cuando tienes prisa porque llegas tarde a trabajar y te encuentras a uno delante se te ocurren preguntas como estas.
Me gusta el olor de madera quemada en la chimenea. Creo que si tuviera una me dedicaría a hivernar durante los meses de frío. Podría autohipnotizarme contemplando las llamas. Y arruinarme comprando leña también.
Utopía: una casa junto al mar, dos plantas y grandes ventanales, donde abres la puerta, bajas dos escalones y estás en la playa. Con chimenea, of course.
No sé si es mejor soñar despierto o soñar dormido.
Para estas actividades, acompañamiento de Danny Elfman. Bso de "Black Beauty"
Sweet dreams

No hay comentarios: