lunes, 25 de septiembre de 2006

Ice

En honor a la película "Tesis", el cuento de la princesa y el enano.

"Había una vez una princesa que vivía en un palacio muy grande. El día en que cumplía trece años hubo una gran fiesta, con trapecistas, magos, payasos..... Pero la princesa se aburría. Entonces, apareció un enano, un enano muy feo que daba brincos y hacía piruetas en el aire. El enano fue todo un acontecimiento.Bravo, Bravo, decía la princesa aplaudiendo y sin dejar de reír, y el enano, contagiado de su alegría, saltaba y saltaba, hasta que cayó al suelo rendido. “Sigue saltando, por favor” dijo la princesa. Pero el enano ya no podía más. La princesa se puso triste y se retiró a sus aposentos.....

Al rato, el enano, orgulloso de haber agradado a la princesa, decidió ir a buscarla, convencido de que ella se iría a vivir con él al bosque. “Ella no es feliz aquí” pensaba el enano. “Yo la cuidaré y la haré reír siempre”. El enano recorrió el palacio, buscando la habitación de la princesa, pero al llegar a uno de los salones vio algo horrible. Ante él había un monstruo que lo miraba con ojos torcidos y sanguinolentos, con unas manos peludas y unos pies enormes. El enano quiso morirse cuando se dio cuenta de que aquel monstruo era él mismo, reflejado en un espejo. En ese momento entró la princesa con su séquito.“Ah estas aquí, qué bien, baila otra vez para mí, por favor”.

Pero el enano estaba tirado en el suelo y no se movía. El médico de la corte se acercó a él y le tomó el pulso. “Ya no bailará más para vos, princesa” le dijo. “¿Por qué?” preguntó la princesa. “Porque se le ha roto el corazón”. Y la princesa contestó: “De ahora en adelante, que todos los que vengan a palacio no tengan corazón”

Está muy bien eso de los halagos, siempre y cuando no te tragues el anzuelo, sedal y hasta el carrete en un exceso de vanidad.
Me llama Cris para confirmar nuestra asistencia el 7 y 8 en Sant Joan. Cuanto la quiero! además de admirarla, porque tiene una fuerza interior inigualable. Son muchos años ya de amistad que la distancia no ha podido relegar al olvido.
Maria pone cara de escepticismo cuando le hablo de la coraza anti sentimientos. La prueba irrefutable la tuvo el sábado, cuando podía haber tomado la iniciativa y no lo hice. Mi hígado me dice que estamos muy tranquilos ambos dos en este estado de tranquilidad relativa, este ser pero sin estar. Otra vez tiene razón, por supuesto. Mi corazón/pedrusco no quiere sentirse querido sin poder devolver más que una ínfima parte, el egocentrismo no llega a tanto y aún menos la desesperación.
Es una paradoja dormir con nórdico y el balcón abierto? Seguro que si...
La falta de sueño me lleva a pensamientos incoherentes. Mi clarividencia se asemeja a un banco de sardinas rodeadas por delfines emitiendo sonidos para encerrarlas y que los leones marinos, tiburones y otros depredadores oceánicos se den un festín.
He vuelto al mundo submarino. Dicen que, el que tuvo, retuvo y ahorró para la vejez. Nada tan fácil como volver a los viejos hábitos; es como montar en bicicleta. Otra vez la pescadilla, què hi farem!
Hoy continué domesticando la razón
llena de asombro ante el día sucedido:
proyecto un rápido boceto de la acción,
canto versiones que capturo del olvido
"Canto Arena" - Silvio Rodriguez
Como dirían los ingleses, por San Jorge! todavía hay cosas que me hacen vislumbrar un rayito de esperanza en un mundo plagado de cretinos. Pero no cantemos victoria antes de tiempo, que ya sabemos que aquí todo el mundo es culpable hasta que se demuestro lo opuesto.
La frase del día:
Vier Elemente, innig gesellt bilden das Leben, bauen die Welt
(Friedrich von Schiller )
Yo tampoco sé aleman, pero tengo la traducción, que no pienso poner.
La canción de hoy
"Hardent my heart" (si puedes)- Quarterflash

2 comentarios:

Anónimo dijo...

cuatro elementos, los que forman la vida, construyen el mundo... o algo parecido, digo yo.. lo digo? lo escribo

Djwords

Kaos dijo...

Literalmente, la frase sería esta:

Cuatro elementos, intimamente asociados representan la vida, construyen al mundo.