lunes, 13 de noviembre de 2006

Follow the yellow brick road

Mi vecino sigue empeñado en destrozarme los oídos a base de Camilo Sesto. Algo de mí, algo de mí... ufff, demasiado deprimente para estas horas del día.

Tengo agregado un elemento al que, si no le dedico atención exclusiva, se inventa un affaire con una mujercita que solo existe en su cabeza, esperando que así me ponga celosa. Se puede ser más gili? Las ha hecho de todos los colores, intentando provocar una reacción por mi parte. Hasta chantajearme con cargarme la responsabilidad de su suicidio! Vanos intentos, todo hay que decirlo, porque la compasión no es uno de mis fuertes.
Cuanto más hablan, más inofensivos son.
Qué haces cuando una mujer te acosa con el pretexto inverosímil de que su hermano quiere hablar contigo? Como dice Maria, está mal el patio...

A veces me preguntan qué substancias me ayudan a escribir. Normalmente nada. Son esas pequeñas ruedas incrustadas en mi cabeza, que casi siempre suelen actuar con la precisión de un Tag Heuer, las que se encargan de organizar verbos, sujeto y predicado y darles forma coherente. O no. Eva me preguntó por qué no pensaba en escribir de forma profesional. Pero es mi amiga desde hace tantos años que no puedo tener en cuenta su criterio. Me quiere, la quiero y dudo que pueda ser objetiva. Claro que también es muy exigente, con lo que quizá si ella lo dice... Algún día me sorprenderé a mí misma (y a todos vosotros) haciendo algo que tenga sentido.
De desagraïts l'infern n'es ple, como decimos por aquí, pero también de cobardes.

Hace unos meses me irritaba sobremanera el hecho de enviar un mensaje y que no fuera respondido. Hoy sigo pensando lo mismo. Los hay poco detallistas. Claro que si todo lo que cuentan es un cuento chino, normal que no puedan responder. Ya los veo borrando mensajes, números de móvil, cookies y direcciones de mail antes de entrar en casa para que la parienta no descubra sus escarceos amorosos de fin de semana, o entre semana, que los hay aprovechados incluso en el curro. Después vienen los millones de excusas para justificar las ausencias. Creo que ya he vivido antes esta historia... y cuando ellos van, servidora ha hecho el viaje de ida y vuelta varias veces...

Si no entienden eso es que son de comprensión más bien lenta, o retardada del todo.
Finiquitados "Mauricio o la elecciones primarias" y "Amor, curiosidad, prozac y dudas". Vamos a por "En el nombre del cerdo".
Se puede ser amigo de un ex? Creo que no, por mucho que haya gente que se empecine en lo contrario. A no ser que tengas enanos compartidos y claro, ahí tienes que tolerarte por el bien de la estabilidad infantil. Si no es por ese motivo, es de dudoso buen gusto, más que nada por aquello de la incomodidad que puede acaecer cuando las dos partes se han buscado a otros y coincides en un mismo lugar. Mi política es quemar las naves. Quizá porque jamás habría tenido como amigos a los que más tarde he tenido como parejas, así que estaría loca si los mantuviera, pensando lo que pensaba de ellos... Y en cuanto alguien adquiere la categoría de amigo, empiezo a visualizarlo como si fuera una ameba, con lo que se hace cuesta arriba imaginar nada. Además, la amistad cotiza en bolsa y un revolcón se puede encontrar debajo de cualquier adoquín de la calle.
Una frase genial de una película más bien pobre:
"Es la primera vez que descarto tener un pasado común con un hombre antes que tener una oportunidad de tener un futuro con él"
The cuckold comes out of the ame - b.s.o. Master & Commander

No hay comentarios: