jueves, 28 de diciembre de 2006

Secretos Compartidos

Me sorprende enormemente que no me tengan expuesta en Benidorm junto con el resto de animales más venenosos del planeta. Según Ra, el día que me muerda la lengua me envenenaré, según el resto, también.

Mi tío tuvo anteayer una prueba fehaciente de que, cuando se me encierra en lugares atestados de gente, sale lo peor de mí. Estábamos en Ikea, y yo me preguntaba en voz alta por qué muchos padres se llevan a los niños a comprar, ya que son una molestia (ante todo, para los demás) y él me respondió a la gallega, que qué hacen con ellos si no tienen donde dejarlos. Mi respuesta: que contraten una canguro. Otra pregunta por su parte: y si no tienen dinero para contratarla? La mía: si no tienen dinero para contratar una, tampoco lo tienen para ir a comprar chorradas. Como no podía rebatir tanta lógica y racionalidad, optó por callarse, continuar eligiendo lámparas y dejarme renegar a placer.

Mecachis, recórcholis y carámbanos! Llego a casa dispuesta a ver mi segunda serie favorita y me encuentro con una avería de luz que, mira tú por donde, solo afecta a mi escalera. Será la inocentada del día. Las velas, que ya me conocen, saben que les espera una larga velada por delante. Con lo relajada de venía después del hidromasaje! Es una sensación extraña, si no fuera por el ruido igual habría levitado. Me imagino la cara de susto de María; a lo mejor se le pasaba de golpe la manía de hablar hasta con las cacerolas. Claro que ella mantiene conversaciones con cualquier objeto inanimado, pero la menda envia mensajes telepáticos a través de fotos.

Piensa en mí...

Todo es culpa de la dichosa canción, que me persigue, como la garra verde.

Intento adaptarme a la miniatura de sofá y leo mi porvenir. Dice que el próximo año voy a ser más bruja que nunca y que, antes que el certificado de penales y el análisis de sangre, solicitaré informes bancarios. Ei, que no soy tan materialista! Me recomiendan evitar el contacto con personas poco evolucionadas; vale, los hombres descartados ;) Total, me tienen miedo... Me divierte ver como alguno, cuando dejo asomar las malas pulgas, intenta justificarse y se enreda en aclaraciones liándose todavía más, provocando que no reprima una carcajada pero si las ganas de llamarle pardillo. Y a los que insinúan, incitan y desafían por el mero hecho de, sin llegar a ninguna parte, a los artistas del probablemente, tal vez, ya veremos o quizá, una sola palabra: bocamoll

Mas de cien mentiras, que valen la pena...

Don't give up - Peter Gabriel & Kate Bush

1 comentario:

nano dijo...

Que curioso, pues yo te encuentro hasta encantadora. será que te miras muy mal, o que no te dejas ver, pero "prenda" yo te tengo calada.