jueves, 22 de febrero de 2007

Siento... luego existo

Hoy es uno de esos días en los que desearía tener a alguien a mi lado. Necesito cuidados y mimos; una buena cantidad de ellos. Poder recostar la cabeza en el hombro de alguien para variar. Que me tomen de la mano, me acaricien el pelo y me abracen con ternura. De palabras apenas susurradas, de habitación en penumbra y besos suaves. Dormitar en un cuerpo que se acople, que desvanezca los terrores nocturnos al percibir su respiración pausada, tranquila.

No hay comentarios: