domingo, 11 de marzo de 2007

El partido de la jornada

Como cada año, he asistido al derby más esperado por los culés: el Barça-Madrid.


He llegado pronto, muy pronto. En la calle Arizala, ante la mirada (hacia el otro lado, por supuesto) de las furgonas de la pasma, la gente tenía la calle tomada y no te dejaban continuar si no pitabas, les reías las gracias, ponías buena cara a que te sobaran el coche y toreabas una bandera sin saber si al otro lado te esperaba algún peatón temerario o suicida (seguro que si atropellaba a alguien si que habrían intervenido, grrrrr).


Con esa manía mía de la puntualidad, las puertas del parking aún no estaban abiertas, con lo que se ha formado una cola del demonio en plena calzada que luego ha costado dios y ayuda arreglar.


Después de dar una vuelta por las inmediaciones, me he decidio a subir a la gradería, para ver qué aspecto presentaba el campo.
a las 21:00


Me gustan los asientos amarillos formando las letras "més que un club". En tribuna, también realizado con sillas amarillas, se forma el nombre del club "F.C. Barcelona"
La gente iba llegando escalonadamente y los accesos se convertían en un río humano.


Con la salida al campo del rival, la habitual pitada, cómo sino íbamos a recibirlos?


a las 21:55 las gradas ya presentaban esta imagen

El famoso "Gol Sud"

Mientras ocurría todo esto, en nuestra posición nos entreteníamos observando cómo desalojaban a los gorrones de asientos ajenos. Papis que se llevan a los niños que, aunque socios, no pagan entrada pero sí ocupan asiento (y en un día como hoy es imposible encontrar uno libre, con lo que acaban sentados en las rodillas de papá o mamá, incordiando al resto de espectadores), gente con entradas para el gallinero que intentan colarse, los que no han tenido más remedio que comprar localidades separadas y quieren estar juntos para poder comentar la jugada, guiris extraviados que no saben lo que son los pares e impares, en fin, un poco de todo para amenizar la espera.

Y llega el momento. El himno. Siempre he dicho que emociona ver a 93.000 personas encerradas en un campo, entonando el mismo cántico al alimón. Hasta parece que no desafinen.

El mosaico de este año, genial





He oído que en la retransmisión de la "sexta" no han emitido las imágenes de la senyera. Quizá para ellos habían demasiadas rayas rojas y amarillas... aquí está, en vivo y en directo.




Y empieza la agonía. Oleguer había iniciado una tanda de despropósitos, y eso que acababa de empezar. En uno de sus errores, Van Nistelrooy marca y nos deja mudos, pero Messi vuelve a poner el partido en movimiento en el minuto 10.


Otra "cagada" de Ole, penalty sobre Guti (que se la sabe muy larga) y sube el 1-2 en el marcador. No sé si decir que Eto'o ha fallado o que Casillas, con sus aciertos (hace tiempo que deberíamos habérselo birlado al Madrid) ha salvado unas cuantas ocasiones, pero si al camerunés se le hacía imposible materializar el gol, no así a Messi, que ha tenido una noche memorable.


Total, que ahora para un lado, ahora para el otro, y parecía que el Barça volvía a tener encarrilado el encuentro, pero los barcelonistas estamos destinados a sufrir. El error táctico de Rijkaard ha sido no cambiar a Oleguer cuando le han sacado la primera tarjeta, porque otra tontería de las suyas nos ha dejado con 10 jugadores y una segunda parte para empezar comiéndose las uñas y no parar hasta la primera falange.


Casillas se ha ganado unos cuantos improperios por perder tiempo, y el árbitro, que parecía más merengue que objetivo, ha hecho la vista gorda en eso y en unas cuantas faltas y tarjetas que no ha mostrado a los blancos, porque ya se sabe, habría equilibrado la balanza y no parecía ser de su gusto.


Minuto 27 de la segunda parte, Sergio Ramos anota el tercero. Aquí los pesimistas y agoreros ya empezaban a darlo todo por perdido, incluso abandonaban las gradas. Pero... quién ha vuelto a salvar en el minuto 90 a un Barça que no aguanta la presión? Messi. Inconmensurable.


El camp ha sido un clam, todos a una coreando su nombre. Era nuestro héroe.


Resultado final: 3-3 Un empate que, después de lo mal que lo hemos pasado, sabe a victoria. Podré seguir presumiendo de que, en todos los años que llevo asistiendo a este partido, mi equipo nunca ha perdido contra el Real Madrid.


Comentario de los socios: Si nosotros somos malos, ellos son peores, si no nos han ganado hoy, no lo harán nunca. Unanimidad: si en lugar del Madrid fuera otro equipo, habríamos perdido.


Dicen las malas lenguas que Deco y Ronaldinho se han hecho amiguísimos de la muerte y no hay noche que no salgan de fiesta, con lo que se explica el bajo rendimiento de ambos. A mí, personalmente, aunque considero que es un magnífico jugador, sigue sin gustarme Ronny. Demasiado egoísta. A fin de cuentas, sin él también se han ganado partidos, y no entiendo porque todas las jugadas tienen que pasar por sus botas, cuando hay jugadores que, sin ser tan galácticos, trabajan para el equipo, no para lucimiento personal y son capaces de hacer un hat trick en un partido como el de hoy, donde los de la capital venían a por todas para salvar el orgullo y no nos lo han puesto nada fácil.


Hacía años que no escuchaba en el campo el consabido "así, así, así gana el Madrid" ni veía una pañolada semejante contra el árbitro (que se la ha ganado a pulso), con gritos de "fuera, fuera".






Al menos, la pareja (del Barça, of course) que ha venido expresamente desde Badajoz para ver el encuentro no se ha ido decepcionada. Seguimos a 5 puntos y a esperar que Sevilla y Valencia tengan un tropiezo, o varios...

Messi, Messi, Messi.

2 comentarios:

dragskor dijo...

crónica pre, on y post partido, escrita y con imágenes, y juicio crítico incluido. Escueto y separando el grano de la paja.
¿Ahora a esperar el próximo derby?
Bueno, bonito y...

Kaos dijo...

De momento, a esperar que se acabe esta liga, que no pinta tan mal después de que el Nàstic nos haya hecho tan magno favor.