jueves, 7 de junio de 2007

El pacto de los lobos

Lo bueno? unas preciosas gafas que me sentarían de muerte si tuviera los 600€ que cuestan. Alain Mikli, diseñador cool para pijas asquerosas como yo.


Una corrección: Tenerme no es un placer, es un lujo.

Intento repetir el mantra "mañana será un día estupendo", a ver si de tanto decirlo se convierte en realidad.

Pero, como suele pasar, seguro que me lo fastidian.

Cuando salgo de ensayar siempre hago el mismo recorrido de vuelta a casa, ya que, a partir de las doce de la noche parece que consiguen lo que en horario diurno les resulta imposible: sincronizan todos los semáforos de la calle. A la altura de la Biblioteca Jaume I los coches ralentizan la marcha. Por qué? pues porque en ese trozo, que pasa a denominarse Ramón Trias Fargas, se instalan las putas. No, no tienen intención de subirlas al coche, solo es para darles un repaso, curiosidad insana. Lo mismo ocurre con los accidentes de tráfico en el carril contrario. Parar para prestar ayuda no, pero la morbosidad de ver si hay algún cadaver o charcos de sangre seguro que los hace ir más lentos.

Algunas personas, de tan buenas que quieren ser, me enervan. Tantas explicaciones sobre esto, sobre lo otro, que si no se puede ir juzgando con tanto abandono, que si no lo has entendido bien... Y lo único que consiguen es que me entren ganas de pegarles un tiro.

SI. ESTOY DE MUY MAL HUMOR.

Pero es que algunos tienen el don de joderme el día, la noche y lo que les deje, y se quedan tan a gusto. Después creen que con un mensajito en el contestador ya está todo olvidado. No hijos no; como dice un anuncio de cerveza, las reglas han cambiado.

Ayer me dieron la madrugada, y durante las 24h que ha tenido el 6 de junio, por distintos motivos, ha ido a más. Parecía Fuenteovejuna, todos a una, dispuestos a tocarme lo que no suena.

Hasta me he olvidado de felicitar a Inés, que cumplía años. Mis disculpas.

So. Stop. Halt. Yo me planto aquí. Basta ya de sinuosidades y oblicuidades.

Tengo cosas mejores que hacer en mi ociosa vida que quedarme esperando a que los demás tengan a bien concederme un nanosegundo de su precioso tiempo, porque el mío es tanto o más importante que el suyo.

Y no juzgo nunca a la ligera, sino que dispongo de ideas propias, e intentar convencerme a la fuerza para que cambie de opinión no es la mejor manera, porque cuanto más cargantes se pongan, más hermética y huraña me volveré yo.

Dicen que al infierno se llega igual de bien con pasos cortos que con pasos largos. Ya que, sea como sea, el sitio al que me dirijo es el mismo, quizá me ponga las botas de siete leguas y ande hacia allí con pasos agigantados.

Negatividad? no gracias, pero positividad nauseabunda tampoco.

Soy como soy, es una costumbre muy mala que me cuesta cambiar.

Y tengo el remedio perfecto para algunas alimañas camufladas



PORQUE YO LO VALGO

4 comentarios:

Eva dijo...

jajajaja, m'encata el teu mal humor!! en sento taaan identificada q ets l'unica q ha aconseguit un sonriure! aix! si q es no soporto la positivitat bestia... si estem de mal humor, ho estem y punto pelota! q nos dejes ahogar en nuestra oscuridad no??
bueno cariñet, jo estic sortin del tunel pero no m'han tocat allo q no sona tan com a tu...
Mil petons!!!!!

Kaos dijo...

Si el meu mal humor serveix perque somriguis al menys en treurem alguna cosa positiva.
M'alegro que sortis del forat negre.
kss

Anónimo dijo...

me tengo que dar por aludido?

Kaos dijo...

Pues... al ser un ente anónimo no sé si has podido contribuir o no a que tuviera un día atroz, tú sabrás.

Te sientes responsable por algo?