miércoles, 6 de junio de 2007

Paréntesis



Con el tratado sobre lo imbécil que me siento, el discurso del método de Descartes se quedaría en simple cómic. Quién me manda a mí creer en quimeras...

Siempre te acaban fallando. Incluso lo presientes antes de que ocurra. Maldita intuición.

Hace un rato me hablaban de perderse en Nueva York.

Yo me perdería en el fondo del océano.


No hay comentarios: