domingo, 22 de julio de 2007

Fight Club

Un avión acercándose, con las luces del tren de aterrizaje encendidas. Hace aire, pero en la playa todavía quedan arrojados bañistas desafiando las olas. Subo el volumen de mi mp4 para no escuchar el sonido que sale disparado por los altavoces del chiringuito. Aún no es la hora del dj y lo que tienen puesto no contribuye a la relajación.

Y la verdad es que saldría corriendo si mis ahumados y maltratados pulmones me lo permitieran. Correría sin parar hasta llegar no sé muy bien dónde.

Esta ausencia de todo, de nada.



Una gaviota parece seguir el ritmo de mi música. Bate las alas, planea, en una danza aérea que me hipnotiza. Quisiera ser como ella, lanzarme en picado. Un ciclista se gira y me sonrie. No me siento con fuerzas para corresponderle.

Qué hago aquí? Este no es mi sitio, aunque no sepa cual es.

Pienso en cadenas, rescoldos y ceniza; en azules y grises, opacos y tibios.


No hay comentarios: