martes, 12 de agosto de 2008

Crazy people

Después de verme un par de episodios de la primera temporada de "Gilmore Girls" y sin lectura, porque todos los libros están en cajas, no me queda más remedio que navegar a diestro y siniestro por la web para poder encontrar algo mínimamente aceptable.

Debo decir que en la página de contactos donde me suscribí para tener acceso al blog de ese amigo, de la cual ya me he borrado porque él no actualiza desde hace bastante tiempo, si pasas de mirar las fotografías de pésimo gusto puedes llegar a descubrir verdaderas perlas. Sorprende ver cómo en este tipo de páginas, donde supuestamente se va a lo que se va, de vez en cuando se dan unas discusiones políticas que ya querría más de un foro; como que a veces parece una cruzada anti-catalanista por parte de algunos, liderados por no se sabe muy bien quién ya que, según datos aportados, unas veces es hombre, otras mujer, lo que si está más que claro es que, sea lo que sea, es un/a sociopata; lo que realmente se le da bien es provocar e insultar cuando los participantes no opinan lo mismo que él/ella. Admito que estoy totalmente de acuerdo con su descripción de "lanar" para calificar a sujetos (mayormente del género masculino) absurdos, previsibles, chabacanos y abominables que pueblan el mundo de los contactos virtuales, pero ahí acaban nuestras coincidencias. Ella/él, abogaría por meternos a todos los que no nos sentimos españoles en un campo de concentración y nos gasearía, no se cansa de repetirlo, como tampoco escatima adjetivos peyorativos para nuestras madres, y no piensa que las ideas, sean nacionalistas (de uno u otro bando) o no, no vienen en la partida de nacimiento ni son herencia genética, como el grupo sanguíneo o la posibilidad de padecer diabetes. A mi, con mis ideas radicales, jamás se me ha pasado por la cabeza cometer un genocidio de tal calibre, aunque quizá si alguna vez sufriera de enajenación mental transitoria empezaría por dicho personaje. Por lo demás, me parece incluso divertid@ ya que, sin este tipo de esperpentos de los que reírse más y mejor, sería todo bastante inodoro, incoloro e insípido.

Photobucket


Quién iba a decirme que todos los datos acumulados en mi época escolar los podría aplicar en bricolaje? Pues si, queridos míos, para empotrar cajas de luz y reventar paredes, no he utilizado las matemáticas ni las ciencias, sino la historia. Porque, cuando se quiere minar el poder, ya sea gobierno o empresa, cómo se empieza? desde abajo. Y así, rescatando del baúl de los recuerdos lecciones pesadas y pasadas, el trabajo no ha sido coser y cantar pero si mucho más rápido de lo que esperaba. Lo que todavía no sé es qué datos aparecerán desde el fondo de mi cabeza cuando empiece a tocar cables eléctricos...



Como me cansa realizar una misma tarea más de media hora seguida (solo las tediosas, otras es sumamente grato realizarlas en mucho más tiempo...) me he puesto a configurar el portátil para ver si funcionaba con el nuevo router inalámbrico que me instalaron. Al cabo de un rato de pelearme con él con infructuosos resultados, lo he abandonado por los enchufes y, en cuanto he conseguido un éxito rotundo al encenderse la lamparilla que tengo de prueba para estos menesteres he vuelto a la informática; esta vez la diosa fortuna estaba de mi parte, porque se ha conectado a la primera, así que esta entrada marcará un hito en la historia al ser la primera escrita desde mi nueva casa.


Finalizo con una canción de Black Box Recorder que también suscita debates. Quizá la letra sea pesimista, y mucho debería añadir, pero lo que cuenta es la melodía, que para algo tenemos sentido musical, o no?

1 comentario:

Gattaca dijo...

Querida... lo que me hubiera gustado verte pistola de calor en mano! O vaciando tu boca de culebras y sapos en honor a los cables que se resistían a tus encantos. Pero el Lunes veré los resultados, que o por verlo ya acabado desmerecerá el mucho trabajo hecho, ya que tuve la ocasión de ver el terreno virgen.

Yo he estado de bricolaje virtual, por fin he podido situar donde quería el reloj de mi blog, ardua tarea leches!