miércoles, 20 de agosto de 2008

Dragonball: Saikyô e no michi

El sábado estaba desmotivada. No solo eso, sino todas las palabras feas acabadas en -ada- que se puedan encontrar en el diccionario. Localizar quince bisagras iguales fue imposible, las manijas de las puertas pretendían acabar con mi plan de pensiones y no hubo forma humana (ni de otro tipo) de comprar el líquido para la pulidora de suelos, así que decidí volver a casa, ya que si me quedaba allí lo único que conseguiría sería ir poniéndome paulatinamente (o a marchas forzadas) de peor humor y acabaría arrepintiéndome de mis palabras y actos o de ambos, que me conozco.

Quizá fuera premonitorio que todo me saliera al revés desde el principio, porque la vuelta estuvo amenizada por uno de esos tremendos mareos que suelo sufrir en verano y en un par de ocasiones casi me vi debajo de un coche. Pero acabé llegando sin más contratiempos que los sustos pertinentes (debo tener tantas vidas como mis gatos) y, en cuanto me derrumbé en la cama me quedé frita. Claro que a la 1:36 de la madrugada me han despertado los gritos de un indeseable que de pequeño se perdió las clases de urbanidad. Creo que ya no se llevan. no?

Y ya que hablamos de cosas como urbanidad y consideración, algunas personas creen ser perfectas y según mi parecer poseen tales defectos que me sería imposible convivir con ellas. Cuando vas a casa de alguien, solo tienes que fijarte un poco para saber cómo debes comportarte. Ejemplos a tener en cuenta: si la tapa del inodoro está bajada, déjala tal y como la has encontrado, que jode y mucho tener que ir bajándola. Que en esa casa se observan unas normas higiénicas tales como no dejar pelos en la ducha? Ya sabes lo que toca, no dejar los tuyos por ahí para que se los encuentren, que dice bien poco en tu favor como huesped. Las sillas no se arrastran por el suelo, que los vecinos de abajo no tienen ninguna culpa de tu vagancia y, por supuesto, si coges algo, devuélvelo a su lugar después de usado, que el anfitrión no es tu criado. Mi abuela tenía una frase para este tipo de personas que por escatológica no voy a poner aquí, pero llevaba mucha razón, como siempre. Por estos motivos y otros más o menos importantes (o quisquillosos, depende de cómo se quiera ver) me resulta tremendamente difícil convivir con los demás.

Dentro de mi desordenado caos todo objeto tiene su lugar y no, mi ojo no empieza a mostrar señales convulsivas si mueves medio metro el utensilio en cuestión, pero podría arrancarle la cabeza de un mordisco al que lo haya dejado en el suelo de otra habitación. Bonito pareado me ha salido, por san Jorge!



Si por lo menos la ropa que hay tirada encima de la cama es mía, como dejé las clases de contorsionismo aparcadas hace años, difícilmente podré cercenarme la testa en un arrebato furioso, aunque puede que me castigue de cara a la pared durante un rato... todo es posible.

Vamos, que mi asociabilidad traspasa las fronteras de la inmensa cantidad de gente que puedo pasar sin conocer a la que se mueve algunas veces por mis dominios.



Avisados quedáis.



Discover Jimi Hendrix!

7 comentarios:

Gattaca dijo...

Miedo me das querida... Si no fuera porque en estos momentos estamos conviviendo en una relativa paz al leer este texto mis pies clocarían precipitadamente contra mis posaderas y no pararían hasta legar a mi humilde hogar^^
Creo que te consideras mas "rara" de lo que realmente eres, a día de hoy no hemos tenido nunca problemas de ese tipo y son muchos los días semanas mese e incluso años si juntamos todo el tiempo que hemos pasado bajo el mismo techo tu y yo... Eso si, te he de dar la razón, porque la tienes, no como a los locos... La gente es de un desconsiderado que tira de espaldas y confunden amistad y confianza con amo-esclavo, es tu casa, tu me sirves, noooo esto o funciona así o al menos de debería ser así! una cosa es ser hospitalaria y la otra gilipollas...
En fin, aquí en tu casa espero placidamente a que regreses del trabajo juas juas

Kaos dijo...

Como ahora mismo sabes tu mucho mejor que yo dónde están empaquetados todos mis trastos, ni siquiera osaría toserte, jeje.

No es que me considere rara, bueno sí, un poco, pero hay cosas que veo como intolerables y observo que a otros ni fu ni fa, y supongo que debe ser algo educacional. Crecí con el respeto al prójimo como enseñanza diaria y debo decir que con la edad es algo que no ha mermado. Si a mi me molestan los ruidos de madrugada, me cuidaré muy mucho de generarlos, por la cuenta que me trae, y así con una serie de cosas que muchos no tienen en cuenta. Lo peor de todo es que luego se atreven a quejarse de lo mismo que están haciendo...

Deseosmalos dijo...

Hola kaosín!!

Hoy he visto por la tele como gente hacía fotos a enfermeros y médicos que iban con cara de resignación a sacar muertos de un avión.

La educación y el respeto a los prójimos se perdieron en el confín del especio-tiempo.

Bueno espero que el proceso de embalaje vaya en buena dirección y estoy segura que "La reina de las tiaras de los chinos" té esta cuidando mucho.
Besines

Kaos dijo...

La reina de las tiaras de los chinos es la repera. Mientras yo trabajo ella empaqueta, me hace la comida y hasta le da tiempo de irse a pasear, es como una especie de demoledora industrial, pero no veas la tranquilidad que le está aportando a mi histeria el tenerlas en casa a ella y a su actividad frenética. Por las tardes toca más trabajo en Castefa y creo que si, que el sábado la operación traslado será un éxito, además ayer tiré de agenda y recluté a todo bicho viviente que se encuentre en Barcelona en estos momentos, así que es probable que la "operación traslado" del sábado sea un rotundo éxito.

Kss

Deseosmalos dijo...

Era una mañana “fresquita” del mes de agosto y el timbre sonaba en la puerta de la casa de Kaos, ella y la reina de las tiaras de las tiendas de chinos ya lo tenían todo organizado y estaban terminando de devorar un copioso desayuno que les darían fuerza para...OPERACIÓN TRASLADO!!!!!.

Ellos abajo esperaban pensando en esos cinco pisos de escaleras que les esperaban, pero todo por ayudar a una dama. Su fornidos cuerpos estaban preparados para el trabajo, sus músculos duros y tensos esperaban el peso de las cajas y la mirada de asombro de las jóvenes y bellas mujeres que les habían reclamado, estaban listos para la... OPERACIÓN TRASLADO!!!!!.

Sudor, esfuerzo, amistad, pasión y quien sabe si sale alguna teta o las bragas de Kaos surgiendo volando de alguna caja. A PARTIR DEL 23/8/08 EN SUS MEJORES CINES Y UN POQUITO ANTES EN EL EMULE!!!!

Scott Saint-James dijo...

Estoy seguro de que el individuo que hará aproximadamente 4 años bajó de su coche tuneado a las 3 de la mañana para utilizar el cajero de al lado de mi portal, con la "música" a volumen hiriente en mitad de una plácida madrugada estival, todavía recuerda el impacto del melón de tres kilos que lancé sobre su adefésico automovil, amparado por supuesto en el anonimato y la oscuridad, no eran horas de llamar a la urbanidad a semejante garrulo.

Kaos dijo...

Por dios! un melón! eso es pragmatismo y lo demás son puñetas! yo sueño con tener una escopeta de aire comprimido para estos menesteres, pero aplicaré tu idea la próxima vez, aunque será difícil que un coche se pare en plena autovía de Castelldefels con la música a todo trapo.