miércoles, 10 de diciembre de 2008

Photobucket

Otra horterada que casi me cuesta un desprendimiento de retina. Estos atentados contra la elegancia tendrían que estar penados por la ley.


No hay comentarios: