domingo, 29 de marzo de 2009

Den goda viljan



Las cosas más tontas a veces te revelan un filón.

Gracias a los growing gifts del jodido facebook, encontramos los dibujos de Remedios Varo. Es buena, mucho.

Photobucket

Cansada. Agobiada. Saturada. Rendida. Exhausta. Extenuada. Fatigada. Derrotada. Destrozada. Rota. Y cualquier otro sinónimo que se pueda encontrar.

Necesito esas merecidas vacaciones que voy a tomarme en cuatro semanas. Claro que primero vendrán los 4 días de semana santa. Días que pienso invertir en recorrerme zonas de la ciudad que hace tiempo no visito, con la cámara de fotos en ristre para descubrir nuevas perspectivas.

Después de andar sin ton ni son por Cornellá y el Prat de Llobregat, puedo decir que adoro la ciudad de Barcelona. En mi ciudad casi todo es cuadriculado (aquí alguien diría que tanto como yo), y sabes que una calle sube y la otra baja, salvo algunas excepciones. Todo bien definido, con las placas de las calles en cada esquina, para que sepas en todo momento donde te encuentras, no como en el extrarradio que, si no fuera por ese sentido innato de la orientación con el que nací, a estas horas todavía estaría dando vueltas, más perdida que una cabra en un garaje.

Empiezo a encontrarle muchas más ventajas a mi pequeño portátil. Como ahora mismo, en que estoy aporreando las teclas desde la cama. David no quiere quedarse sin su "dosis" de Oasis y me presiona para que escriba mientras él lee. Desde que pasa las noches en casa mi noctambulidad ha sufrido un notable descenso. Bueno, también ha cambiado otras cosas, como las horribles costumbres alimenticias o la falta de emociones. Ahora tengo todas las que necesitaba y más. Una de las cosas bonitas que me ha devuelto es el hábito de acostarse y despertarse abrazado a quien quieres, que seguramente echaba de menos pero no quería admitir.

Tal vez me haya vuelto loca, aunque dar un paseo bajo la lluvia para ir a comprar "chuches" es uno de esos recuerdos que no tienen precio y merecen la pena atesorar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que feliz me he sentido al leerte hoy, y saber que has encontrado la estabilidad, que te merecias.
Un besazo.

Kaos dijo...

A quién debo agradecer que se sienta feliz por mi estabilidad???