domingo, 24 de mayo de 2009

Father's Day



Si cometo un parricidio, me lo tendréis en cuenta? dejaréis de quererme?

Mi progenitor se va a Roma a ver la final de la Champions.

Hasta aquí todo bien.

Los problemas empiezan cuando me dice que tiene que pasar una noche allí y le busque un lugar para dormir, a poder ser que no sea al amparo de ninguna ruina, que ya me ve las malas intenciones...

Le encuentro un B&B céntrico y baratito para pernoctar y que así pueda dedicar el día siguiente, ya sea eufórico o de mala gaita (cuánto poder tiene el fútbol) a visitar la ciudad eterna. Efectúo la reserva, mando un mail a la dirección del B&B para notificarles que la entrada será dependiendo de la hora que acabe el partido (tienen hora máxima de entrada) y, con el orgullo del trabajo bien hecho me voy a dormir la mar de tranquila.

El martes al mediodía me dice que hay cambios, que la agencia de viajes le ha comunicado que no hay plazas (cuando antes había) en el barco en el cual tenía que viajar y que le han metido en otro barco que sale un día antes, por lo que me pide que cambie la reserva, que en lugar de una noche, serán dos.

Vale, no pasa nada. Envío otro mail al B&B diciéndoles que, si no hay inconveniente, reserven también la noche anterior, que llega un día antes. Ellos, la mar de educados, me contestan que sin problemas.

Pienso: ahora sí, ya está todo solucionado.

Pues no. Vuelve a llamarme por la noche para informarme de que la vuelta en barco será tal y como acabe el partido, con lo que solo necesita la noche antes. Ya os podéis ir imaginando cómo estaba yo llegados a este punto, no?

Otro mail hacia Italia anunciando cambios. Por un momento me sentí el ángel de la anunciación. Aunque no esperaba que me recibieran con la alfombra puesta...

Realmente son una gente paciente, muchísimo más que yo. No tenían claro si al final eran dos noches o solo una o se iba a quedar para las uvas, pero después de un breve intercambio de mails, conseguimos entendernos.

Por descontado, ya os imagináis lo que pasó el miércoles al mediodía, verdad?

De vuelta al inicio. Ante la gran demanda de viajes a Roma, la naviera ha puesto otro barco con el mismo horario que en el que tenía que embarcar al principio y la agencia, considerando que era lo que había pedido inicialmente, ha vuelto a cambiar el pasaje.

Cuando recibí la llamada paterna, sobre las 14h, la histeria hizo su aparición. Improperios aparte le hubiera incrustado contra la pared si hubiese estado de cuerpo presente (a él o a quien tuviera más a mano).

Esta vez, los del B&B tardaron más en responderme. Supongo que estarían pensando en si aceptar el enésimo cambio, mandarme a la competencia para que los mareara un rato, anular la reserva y educadamente y con todo respeto, enviarme a tomar viento fresco o preguntarme si saldrían en algún programa cómico de esos en los que le toman el pelo a la gente. Gracias al cielo, ganó el espíritu de negocio.

Con tanto mail de ida y vuelta entre la dirección del B&B y una servidora, estoy por pedirles que me agreguen como amiga en el feisbuc!

Si no hay más imprevistos ni ponderables pasará en Roma la noche del 27 y el día 28, así que mantenéos atentos a las noticias internacionales, porque capaz es de protagonizar algún altercado y salir en los telediarios.

Mientras no tenga que repatriarle...


Photobucket

2 comentarios:

ra dijo...

Que familia tan maravillosa!!!!!

Kaos dijo...

a la mía le faltan unos pocos miembros, pero los que quedan los suplen con creces