lunes, 24 de agosto de 2009

The Claim




And in this crazy life, and through these crazy times
It's you, it's you, You make me sing.
You're every line, you're every word, you're everything.

(Y en esta loca vida, a través de este loco tiempo,
eres tu quien me hace cantar
estás en cada línea, en cada palabra, estás en todo)

Y me volví a quedar sin helado...

Cada vez que salgo a la busca y captura de un helado pasa algo que no permite que se cumpla el objetivo. Ayer probé los moji-caipi-ligth. Y también los moji-caipi-anisados. El agua con gas brillaba por su ausencia, se habían dejado la hierbabuena, el azucar era refinado, en fin, que se parecía a un mojito tanto como yo a Angelina Jolie. El segundo siguió la misma tónica, pero esta vez le añadieron algo con gusto a anís, con lo poco que me gusta! Compensaba la poca maestría de los camareros a la hora de confeccionar el mojito el hecho de estar con los pies hundidos en la arena, escuchando a Michel Bublé, Norah Jones, contemplando las estrellas...

Y los cientos de luces pertenecientes a los aviones que surcaban el cielo.

Caleidoscopio. Una palabra se pasó todo el día rondando por mi mente sin decidirse a salir. Y hoy no tengo nada que decir sobre ella. Las ideas que se relacionaban con ese objeto han desaparecido disipadas en otros pensamientos.

El jueves me hicieron pasar un mal rato. Tuve que ver a alguien de mi familia a quien todavía me duele ver. Debido a esa situación, mi malhumor aumentó hasta proporciones dantescas y se lo hice pagar a una persona a la que quiero, pero que tiene la tremenda facultad de sacarme de mis casillas fácilmente, diciéndole cosas que realmente no pensaba. Parece que últimamente solo se me da bien hacer mal las cosas.

Hay días en que, si me mordiera la lengua, estaría más mona.


Photobucket

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya... ¿Terminarás, al final, ese escurridizo helado, cosa del destino, se escapa en el último momento?

Y esta vez, ¿qué te ha privado de tomarte un helado? ¡Y tan sólo es un helado... ! Imagínate que cada vez que sales, tienes que salvar, no sé, ¿el mundo? ¿ancianitas de ser arrolladas? ¿a los árboles de ser cruelmente talados? y que algo siempre, siempre te lo impide. Es para pensarlo. 'Oscuros e inquietantes presagios te aguardan a la vuelta de la esquina' (Voz de Gandalf, o Dumbledore o el clásico Anciano mago)

En fin... Mírate eso. Aburrida, lo que se dice aburrida, no estás. ¡Ah! Y ya de paso te contesto en el otro post. Tu verdad, tu gran e insondable verdad, no es más que la verdad de la sociedad. Lo que la sociedad no le gusta, a ti no te gusta. A la sociedad no le gustará lo que escribes, escribes basura. Y a la sociedad no le gusta la basura. Todos los días, cuándo vamos al trabajo, vemos a nuestro alrededor basura...

Buenos días!

Kaos dijo...

Esta vez lo que me privó de comer el helado fue que en la heladería solo tenían Carte d'Or, algo tan simple como eso. Y ante la pereza de buscar otra heladería, me decanté por el alcohol, que siempre es más agradecido.

Las ancianitas pueden ser arrolladas, los árboles me preocupan, si siguen realizando talas masivas nos quedaremos sin papel, y al mundo le pueden ir dando...

Por norma, no sigo la corriente de la sociedad. La sociedad está idiotizada viendo la tele y yo no la veo. A la sociedad le preocupan unos problemas que desconozco por completo, así que dudo que mi verdad sea la del resto de los mortales. Si no me gusta algo, no me gusta por mi personal criterio, no por lo que pueda opinar un atajo de borregos.

- ... Basura
- Uhmm?
- Esta semana no... no he hecho otra cosa que pensar en basura
- ¿Y, qué pensabas sobre la basura?
- Pues... me preocupa mucho lo que va a ocurrir con tanta basura. Digamos que, más bien me obsesiona. Llegará un día en que no habrá sitio dónde ponerla.

Con este diálogo empieza una de las mejores películas que se han hecho en el cine.

Anónimo dijo...

¡Bien! Pues, con basura, empieza mi meteórica carrera literaria. ¡Bienvenida, basura!

Pobres ancianitas. Está bien que te preocupes por los árboles. Y el mundo, bueno, que le den... es relativo. Todo es cuestión de visualizarlo, según la forma, los colores o la composición. Nada más. (Oh, pobres ancianitas. Imagino sus cuerpos desmenuzados, destrozados, sus bondadosos rostros llenos de arrugas irreconocibles, la marca de los neumáticos… Deja, deja)

Lo que tú digas, por supuesto, mientras más aborrezcas la sociedad, la sociedad más te succionará. La sociedad te quiere y no lo sabes hasta el punto en que eres más de todo su conglomerado. (Esa sí que es una buena lucha. Resistirte a la sociedad)

Para nada te aburres tú, eh. Alcohol, aviones, estrellas, ¿he leído algo de olas por ahí?, supongo que en la playa, cómo no. Entretenida. Tu gozo en tu pozo.