lunes, 16 de noviembre de 2009

El menor de los males



Tener un amigo abogado te soluciona muchos problemas, por ejemplo, cuando tienes que escribir un recurso a Hacienda con jerga legal para que se note que está hecho por un profesional que sabe lo que se dice. Porque si lo hubiera tenido que escribir yo, posiblemente no solo no me quitarían las sanciones sino que me impondrían unas cuantas más por insultarles y acordarme de todo su árbol genealógico. Sin cita previa y sin cobrarme nada. Mi agradecimiento eterno para Marc.

El fin de semana en Pineda me ha servido para descansar, intentar relajarme (difícil ahora mismo) y no pensar demasiado.

Pero los lunes siempre serán lunes y eso no hay quien lo cambie... O quizá si, si no existieran los fines de semana, porque entonces nos daría igual.

Alguien debe odiarme mucho para que todo me salga mal. Una vez redactado el recurso, solo quedaba un trámite (puro formalismo, o eso creía), y consistía en llegarme hasta la sede de distrito para solicitar un histórico del padrón. Me persono en las dependencias del ayuntamiento, hago la cola pertinente y cuando me llega el turno me informan de que tardarán 10 días en enviarme el documento (solo tengo de plazo hasta el 24) y, oh sorpresa! que desde 1996 a todos los efectos es como si estuviera viviendo debajo de un puente, porque no estoy empadronada en ninguna parte. Que me llegue el censo a la dirección que consta en mi D.N.I. es completamente accidental, o más bien un error de la administración, porque según la funcionaria que me ha atendido, en Madrid no actualizan los datos o tampoco podría ejercer mi derecho a voto.

Con estas "ayuditas" cada vez me dan más ganas de salirme por la tangente...


Photobucket

2 comentarios:

Comando Matute dijo...

La leche, parece que te ha mirado un tuerto...!!!
Uf, no se que decirte, pero espero que todo esto se te arregle pronto....

E dijo...

Que te parece si me llamas y me lo cuentas???? Yo lidio más a menudo de lo deseable con los de Josep Carner, 33 i por una amiga se puede hacer esto y mucho más. Ya sabes donde me tienes.

E.