domingo, 23 de mayo de 2010

Ice Castles



Recuperar música es viajar al pasado. Horas y más horas de recuerdos de todo tipo, desde los que te roban sonrisas hasta los que te hacen verter lágrimas.

En mi eclecticismo musical bien puedo mezclar Mozart, Jeannette, Portishead y David Soul. Con excepciones muy contadas, soy incapaz de escuchar un cd entero del mismo grupo o cantante, así que voy dando saltos de tiempo y estilo, consiguiendo un "matxambrat" de lo más pintoresco.

Tampoco soy muy dada a buscar chorradas en youtube (ni en ninguna otra parte) pero esta semana me dió por el patinaje artístico. Buscando el vídeo de una patinadora a ritmo de Send in the clowns que no encontré, pese a mi fama de "Salander", me vinieron a la memoria los campeonatos de Tallinn y el mejor patinador que he visto en muchos años: Evgeni Plushenko. La canción que estáis escuchando forma parte de la gala de exhibición. Verlo patinar "Svecha" o "Carusso" es como mínimo, emotivo. Bueno, lo es para los que nos gusta el patinaje.


El problema residía en que me encantó la canción, sabía que había visto la traducción al inglés por alguna parte pero no había forma de localizarla. Menos mal que para dar ideas está la gente que piensa, y me aconsejaron algo tan sencillo como buscar en el historial del navegador. Si, lo sé, a veces me ofusco. Pero tampoco habría servido de mucho el consejo si pocos días antes no hubiera cambiado las opciones del mío para que guardara el historial. En fin, que encontré la letra en inglés y aquí os la dejo por si hay alguien que no esté familiarizado con el esloveno.


Poka gorit Svecha - Andrey Makarevich

There'd been days when I dropped my hands
and had no words, music or power
in those days I was all alone
and did not wish for anyone's help
then I wanted to leave for anywhere
havin locked my doors, not looking for my keys
but I believe that not everything is at and end
until the light fades, until the candle is burnt away

Then nobody could force me to sing
silence was the beginning of all beginnings
but if a song can open my shoulders wide
how difficult it would be to silence me!
And even if there is little time left for me today
and even if my blood runs cold after snow
I start again, even for a hundred times
until the light fades, until the candle is burnt away

Después de pelearme horas con el iTunes y otras cosas que empiezan por I, por fin conseguí hacer funcionar ese artefacto extraplano de color fucsia (o sea, el Ipod) y meterle 8 gigas de canciones para que me acompañe en las horas muertas de mi próximo viaje.

Oh si! me voy, me voy, me voy. Billetes de avión comprados. Diez maravillosos días de desconexión. Sin más preocupaciones que pasármelo bien, deambular por nuevos lugares y conocer personas estupendas que, sin conocerme, permiten que "okupe" sus casas.

Cuando vuelva... cuando vuelva ya me tomaré en serio la vida. Ahora quiero deslizarme al ritmo de la música, ejecutar un perfecto triple Axel, girar de forma vertiginosa y que me lancen muñecos de peluche.


Photobucket

1 comentario:

Omar dijo...

Buen viaje. Haga fotos, no pierda detalle, si se pierde pregunte y disfrute por supuesto.

Un beso :x