lunes, 5 de julio de 2010

Bilbao VII

Quedaba poco por hacer; unas cuantas fotos de Barakaldo

Monumento al obrero

Monumento al obrero

Monumento al obrero

Monumento al obrero

Todo muy proporcionado...

Monumento al obrero

Los "fosteritos", que me recordaron los gusanos de Dune

Metro Barakaldo

Unas pocas compras y despedirme.

Gracias a Rocío, que sin conocerme de nada me acogió en su casa, es más, me dejó completa libertad de movimientos.

Gracias a Lucre, de la que pude disfrutar poco, aunque espero tener más oportunidades de contar con su compañía.

Gracias a Pedro, que es un pozo de sabiduría e información y en unas pocas horas a su lado aprendí muchísimo sobre la historia de ese país, además de su gran sentido del humor.

Y, por supuesto, gracias a Cyrano, que se pidió vacaciones para ejercer de guía turístico, que no me dejó sola ni un momento y convirtió mi estancia en el País Vasco en toda una experiencia que voy a repetir tan pronto como pueda.

No hay comentarios: