lunes, 31 de enero de 2011

The Big Sleep



Llevo días sin poder quitarme ésta música de la cabeza. Suena una y otra vez. "La muerte tenía un precio", así que tal vez compartiéndola con vosotros mi cerebro la exorcize y se decante por otra menos funesta.


Realmente nuestra cultura no está preparada para la muerte. Como ya sabéis aquí la hereje no cree en la vida eterna, en reencarnaciones, el nirvana o cualquier otro absurdo que las religiones quieran alquilarnos para hacernos más llevadero el trance. Te mueres, te entierran, te incineran, te deshacen en cal viva o te meten en una caja de cerillas, da lo mismo. Punto y final. Aunque si hubiera un cielo como el de Nespresso, con un George Clonney y un John Malkovich... quizá... que no tengan cafetera o se hayan quedado sin cápsulas sería lo de menos. Lo dicho, los que no somos fervorosos creyentes lo pasamos mal cuando alguien que queremos se muere, porque para nada pensamos que vamos a encontrarnos más adelante o en otra vida. Hoy me he despertado con la imagen de mi madre en el féretro mientras la bajaban al horno crematorio. Y sigue doliendo, sigo llorando y sigo pensando después de tres años, que soy demasiado joven para no tener madre.


Hablando de madres... he tomado prestada una frase de mi madre vampira: "Odio las malas caras y sospecho de las sonrisas". Es una gran frase. Que una persona siempre esté triste o siempre esté enfadada, cansa. Pero también cansa en la misma medida que alguien que conozcas siempre esté contento y alegre, siempre dispuesto a ayudar, siempre tan amable, siempre tan bueno, siempre tan atento, siempre tan.. odioso! Quizá yo sea demasiado variable, es cierto, porque mi estado anímico, dependiendo del momento, del lugar, de con quién esté o de los cambios climatológicos puede pasar de un estado a otro a la velocidad de la luz, pero prefiero eso a mantener un estado perenne de invariabilidad y que me consideren un encefalograma plano.

Ha pasado Enero... y todo sigue igual... el inalterable hastío de las horas, el pensamiento circular, querer, no poder, buscar, esperar... pensar, pensar, pensar...

I call you every night
My thoughts fly to you,
and my astral body comes to visit,
to steal the promised kiss
my hands tangled in your hair
my eyes drowning in your eyes
and I leave at dawn
no noise, not to wake
hoping to stay in your memory
as the shadow of a light perfume
that allows you to remember. ©

Photobucket

5 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi me da que te estas enamorando.

Anónimo dijo...

Katu:
Tantas cosas que me gustaria decirte y no las encuentro para un miserable comentario.Musus.

Gattaca dijo...

Patirem?

Kaos dijo...

Anónimo, que no te de...

Katu, tranquilo, te entiendo :)

Eva... ja estem patin,jeje

Gattaca dijo...

aix!!!!