sábado, 22 de enero de 2011

Dis-moi que je rêve



Las gafas blancas parecen un faro entre tanta oscuridad. Pantalones, jersey de cuello alto, zapatos, todo de color negro. (Para los más curiosos, si, la ropa interior también). Mis pensamientos fluctúan entre un cálido burdeos, el frío azul noche y el negro grafito.

Me he acostumbrado a llevar siempre el ipod conmigo. Lo malo es cuando no recuerdas que estás en el supermercado y sigues bailando y cantando como cuando estás en la cocina de tu casa escuchando el Ant Music. Oh si! la gente me miraba pero... qué importa si era un día maravilloso?

A veces me sorprendo a mí misma haciendo cosas que creí que jamás haría. Y además, me gusta.

Sueño en color café, con unos ojos que imagino más que veo y unas manos de largos dedos que empuñan el mástil de una guitarra. Sueño que esos dedos recorren mi cuerpo, arrancándole acordes puros y vibrantes para componer una melodía, a veces dura, a veces suave, pero siempre intensa.

Sueño con desastres naturales: ciclones, tsunamis... y con eclipses.

Sueño con perderme en un país, una cultura y un alma que no conozco.

Pero mis sueños pueden convertirse en pesadillas por el simple hecho de abrir los ojos. Soñar es bonito... cuando tu sueñas el mismo sueño, cuando tus deseos son los mismos deseos. Si lo que tú esperas no es lo mismo que esperan de ti, el sueño se desvanece y pasa a formar parte de las cosas que nunca serán.

Yo quiero seguir soñando.... y tu... quieres soñar conmigo?



Photobucket

1 comentario:

Gárgola dijo...

Soñar. ¿Cuándo fue la última noche que soñastes y cuándo te despertastes, todavía recordabas lo que habías soñado? ¿Todavía tienes esos sueños raros? ¿Todavía eres capaz de escaparte de la prisión de tu carne, coger a Moira y recorrer las carreteras, las calles de la ciudad, de noche como una sombra vampírica? ¿Has vuelto a ir a comprar chuches lloviendo a cántaros sin importarte lo que piense el mundo? ¿Y escribirás más disonancias? Soñar. ¿cuándo dejamos de soñar y cuándo estamos soñando? Estuve viendo patinaje artístico sobre hielo. ¿y tú? Soñar. También es peligroso qué sueñas. Acabas soñando con koalas galácticos, pingüinos estelares, caperucias rojas y lobos, etc, etc. ¿No? Bueno, mientras tanto, soñaremos. Seguiremos soñando.

¿Por qué la magia existe, verdad?