sábado, 1 de enero de 2011

Trash



Y ya estamos en el 2011.

2010 ha sido un año de aquellos para tener alzheimer y no volver a acordarse de él. Lo he terminado con mi familia, viendo la tele (oh yeah!) sobre tacones que de lejanos no tienen nada, sin luces encendidas, sin ventanas abiertas, sin quemar deseos escritos que nunca van a cumplirse, sin ropa interior roja, sin comer lentejas, sin oro en la copa, sin cintas de colores en la mesa, sin un billete en la mano y sin salir a dar vueltas con la maleta. Este año los rituales han brillado por su ausencia. Me despertaré en una habitación pequeña, en una casa que, aunque sigue siendo mía, carece de todas aquellas cosas que conforman mi personalidad. Escribo en ordenador ajeno mientras sigo pensando en lo triste que me ha parecido el hecho de que haya gente que ha empezado su nuevo año jugando a vampiros porque están solos. Me niego con rotundidad a transferirme esa imagen.

Pero ahora supuestamente toca formular deseos y soñar proyectos para el nuevo año. Los míos se resumen en uno: restituír mi vida. Y mi vida se compone de tantísimas cosas... Una rutina laboral, ganas de seguir adelante, inversión de tiempo en muchas y variadas actividades... en definitiva, salir del ataúd y volver a ser la que era hace ya ni me acuerdo. Creo que con esta larga ausencia he conseguido el propósito que me fijé, que no era otro que poner orden interior y exterior; el mundo debía aprender a vivir sin mí, no coaccionarme, no juzgarme y no darme consejos, por bienintencionados que estos pudieran ser. Si alguien no ha aprendido aún la lección, lo lamento, pero mi decisión es tajante al respecto. Madre ya tuve una y mi vida es mía, solo mía y hago con ella lo que me place, esté bien, esté mal, sea comprensible o no lo sea. Cuando quiera callar, callaré, pero si quiero hablar, sea del tiempo, del apareamiento de las migalas o de lo que se me ocurra en ese momento, espero que se me escuche con la misma atención que la que yo he dedicado durante años poniendo mis oídos a disposición de los demás. Espero que el resto del mundo deje de mirarse eternamente el ombligo y deje de considerarme el peñón de Gibraltar para uso y disfrute de sus malos momentos o van a encontrarse con que el pedrusco ha crecido y se ha convertido en el monte Everest, lejano y abordable solo para unos pocos. Amén.

He desaprendido algunas cosas para aprender otras; tengo nuevos amigos, algunos en partes del mundo tan remotas que jamás pondré un pie en ellas, sueño en inglés, me comunico en ese idioma tan soso durante un montón de horas diarias y he llegado a sentirme arropada y apreciada por gente a la que no conozco absolutamente de nada pero que en un momento concreto de este año me demostraron que la ayuda sí puede ser desinteresada.

Qué me queda por delante? Un largo y tortuoso camino... pero para empezar no está tan mal, no? He vuelto a escribir y tengo ganas de continuar haciéndolo, lo que es bastante después de todo este tiempo. Espero que vuestra fidelidad siga incólume a pesar de mi ausencia.

Feliz año.


Photobucket

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Katu:
La primera buena noticia del año: You're back!. Un gran abrazo para ti,

Mónica dijo...

Rebienvenida a tu remanso de paz... me encanta que hayas vuelto... con energías renovadas y con el pie derecho!!!!

Un besazo

Kaos dijo...

Gracias Katu :) Yeah! I'm back...
A lot of hugs for you.

Y Gracias Mónica, eso sí lo hice, recibí el año a la pata coja para tener la certeza de empezarlo con el derecho, aunque no sé si por el hecho de ir siempre a contracorriente debería hacerlo con el izquierdo ;)

Gattaca dijo...

Ya era hora que ese ser raro desposeyera a mi amiga de toda la vida!
Te echaba de menos aun sin haberte perdido...
Es bueno conocer gente nueva y es sano hacer nuevos amigos, así como lo es conservar los que valen la pena y poner en su sitio a quien debas. Gracias a dios se escalar, así que ya puedes ser siete Everest, llegaré si me lo propongo juas juas juas

Wellcome to mundo real :)

Anónimo dijo...

Has vuelto! Gaudeamus... Espero que sea para quedarte y seguirnos deleitando con tus esperados escritos que, no por ácidos menos deseados. Un petó molt fort i molt bon any, prenda!!!!

E