sábado, 25 de febrero de 2006

Noche de Carnaval

Le dije a B que está bien no ir sincronizadas en el estado de ánimo. Si nuetros biorritmos fueran paralelos, quién animaría a quién? Me lo pasé bien en la cena, pese a mi naturaleza asocial.
Esperar en un banco el autobús que ya no tiene parada en ese lugar pero que a veces pasa, o dedicarle una oda a los pingüinos... difícil decisión.
En el centro de la pista, un pingüino, negro, blanco y naranja. Angeles y demonios se deslizaban de forma poco grácil y niños, muchos muchos niños, demasiados.

La colonia de osos panda era graciosa. Ayer se movía de todo por las calles. Pumukis, algo muy parecido al personaje que sale en un anuncio, no me acuerdo de qué, con una peluca afro inmensa, pero quintuplicado, una vaquera porno provocando al personal en el McDonald's...
Hacía mucho tiempo que la Ter del Mac no se reunía y, aunque no podíamos estar todos, porque es difícil, por mucho que quieras, teletransportar desde Berlín en un plis al que falta, por fin, después de un més, cena, cerveza, caminata y charla. Según Aka, parecía sexo en Nueva York pero sin comida.

Ya he dicho lo que tenía que decir sobre el percebe donde podía hacerlo y me he quedado más ancha que larga. Sobre otros puedo hablar públicamente sin ningún remordimiento porque no me afecta para nada.
No me cae bien, nunca lo ha hecho. Y ahora, desde una perspectiva "iluminada", lo veo peor aún. Egoísta, aprovechado, calimero e hipócrita. Flor, como decía Luis Aguilé: Camina, camina, no mires atrás, no vuelvas la cara, no lo pienses más.
Mira que acordarme ahora de esta canción... y hasta me acuerdo de lo que seguía: -Si algunas veces te ha tocado perder, ya habrá otras en que puedas ganar, y las tristezas que has debido pasar, en alegrías se tendrán que cambiar...".
Si es que también estoy más p'allá, que p'acá, pero al menos no soy como uno de esos sumisos dispuestos a acometer cualquier tipo de vejación a los que les sometas. Me conformo con seguir buscando la canción de mi vida y recordando viejos éxitos de cantantes casposos.
Hablando de canciones, da rabia pensar que la oigo cada vez que voy a un bar y tienen puesto el canal digital (creo) y saber que aunque forma parte de la banda sonora de "Harry Potter y el prisionero de Azkaban" de "Una mente maravillosa" y anteriormente música de cabecera del "Nadal a 3 bandes" no hay forma de saber como se titula la maldita canción". Pero no desesperemos, algún día la encontraré. Llevo tantos años intentando dar con ella que ya no viene de aquí.
Día de lluvia. Una conversación que he perdido y no puedo recuperar pero recordaré cada día hasta que se diluya en la memoria. Una disculpa, o muchas. Risas, ternura y una sensación de infinita pena por estar alentando algo ya no improbable sino imposible. Me estoy convirtiendo en lo que más odio y aún así continuo la farsa sin dudarlo ni un segundo. Pero sin utilizarlo. No soy capaz. No puedo atribuirle culpa ninguna. Es un triángulo escaleno y, por mucho que lo desee, no va a convertirse en isósceles. Las cartas estaban marcadas desde un principio y todos los ases en mi manga. Soy un farol tan grande que hasta es creíble. Lo siento por tí, pero vas a perder hasta la camisa.
"Cabalgata de las Walquirias" - Wagner
Apropiado. Muy apropiado.

No hay comentarios: