martes, 14 de febrero de 2006

Reflexiones lunares

La lectura es sana. No solamente cultivas el intelecto, también puedes viajar por todo el mundo, sentirte protagonista de miles de aventuras, adquieres vocabulario y además, descubres nuevas músicas.
Ayer, mi autoregalo de San Valentín fue un masaje, porque nada mejor que amarse uno mismo. Realicé la buena obra del día, que no deja de ser otro regalo, aunque no sé si alguna vez la persona a la que iba dirigido sabrá que era mío...
La varita de hada madrina se ha descargado del todo y ya no hace "chucutrú" por tanto, a partir de este momento, deniego toda responsabilidad por lo que pueda acontecer en la vida del cretino integral. Al ángel de la guarda se le han desplumado las alas, le han aparecido cola y dos cuernos de color rojo preciosos y se declara en huelga de buenas acciones hasta que las ranas crien pelo. Si, pese a todos los esfuerzos, sigue empeñado en dejarse engañar, por una servidora que le sableen, estafen, timen o se lo lleven a Tombuctú para utilizarlo en la trata de blancas. Y a mí qué! Si se viera tan solo durante un minuto con mis ojos, o los de mi hígado, que tiene mucho que decir, se daría tanto asco que vomitaria hasta perder esos muchos quilos que le sobran.
Mequetrefes, seres abyectos, cucarachas y sujetos aneuronados aparte, buenas noticias:
Damas y caballeros, me voy a Roma

El 10 de Mayo partimos Ra y yo a ver la ciudad eterna. Con billete de ida/vuelta y la reserva de hotel confirmada, solo queda preparar lo que queremos ver. Desde ahora se aceptan ideas.
Y después? pues Londres, Atenas o la oferta del més.
El acompañamiento musical para hoy:
"Pavana para una infanta muerta" de Maurice Ravel.

No hay comentarios: