jueves, 29 de junio de 2006

Monólogo

Nuestro banco siempre da mucho de sí, verdad kativa? Allí hemos mantenido conversaciones de lo más variopinto, desde religión, política o fútbol hasta los sentimientos más recónditos. En casa hablo conmigo misma, ya que mis interlocutores habituales están despanzurrados encima de la cama tomando el sol y no muy predispuestos al diálogo, eso sí, todavía no me dedico a ponerle nombre a los objetos inanimados.

Ayer estuve en el barrio de Gracia. Miércoles, noche de verbena, locales llenos, un desalojo que trajo a tres furgonetas antidisturbios, pedradas en los cristales con incendio añadido, que dejó sin luz a toda una zona y una sorpresa. Hace muchos años, cuando vivíamos en plaza Lesseps, en ese apartamento de 35m2 con chimenea, Carlos y yo éramos asiduos de un restaurante en la calle la Perla; se llamaba Quebratxo y en Yahoo, que van pelín retrasados, todavía se puede encontrar la información pertinente: (
http://travel.yahoo.com/p-travelguide-13052957-quebratxo_barcelona-i). Y por qué íbamos tanto allí? Fácil; era bastante difícil que nos dejaran pagar, puesto que el restaurante lo montó el padre de uno de los mejores amigos de Carlos (no voy a poner su nombre, que el niño es abogado y solo me faltaría una denuncia por nombrarle en vano). Cuantas tardes perdidas jugando a rol en una de las mesas interiores!

Con el tiempo, el local cambió de dueños, de actividad y de nombre, hasta llegar a su nomenclatura presente: Blues Café. Debo decir que la decoración no ha variado mucho, creo recordar que también por aquel entonces había un piano.
Noche de noticias y no precisamente buenas. Cuando la desesperación llega a puntos insostenibles, es lícito tirar por la calle del medio? Siempre he opinado que el suicidio, que algunos pueden considerar una cobardía, exige mucha valentía, pero por lo que no paso es que por motivos puramente económicos una persona se pase a la ilegalidad. Creo que hay otras soluciones más razonables, sobretodo si tenemos en cuenta que ese "negocio" afecta a la salud, tanto física como psíquica de los demás. "Yo gano pasta a costa de ayudarte a joderte la vida", aunque la vida se la joda cada uno como quiere, dice mucho sobre los escrúpulos de esa persona. Que el grupito de amigos esté al tanto de los cambalaches y lo acepten también deja mucho que desear, y más si uno de ellos pertenece a las fuerzas del orden. Que las circunstancias de la vida te han abocado a ello? por favor! dejémonos de sandeces. Lo dicho, la vía de escape fácil será la más rápida, pero no la más honesta.
Mañana concierto de Nena Daconte en el parc del Forum. Tendré que ponerme al día y escuchar el cd, no para poder cantar, sino para, entre el griterío que habrá, distinguir una de otra.
En qué berenjenales me meto!!! Creo que también yo optaré por una salida fácil, aunque más decorosa...
Mosaico - Rondo Veneziano

No hay comentarios: