sábado, 24 de junio de 2006

Segunda parte de la primera parte

Pues parece que he dormido, y no poco precisamente. Pero a veces un respiro de escritura también procede.

Estamos aquí reunidos para... vaya, creo que no era eso lo que quería decir. Probaremos de nuevo, aunque solo llega desde el fondo de mis recuerdos la frase de ese pajarraco inmundo que es Piolín, diciendo: -creí ver un lindo gatito-. Los míos hacen de las suyas y tiran libros al suelo. No les debe gustar la última lectura.

No me extraña que “La Catedral del Mar” esté considerada como el libro revelación del año. El señor Falcones ha sido bendecido con un poder muy especial: el de jugar con los sentimientos del lector a placer. En un solo capítulo puedes pasar por todos los estados anímicos. Qué os voy a decir! 670 páginas de una sola tacada. Y por mucho que digáis sobre mi enfermiza pasión por la lectura, este libro engancha.

Venció el si y Maragall se va contento. Lástima que Montilla no es rival para ciu, que se lo van a merendar sin guarnición. Los seguidores convergentes estarán dando palmas de alegría. A los políticos deberían inscribirles como prostitutas. De hecho, son peores, porque no tienen escrúpulos en alquilar su voto, y por añadidura a los ciudadanos, por el poder; Mas el primero, que sería capaz de pactar con el mismísimo diablo para continuar paseando la sonrisa profident por los medios de comunicación. He intentado encontrar el texto original del Estatut y no lo he encontrado. Ya se habrán encargado por la cuenta que les trae, de borrarlo con velocidad de rayo para que no empiecen las odiosas comparaciones y nos demos cuenta de cómo nos han vendido por un plato de potaje. Tal vez habría sido mejor quedarnos con lo que ya teníamos y volver a la palestra, demostrando así que tenemos criterio, pero no, teníamos que conformarnos con las migajas para qué? Para que “el Lacas” pudiera decir que el Estatut es suyo.

Niñ@s, no os quedéis nunca en paro. En un gesto discriminatorio sin precedentes, el Instituto de Empleo Servicio Público de Empleo Estatal, más conocido como INEM, dependiendo del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, han decidido que, si no tienes hijos, te jodes. Les da lo mismo que tu empresa y tú hayáis estado pagando una pequeña fortuna, les da lo mismo que estés pagando una hipoteca, les da lo mismo que seas un “single” porque quieres, porque no se ha dado el caso o por el motivo que sea. El baremo que aplican ahora mismo es que, cuando te quedas en paro, cobras una miseria si no tienes churumbeles. Eso sí, durante todo lo que dure mi desempleo voy a cobrar lo mismo. Qué esperan? Que me ponga a bailar sevillanas? Cobrando 700€ menos de lo que me pertenece no es para dar saltos de alegría. DISCRIMINACIÓN.

Y poniendo la directa, el sábado pisé por primera vez el Magic, algo catalogable como heavy/rockero/alternativo. El sitio no está mal, aunque se llena demasiado a partir de ciertas horas. Lo que deberían hacer es fumigar el local, porque puede que te encuentres de frente con alguna que otra alimaña que no tenías ganas de ver. Como dijo una “mujer desesperada”, lo contrario al amor es la indiferencia, y eso fue lo que sentí, aunque no pude dejar de sentirme violenta compartiendo metros cuadrados. María bailó, aunque diga lo contrario, y no se le da tan mal ejecutar algunos movimientos de la danza del vientre. Acabaremos todas en el cursillo, ya lo estoy viendo.

Pecadores, arrepentios porque llega la Santa Inquisición. Las noticias, que vuelan o mejor se desplazan a la velocidad de la luz, llegan esta vez de los madriles. Una ex compañera de mi antiguo trabajo me notifica que han despedido a mi ex jefe (el de esa multinacional de consumibles informáticos con denominación de origen manchega) de forma fulminante. Y quién le sustituye? Un niño de parvulitos, o el mayor imbécil sobre la tierra. He felicitado a Joan, primero por su inminente santo, y a continuación por haber finalizado su andadura en dicha empresa, ya que su situación era insostenible (más o menos como la mía). Si es que, en todas partes cuecen habas y en algunos casos, de tanto añadir ingredientes se acaba formando un potaje incomestible.

Noche de pólvora. De renovación por el fuego y el agua. Noche de augurios, de magia.
Noche de San Juan.
Nos abrazamos a un árbol (a David le costó lo suyo encontrar uno de su agrado, lejos de las multitudes), tiramos deseos al fuego, saltamos la hoguera (o algo de ella) y bebimos lambrusco blanco en la playa, contemplando las hordas que la habían tomado por asalto y criticando a placer todo lo que se movía sobre dos, o a veces sobre cuatro patas.
Hoy día perruno, quizá nos levantemos de la silla para hacer croquetas...

No hay comentarios: