sábado, 29 de julio de 2006

Lo que quedaba del día

Mon dieu, mon dieu, dónde iremos a parar!
Parece mentira, lo pequeños que son en comparación a los países limítrofes y la guerra que dan. No se cansarán nunca de incordiar a sus vecinos? Por un quítame allá esas pajas hace años que se las tienen con Palestina, no se puede decir que mantengan relaciones cordiales con Siria, ahora el Líbano, Iraq no dará problemas en cuanto sus maravillosos aliados, esos defensores a ultranza de la paz mundial (tosecilla sarcástica) acaben de destruirla del todo, de Irán ni hablemos... Qué viene luego? Anexionarse Egipto porque también tienen territorios ocupados? algún terrorista despistado? O preferirán subir hacia Chipre y Turquia? Y de ahí, ya puestos, a Bulgaria, Grecia, Rumania y lo que les echen que, puestos a reclamar, hagámoslo a lo grande. Ni Napoleón en su mejor época, oiga...
Que todo dios está en desacuerdo excepto los países anglosajones? Y a ellos, qué! La cuestión es que, al que les molesta lo destruyen sin miramientos. Los civiles? Bah, somos millones en el planeta, unos miles menos no van a notarse, ya sean observadores de naciones unidas, periodistas o lo que sea. David contra Goliat, solo que en este caso, es el segundo quien gana porque, cómo no van a ganar cuando unos luchan con piedras y mosquetones y ellos si disponen de misiles y esas temidas armas biológicas que no se han encontrado por otros lares?
La "faena" de los trabajadores de Iberia en el día de hoy ha sido de órdago. Cuando aprenderán esta gentuza que no pueden presionar a la compañía dejando tirados a los indefensos viajeros? A ellos también les da lo mismo que no puedas embarcar en el crucero, que pierdas una o dos noches de hotel, que tengas que esperar horas y horas en el aeropuerto..., total, ya pagará el seguro y, por ende, el estado. Los sindicatos tienen delito por apoyar una huelga que no estaba ni convocada y no hablemos de la benemérita, que podrían haber actuado con más rotundidad, pero claro, es algo que ya sabemos todos, cuando más los necesitas menos los encuentras, como los taxis.
Pero todo esto son menudencias, meras banalidades, porque aquí lo importante y lo que mueve a las masas es la presentación de los nuevos fichajes blancos, lo maleducados que pueden ser los terroristas cuando se les está juzgando, los chanchullos marbellíes y que la iglesia le ha dado una colleja a Gallardón por casar homosexuales.
Pasamos de los 44 millones de habitantes, pero la piel de toro da para más, mucho más, tanto que de continuar así temo que en "mi" casa metan de estrangis a unos cuantos sin papeles. Pero seamos solidarios, aquí cabemos todos y trabajo hay de sobra. O no era así?...
Emigro a ese río, las horas de la noche, que para mí serán seis pero lo dejaremos en docena para no desvirtuar el poema
"Y un río yace entre el ocaso y los cielos del alba,
y las horas son la distancia imposible
que se extiende entre esas mareas nocturnas...
Demasiado perdidos para temer, libres ya de todo afán,
los viajeros se hunden en la negrura
donde la oscuridad brilla como un fuego deslumbrante
a través de las Doce Horas de la Noche."

William Ashbless

No hay comentarios: