sábado, 22 de julio de 2006

Remember, remember...

La ventaja de conducir una moto que no corre es que te puedes permitir el lujo de ir contemplando el paisaje sin posibilidades de estamparte contra algo. La vuelta ha sido todo un ejercicio de introspección. Está de moda esta palabra últimamente. Con un bourbon en la mano y un peta entre los labios es más fácil introspeccionarte. Hay días en los que realmente necesito ayuda externa, ya sea psicotrópica, psicosomática o psicodélica.

Noche que huele a jazmín, a estrellas colgadas en un cielo infinito. Dios Tiempo es ecuánime y nos permite ir hacia atrás, hacia delante o simplemente eternizarnos en el ahora.

Se ha vuelto sencillo fingir. Sonreír, hablar de vacuidades, mientras el cerebro circula en dirección prohibida. Únicamente el papel me presta oídos sin interrupciones.

“Poder reír, disimular,
que ya no importa la verdad,
decir que sí, pensar que no
¿acaso importa quien soy yo?”

Quizá nunca consiga encajar en una pandilla de rancios estirados, pero de una cosa estoy segura: nunca me he comportado de forma grosera en público, y eso no es algo que se pueda decir de todo el mundo.

Se está hablando mucho de mi asociabilidad. La primera en abanderar esa causa soy yo misma, empiezo a pensar que con grave perjuicio para mis relaciones sociales. Quizá esos estudiosos del carácter tengan razón y sea timidez.

Retomando el tema de las verduras, queda demostrado que ante ciertas situaciones soy zanahoria, y no me avergüenzo por ello. Todavía lloro cuando veo bailar a mis compañeros y recuerdo a Joan Artur. Es una mala época. Si él viviera, esta semana estaríamos juntos en Blanes viendo el concurso de fuegos artificiales. Posiblemente solo alguien que haya perdido a un amigo muy querido pueda comprenderme. Si algún "café" sabe cómo superar eso, que me lo explique, porque todavía no sé como positivizar ese trance. Tendré que apelar de nuevo a mi dios para que me ayude a atenuarlo.
Después de una charla terapéutica, donde mi gansita mayor quería que olvidara algunas creencias arraigadas desde años ha, al llegar a casa me he mirado al espejo. Lo siento Maria, pero mi criterio es el que más peso tiene.
"Everybody needs somebody" - Blues Brothers

No hay comentarios: