miércoles, 25 de octubre de 2006

Educando a un idiota

Así se titula una película de 1967, y ya que ahora hacen remixes de todo, podrían tunearla un poco y convertirla en el éxito del próximo verano.

Casi casi pillo al jodido mosquito que revolotea con toda desfachatez por aquí delante.

Educar, lo que se dice educar, es imposible, porque cuando uno ya no tiene la base, por mucho que le vistan de Armani, seguirá siendo un paleto en cuanto abra la boca. Tanta artrosis neuronal debe pasar factura a la larga. Si fuera posible lobotomizarles...
Otro anuncio, que nos muestra que el Sr. Maslow o era un psicólogo de medio pelo o perdía aceite, porque conocer a los hombres como que no.

Claro que desde que él se inventó la famosa pirámide de las necesidades metafísicas, ha llovido, ha pasado el Katrina y un par de huracanes menores, pero vamos a analizarla en presente.

Importante. Comida, bebida y vivienda (si viviera en la época actual se tiraría de los pelos, y si hubiese sido previsor se habría hecho constructor). Pero no olvidemos algo que para los hombres es también una necesidad básica: el sexo.

La economía donde va? con las básicas? en seguridad? Opcional, cada cual puede ponerla donde guste.

Seguridad. Para eso compramos armas, practicamos artes marciales e invadimos países. La mejor defensa siempre será un buen mísil lanzado a tiempo, por si las moscas. No olvidemos el sexo, que proporciona seguridad ante las inseguridades intrínsecas de la vida. No sabes de donde vienes, ni a donde vas, ni quien eres, pero eso sí lo tienes claro.

La necesidad social se transforma en la siguiente ecuación: con cuantas más mujeres me relacione, mayor la posibilidad de acostarme con todas ellas. Para qué el amor, si con un vuelta y vuelta tengo bastante? Y si en casa tengo una que cubre las necesidades básicas, genial.

Uy, con el ego hemos topado. Vamos a coleccionar polvos, así podré presumir ante los amigotes en las aburridas tertulias, con los compañeros de trabajo para que se pongan amarillos de envidia y a mis nietos en esas lánguidas tardes invernales delante de la chimenea.

Llegamos al punto crucial, la auto realización

Maslow lo describía así:

Es la necesidad instintiva de un ser humano de hacer lo máximo que pueden dar de sí sus habilidades únicas. Un hombre debe ser lo que puede llegar a ser.

Y algunos creen ser Casanova, el conde de Valmont o Nacho Vidal.

Hipotético test:

Preguntador (P) pregunta

Contestador (C) contesta

(P) - Vocación?

(C) - Follador profesional

Y podríamos seguir con las castañas, tres, tres mil... si no veiáis el Força Barça ni os molestéis en entenderlo.

Vuelvo al swing.

"Sing, sing, sing" - Benny Goodman

No hay comentarios: