sábado, 25 de noviembre de 2006

Algo personal

Será posible!!! Por no querer responder a un sosainas "hola bonita" me han soltado una serie de imprecaciones a cual peor. Qué culpa tengo yo de que a él no se le peguen ni las ladillas? Tanto rencor acumulado debe ser malo para el tuétano, el duodéno y seguro que además provoca alopecia.

No se me puede llevar a ciertos sitios. Por qué? Sencillo: me enamoro. Pero no, nada tan fácil como desear una joya, un vestido, ni siquiera un hombre, que eso sería caer en lo zafio y vulgar. Servidora pierde el oremus por un muñeco a tamaño real que tienen en el Norma Comics. En la planta subterránea para ser más concretos, colgado de la columna anexa al mostrador. Precio del monigote? 271.74€


Mi reino por un Jack Skeleton. Quedaría tan bien en el recibidor de casa...

Va, dejemos de soñar y vamos a lo que íbamos. Mi amiga folclórica me dice que he sido yo quién le ha enseñado a ser dura, pero a Ra no le he tenido que enseñar nada y Jordi es un mundo aparte. Cuando tres personas totalmente distintas entre sí coinciden en el veredicto, no se puede hacer oídos sordos a lo que te aconsejan. O quizá es mi subconsciente el que lanza destellos luminosos conminándome a poner pies en polvorosa.

Palabreja del día: Etiopatogenia. Lo que aprende una sobre los transtornos de la personalidad. Qué coño significa ser anancástico? Si los de la Rae no lo saben, como voy a saberlo yo?

Lo encontré. Una forma de existir caracterizada por una profunda inseguridad que se manifiesta en la duda iterativa y angustiante, en la enorme dificultad para tomar decisiones, la excesiva pulcritud en la higiene, el vestido o la imagen, la imperiosa necesidad de orden y limpieza, la exacta administración del tiempo y el meticuloso cumplimiento de las normas, así como una rígida tendencia al perfeccionismo. Vaya, como Jack Nicholson en "Mejor Imposible". Pues va a ser que con mi ojo clínico, algún ejemplar de cada grupo seguro que conozco, y eso que los hay raros, raros, raros.

Y una nueva denominación: Pinochos compulsivos. Por qué no les dan nombres más serios a las patologías? síndrome de Peter Pan, complejo de Wendy, de Cenicienta... Tan malos son los dibujos animados? Los cuentistas dejaron bien abonado el terreno con tanto infeliz acomplejado... Claro que, mirándolo bien, todos los personajes tienen rasgos curiosos. El tío Gilito es avaricioso, Superman y Spiderman sufren desdoblamiento de personalidad, Blancanieves sumisa, Hansel y Gretel unos golafres y así hasta la saciedad. Joder, si fuera por los psicos y psiquis, no quedaría dibu con cabeza.
"He cruzado océanos de tiempo para encontrarte" le dice Drácula a Mina. Otra peli que acaba mal...
Taiseidou No Bosatsu - Tabei Tatsuo

No hay comentarios: