viernes, 24 de noviembre de 2006

Me casé con una bruja

Aunque la película que da nombre al tema de hoy sea una comedia ligera, no tiene nada que ver con el libro del mismo título de Eduardo Mendoza ni con el vídeo que viene a continuación.


No es nada gracioso, verdad?

Es lo que ven muchos niños y niñas cada día en sus hogares. Unos, quedarán traumatizados de por vida, necesitarán terapia y solo dios tiempo sabrá como terminarán. Otros, cuando crezcan, aplicarán en sus relaciones el mismo patrón que han tenido en casa. Los malos tratos. Recordemos que, si nosotros leémos, ellos leen, si pegamos, también.

Algunas definiciones que, según la ley, comprende la violencia doméstica:


- La violencia física, considerando esta como cualquier acción no accidental que provoque o pueda provocarte daño físico, enfermedad o riesgo de padecerla,

- La violencia psíquica, considerando como tal los actos, conductas o exposición a situaciones que agredan o puedan agredir, alteren o puedan alterar el contexto afectivo necesario para tu desarrollo psicológico normal, tales como rechazos, insultos, amenazas, humillaciones, aislamiento.

- La violencia sexual, como toda actividad dirigida a la ejecución de actos sexuales en contra de tu voluntad, dolorosos o humillantes o abusando del poder, autoridad, con engaño o por desconocimiento en el caso de los menores.

Mi amigo Saint opinará que la violencia de género es un camino bidireccional y se lo admito, pero teniendo en cuenta las estadísticas, mis argumentos están a favor de ellas.

No dudo que algunas, con el tiempo, de princesas encantadas se conviertan en brujas malvadas, también es cierto que, psicológicamente somos peores. Rebuscadas, machaconas, quisquillosas... todos los adjetivos que se nos quiera otorgar. Pero nunca, jamás, puede convertirse en motivo para levantar un solo dedo.



Lo de tener preparadas las zapatillas y la copa es anacrónico. Esta misma noche ha salido el tema con Maria y Nat. No deja de ser una forma de subordinación. Lamentablemente aún existen mujeres que por enseñanza, por falta de independencia económica, por miedo a ser abandonadas, aceptan cualquier tipo de sometimiento, de humillación. Y muchas que todavía creen en el "no quería pegarte, no volverá a suceder".

Por suerte, la ley también ha evolucionado; despacio, pero lo hace.

Como dice el anuncio, si te ponen la mano encima, aunque solo sea una vez, denuncialo. No esperes a que haya una segunda. Vete lo más lejos que puedas, porque ya sabemos que las órdenes de alejamiento se las pasan por el forro. Si no tienes dignidad y estás enganchada emocionalmente, quédate y quizá la próxima vez no lo cuentes. Y si la ley no te ampara por algún motivo de esos que se sacan de la manga los malditos abogados, intenta que el que no se levante sea él. Muerta no le sirves a nadie.


En España, en lo que va de año, 59 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas (datos del Instituto de la Mujer a 31/10/2006). Estos datos son los visibles. Podemos añadir los suicidios debidos a los malos tratos psicológicos, alcoholismo, depresión...


Se ha institucionalizado mañana como día para manifiestos. Creo que todos y cada uno de los días del año deberían ser 25 de noviembre.

Una película: "Te doy mis ojos"

Una canción: "Si yo fuera mujer"

Y ahora, el que guste, puede llamarme feminista. A mucha honra.

No hay comentarios: