sábado, 11 de noviembre de 2006

El alma al aire

Hoy vi una mariposa...

Cuando leo un libro y aparece alguna canción en él, me asalta la necesidad de escucharla; así descubrí en "La promesa del ángel" Pavana para una infanta difunta de Ravel o ahora mismo a Purcell y su Hora fatal. La lectura no solo me evade sino que me hace vivir en primera persona lo que les sucede a los protagonistas. Es obvio que mire con el ceño fruncido a cualquiera que interrumpa esa especie de viaje astral.

Al final no vi Queer as folk. Me han cambiado la serie de día, de hora, y como me descuide me van a cambiar hasta los protagonistas. Claro que aquí justo empieza la segunda temporada y ya sé como acaba el último capítulo de la 5ª...

Otra serie que voy a tener que grabar en vídeo porque la reponen a horas intempestivas es Enredos, en versión original Soap. Los Campbell y los Tate. Un jovencísimo Billy Cristal, Richard Mulligan creyendo ser invisible, Robert Urich, que luego fue uno de los hombres de Harrelson y el socarrón Robert Duvall ejerciendo de Benson, el mayordomo. Cómo para perdérsela.

Juro por mis libros de Harry Potter que Alejandro Sanz no me gustaba. Pero me llevaron obligada a uno de sus conciertos y aunque los gritos de miles de niñas histéricas no dejaban escuchar nada, acabaron por moderarse cuando interpretó únicamente acompañado del piano la canción "Lo ves". Ahí tuve que cambiar de opinión. Una vez en casa, me dediqué a piratear todos los cd's que encontré suyos por la red. Y más que escuchar, lo que hice fue comprender sus letras.

Pensaba que no podría superar "Quisiera ser" o "Me iré", pero lo ha hecho.

A la primera persona que me ayude a comprender
pienso entregarle mi tiempo, pienso entregarle mi fe,
yo no pido que las cosas me salgan siempre bien,
pero es que ya estoy harto de perderte sin querer

A la primera persona que me ayude a sentir otra vez,
pienso entregarle mi vida, pienso entregarle mi fe
aunque si no eres la persona que soñaba para qué
(¿qué voy a hacer? nada)

¿dónde guardo las promesas, dónde guardo el ayer?

...no hay más miedo que el que se siente cuando ya no sientes nada

A la primera persona que me ayude a caminar
pienso entregarle mi tiempo, pienso entregarle hasta el mar

A la primera persona que me lleve a la verdad
pienso entregarle mi tiempo, no quiero esperar más,

A la primera persona que no me quiera juzgar,
pienso entregarle caricias que yo tenía guardadas...

Son de esas frases que te dejan tocada y hundida; crees que si tuvieras un poco de talento podrías haberlas ideado tú misma y aunque la fama no te llevara de la mano, te sentirías orgullosa igualmente por ser capaz de poner por escrito lo que sienten tus vísceras.

Ya lo hace él por mí, que no es lo mismo, pero sirve igual.

It hat to be you - Harry Connick Jr.

No hay comentarios: